En la Escuela de Jesús
Salmo 131
Señor, mi corazón no es engreído,
ni mis ojos altaneros …
… no persigo grandezas,
ni prodigios que me superan.
Calmo y silencio mi anhelo…
… como un niño junto a su madre,
como un niño junto a ti, Señor.
Espere Israel en el Señor …
Descargar

II domingo de Cuaresma -A-