Gracias
Señor, por
la vida que
me has
regalado.
Gracias
por mi
salud, poca
o mucha.
Gracias por
acompañarme
siempre, y
por tu
amistad
indesmentida.
Gracias por
oír.
Gracias por
ver.
Gracias por
caminar.
Gracias por las
manos abiertas
del amor que da
y por las manos
de la esperanza
que recibe.
Gracias
por todo lo
bello, por
todo lo
grande,
por todo lo
santo
que has
derramado
por el
mundo.
Gracias
también por el
dolor que tanto
enseña.
Gracias por el
perdón del
pecado que nos
descubre tu
infinita
bondad.
Gracias,
Señor,
por la fe
que Tú
nos das,
pues sin
ella la
vida no
tendría
objeto.
Gracias
Señor por
todos tus
beneficios
a nuestro
favor.
Colaboración de: Inés Alicia Cuevas Sepúlveda
Descargar

GRACIAS