Que el Señor todopoderoso,
que mostró su amor
en la debilidad
y fragilidad de un niño,
te conceda su bendición.
Amén
Que el Altísimo, que dejó su trono
de gloria para vivir entre nosotros,
te acompañe en todos tus caminos;
de día y de noche,
en la llanura y en el pedregal;
en los oasis y en los desiertos
de tus días para darte consuelo,
alegría, y amor.
Amén.
Que el Señor cuyo rostro
no podíamos ver, pero que en Jesucristo
se hizo uno como nosotros,
te dé un corazón manso y generoso
para amarlo en los necesitados,
para levantar al caído,
para ser paciente con el intolerable
y amoroso con el intratable.
Amén
Que Dios te bendiga en esta Navidad
y todos los días de tu vida.
Amén
Descargar

Cuaresma