Adorar
a nuestro Dios
que se hizo hombre
por toda la humanidad.
Bendecir
a su nombre siempre
y en cada momento de la vida.
Contemplar
el gran misterio
de la noche santa
del nacimiento de Jesús.
Desprenderse
del hombre viejo
y
vivir según el Espíritu Santo.
Enaltecer
lo bueno que hay en cada uno
a imagen de Dios.
Fortalecer
y perseverar
en las actitudes
del Evangelio.
Generar
nueva vida a la luz
de la familia de Nazaret.
Humillarse
desde nuestra pequeñez
ante la divinidad de Dios.
Intensificar
los momentos de encuentro
a solas
con quien sabemos nos ama.
Jerarquizar
nuestras opciones
tratando de buscar lo
importante y no lo urgente.
Llenarse
de la ternura del Niño Dios
y derrocharla a los demás.
Maravillarse
ante la pequeñez de un Dios
poderoso y cercano.
Narrar
la historia de salvación
en nuestra vida.
Ofrecer
todo lo que somos para que
otros sean más felices.
Postrarse
ante la pobreza
y sencillez
del Niño de Belén.
Quitar
las barreras que entorpecen
y
dificultan nuestro caminar.
Rendirse
a la belleza
y al Amor de Emmanuel,
el Dios con nosotros.
Saborear
la vida en todos sus colores
y dar respuesta a los desafíos
que surjan en nuestro camino.
Tender
las manos vacías
y acoger la gracia
que viene de la bondad de Dios.
Unir
fuerzas para hacer
puentes de fraternidad
y
trabajar por la paz.
Vaciarse
de la autosuficiencia,
del egoísmo
Y abandonarse
en manos del Padre.
X
es la incógnita
que invita a cuestionarnos
constantemente
sobre nuestras motivaciones.
Yuxtaponer
ilusiones y esperanzas
por una fe viva y comprometida.
Zambullirse
sin miedo
y
vivir de corazón abierto
las “sorpresas” de Dios.
1. Maria Lúcia Abreu Encarnação
2. Funchal (Portugal)
3. Fotos sacadas de Web de fotos y sin cualquier
tratamiento
4. Enya, sacada de www.lapaginaderosy.net
5. Maria Lúcia Abreu Encarnação
6. 835 KB
Descargar

Navidad de la A Z