En la noche de Navidad nos
detendremos una vez más
ante
el
belén
para
contemplar, maravillados,
al “Verbo hecho carne”.
¡Feliz Navidad y un
año nuevo lleno de
alegría!
Vigilando y orando
podremos reconocer y
acoger el resplandor de
la Navidad de Cristo
En la santa Navidad
reviviremos la
realización de este
sublime misterio de
gracia y misericordia.
Pbro. Dr. Félix
Castro Morales
En un mundo de mucho ruido y sumido en el consumismo
práctico, en donde hay mucha superficialidad en el misterio
que vamos a celebrar, el nacimiento de nuestro Redentor,
cabe ir a la enseñanza de Benedicto XVI, con motivo del
año de la fe:
“¿Tiene aún sentido la fe en un mundo donde ciencia y
técnica han abierto horizontes hasta hace poco
impensables? ¿Qué significa creer hoy? De hecho en
nuestro tiempo es necesaria una renovada educación en
la fe, que comprenda ciertamente un conocimiento de
sus verdades y de los acontecimientos de la salvación,
pero que sobre todo nazca de un verdadero encuentro
con Dios en Jesucristo, de amarle, de confiar en Él, de
forma que toda la vida esté involucrada en ello”.
Contemplemos largamente a la Virgen María junto a Cristo. Que
al adorar al Hijo encontremos a la Madre y la proclamemos
bienaventurada, ante todo y sobre todo por su fe (cf. Lc 1, 45; 11,
28).
“La fe es una luz, sí, pero no es comprensión exhaustiva del
misterio. Por el contrario, es fiarse de Dios y de su palabra
que trasciende los límites de la razón humana. Es apoyarse
en Él buscando y encontrando en esta actitud la propia
firmeza y confianza. Es ésta la disposición interior de María
expresada una vez por todas en la Anunciación: "He aquí a
la sierva del Señor; hágase en mi según tu palabra" Gran fe
la de María, fe sufrida y feliz; es la fe de quienes no
habiendo visto han creído (cf. Jn 20, 29), nos decía Juan
Pablo II.
Caminemos, pues, de la mano de María, modelo de fe para
todos los creyentes; Ella nos ayude a prepararnos a acoger
dignamente al Señor que viene.
Que el tiempo de Navidad y Epifanía, nos guíen a la existencia
de la Virgen, quien avanzó en la peregrinación de la fe y
mantuvo fielmente su unión con el Hijo hasta la cruz" (LG 58).
RUMBO AL BICENTENARIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA
SOLEDAD COMO PATRONA DE IRAPUATO (1813-2013),
¡FELICIDADES EN ESTAS FIESTAS CON MI AFECTO Y ORACIÓN!
Pbro. Dr. Félix Castro Morales
Descargar

Feliz Navidad