“Eran las doce de la noche de
navidad, y yo estaba en mi cueva
contemplando las tinieblas …
¿Oyes ermitaño?¿oyes? …
La marcha real ¡oh! ¡Qué melodía! Oigo un
himno; un grande orfeón de voces celestes,
llena los cielos y el universo entero de suaves
acentos.
¿Qué dice
el himno?
¡Gloria in
excelsis
Deo!
¡Gloria al
hijo del
Eterno y de
la Virgen!...
¿Quién viene?
Sal de la cueva,
son las doce de la
noche ¡oh noche
buena! ¡noche
bella! ¡noche feliz!
Viene la Reina,
vamos a su
encuentro sobre la
cima del monte”.
(Francisco Palau,
“El Ermitaño” nº 9)
“…me uno con ustedes en espíritu
para gozar de las fiestas de
Navidad.” (Francisco Palau, Cta 25)
Descargar

Diapositiva 1