La respuesta inmune
Inmunoterapia
Estimulación del sistema inmune
para lograr una reacción "natural"
contra los patógenos que provocan
enfermedad.
La respuesta inmune comienza cuando una célula sanguínea
blanca (macrófago) encuentra un virus y lo ingiere.
Mientras otros virus buscan células cercanas para infectarlas.
El macrófago digiere el virus, colocando partes del virus
llamados antígenos en su superficie. Las células cercanas
se han convertido en células infectadas por el ataque de
los virus.
Las células auxiliares T, otra clase de células sanguíneas
blancas, reconoce ahora el antígeno mostrado y se liga al
macrófago.
Esta unión estimula la producción de sustancias químicas, (como la
interleukina-1 (IL-) y el factor de necrosis tumoral (TNF), por parte del
macrófago, y la interleukina-2 (IL-2) y el gamma interferón (IFN-y) por las
células T) lo que permite la comunicación intercelular.
Como parte de un proceso continuo, la IL-2 instruye a otras células auxiliares T,
y a una clase diferente de células T, las células asesinas T, para multiplicarse.
Las proliferantes células auxiliares T en turno liberan sustancias que causan
que las células B se multipliquen y produzcan anticuerpos.
Las células T asesinas comienzan a provocar hoyos en las células
anfitrionas, es decir, que han sido infectadas por virus
Los anticuerpos liberados por las células B se unen a los antígenos en la superficie
de los virus que flotan libremente. Al tiempo que hacen más fácil para los
macrófagos la destrucción de los virus, la unión avisa a componentes de la sangre
llamados complementos para perforar hoyos en los virus.
Finalmente, mientras la infección es controlada, las células T y B
activadas son desconectadas por células supresoras T. De cualquier
forma, algunas células memoria permanecerán para responder
rápidamente si el mismo virus ataca otra vez.
Descargar

La respuesta inmune