+ Esta súplica en favor del rey (v. 1)
fue compuesta probablemente para
el día de su entronización.
+ En ella se describe, con imágenes
muy expresivas, la función vital del
rey en el seno de la comunidad: la
nación no podía gozar de bienestar y
prosperidad, si el rey no aseguraba
el orden social mediante un
gobierno justo.
+ Su “justicia” debía beneficiar,
sobre todo, a los miembros más
indigentes de la comunidad (vs. 2, 4,
7, 12-14).
+ Posteriormente el Salmo recibió
una interpretación mesiánica, y se
“releyó” como una descripción
profética del Rey Mesías.
1. CON ISRAEL
Este salmo, escrito después del exilio, en una época en que ya la
dinastía de David no estaba en el trono, se refiere directamente al "reyMesías", ¡al reino Mesiánico esperado como "universal' y "eterno"! Sólo
Dios puede tener un reino eterno, "que dure tanto como el sol, hasta la
consumación de los siglos".
2. CON JESÚS
Este salmo en su totalidad tiene que ver con Jesús, amigo y protector
de los pobres, defensor de los desgraciados, vencedor del mal, que
hace "lamer el polvo" a nuestros enemigos: ¡el pecado y la muerte! No
hay otro rey como El. ¡Sólo aquel reino, el suyo, el reino del amor sin
fronteras, es eterno!
3. CON NUESTRO TIEMPO
"Esta oración por el rey", esta "oración por el reino de Jesús", hay
que rehacerla, darle vida hoy. Nosotros tenemos esta misión. No
podemos esperar pasivamente: tenemos que trabajar en ello. Y cada
uno de nosotros lo puede, aunque su situación sea muy modesta.
Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud.
Que los montes traigan paz,
y los collados justicia;
que él defienda a los humildes del pueblo,
socorra a los hijos del pobre
y quebrante al explotador.
Que dure tanto como el sol,
como la luna, de edad en edad;
que baje como lluvia sobre el césped,
como llovizna que empapa la tierra.
Que en sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
que domine de mar a mar,
del Gran Río al confín de la tierra.
Que en su presencia se inclinen sus rivales;
que sus enemigos muerdan el polvo;
que los reyes de Tarsis y de las islas
le paguen tributo.
Que los reyes de Saba y de Arabia
le ofrezcan sus dones;
que se postren ante él todos los reyes,
y que todos los pueblos le sirvan.
El librará al pobre que clamaba,
al afligido que no tenía protector;
él se apiadará del pobre y del indigente,
y salvará la vida de los pobres;
él rescatará sus vidas de la violencia,
su sangre será preciosa a sus ojos.
Que viva y que le traigan el oro de Saba,
que recen por él continuamente
y lo bendigan todo el día.
Que haya trigo abundante en los campos,
y susurre en lo alto de los montes;
que den fruto como el Líbano,
y broten las espigas como hierba del campo.
Que su nombre sea eterno,
y su fama dure como el sol;
que él sea la bendición de todos los pueblos,
y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra.
Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
el único que hace maravillas;
bendito por siempre su nombre glorioso;
que su gloria llene la tierra. ¡Amén, amén!
JUSTICIA PARA LOS OPRIMIDOS
► La oración de Israel por su rey era una oración por la justicia, por el juicio
imparcial y por la defensa de los oprimidos.
► Rezo, y quiero trabajar con toda mi alma, por estructuras justas, por la
conciencia social, por el sentir humano entre hombre y hombre y, en
consecuencia, entre grupo y grupo, entre clase y clase, entre nación y
nación. Pido que la realidad desnuda de la pobreza actual se levante en la
conciencia de todo hombre y de toda organización para que los corazones de
los hombres y los poderes de las naciones reconozcan su responsabilidad
moral y se entreguen a una acción eficaz para llevar el pan a todas las bocas,
refugio a todas las familias y dignidad y respeto a toda persona en el mundo
de hoy.
► Al rezar por los demás, rezo por mí mismo, es decir, despierto y traduzco
a mi situación lo que he pedido para los demás en la oración.
«Que dure tanto como el sol, como la luna de edad en edad»
Padre todopoderoso, haz que llegue a todos los pueblos el reino
de justicia y de paz que confiaste a David y a su descendencia,
Cristo, Señor nuestro; que, por medio de la Iglesia, reino de tu
Hijo, la paz florezca hasta el confín de la tierra, que los humildes
del pueblo sean defendidos, los hijos del pobre socorridos, los
explotadores quebrantados y que Cristo sea la bendición de todos
los pueblos. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Descargar

SALMO 71 - Liturgia de las Horas, Oficio Divino