Si tenemos pensado visitar Bruselas y su Grand Place, el
mejor momento para hacerlo, es, con total seguridad, cuando
sobre ella extienden su magnífica alfombra de flores. 110×68
metros es el tamaño de la plaza, y aún así, se cubre casi en su
totalidad por todo un manto multicolor y espectacular que deja
boquiabierto a todos los turistas, por su brillo, por su
plasticidad, por su belleza.
¡Un millón de begonias para una sola alfombra! He aquí
una obra fuera de lo común. La célebre Alfombra Floral se
extiende sobre 300 m², en el centro de la Grand-Place de
Bruselas, capital de Bélgica. Con su diseño, diferente cada
año, esta obra viene de la mano de horticultores ganteses,
grandes especialistas del cultivo de las begonias. Flores que
ofrecen una paleta de vivos colores, y que pueden resistir
al calor del sol una vez cortadas, ya que los artesanos las
unen directamente sobre el pavimento de la plaza, sin capa
de tierra. Esta maravillosa tapicería vegetal multicolor se
puede admirar desde el balcón del Ayuntamiento, abierto a
los visitantes
La primera alfombra de flores fue hecha en 1971 para promocionar las
begonias. Cada metro cuadrado de ella contiene más de 300 de estas flores
Artesanos completando el arreglo de una alfombra de flores, montada
directamente sobre los adoquines de la plaza, sin usar tierra. También
emplean grama y cortezas de árbol para añadir color.
Fin
Rita
Descargar

PowerPoint-presentatie