La Iglesia (Pueblo de Dios) tiene características que la
distinguen de todos los grupos religiosos, étnicos, políticos o
culturales de la historia…
Se entra y se llega a pertenecer a la Iglesia, Pueblo de Dios
por la FE y el BAUTISMO.
La Ley de la Iglesia (Pueblo de Dios) es el
mandamiento nuevo del Amor.
“Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Jn 13, 34.
La misión de la Iglesia es ser sal de la Tierra y luz del Mundo. Mt 5, 13-16.
Este Pueblo de
Dios participa de
las 3 funciones de
Cristo, que fue
constituido
Sacerdote,
Profeta y Rey.
El Pueblo de Dios
ejerce el
sacerdocio de
Cristo: con el
sacerdocio
“ministerial” y el
sacerdocio
“común” de los
fieles.
“Vosotros sois - decía San Pedro - pueblo elegido,
sacerdocio real, nación santa y pueblo adquirido
por Dios”. 1 P 2, 9
El Pueblo de Dios
(la Iglesia) es
“profeta” en
cuanto que es
testigo y
MENSAJERO del
Amor de DIOS, y
anuncia a los
hombres el destino
sobrenatural del
Reino de Dios, que
se va realizando
en la historia y se
consuma en la
otra vida.
este Pueblo de Dios participa también en la misión
“regia” de atraer y gobernar a los hombres,
haciéndose servidor de todos hasta llegar a dar
la vida, como su Maestro.
Pues Cristo no vino
a ser servido sino a servir
y dar la vida en rescate
por todos.
Mt 20, 28
para el cristiano,”servir” es “reinar”.
El Pueblo
de Dios:
• se alimenta con la
Palabra y los Santos
Sacramentos
(especialmente la
Eucaristía),
• anuncia el Reino de
Dios imitando a su
Maestro, Cristo,
• tiene como Ley soberana
el Amor y el Servicio,
realizados sobre todo con
los pobres y los
pecadores…
Descargar

Diapositiva 1 - Presentaciones del Catecismo