La Iglesia celebra en los próximos días
dos grandes fiestas:
ASCENSIÓN y PENTECOSTÉS.
Las Lecturas
bíblicas
reflexionan
sobre
los dos hechos:
- La Ascensión:
con el discurso de la Despedida.
-Pentecostés:
con la promesa del Espíritu Santo...
y la Imposición de las manos
de los apóstoles.
La 1ª lectura narra
cómo Pedro y Juan
son enviados
a Samaria,
para completar
la iniciación
cristiana realizada
por el Diácono Felipe
confiriendo el Don
del Espíritu Santo
a través del gesto
de la imposición
de las manos.
En la 2ª Lectura,
Pedro exhorta
a los cristianos
a la fidelidad
a los compromisos
asumidos
con Cristo
en el Bautismo
y a estar prontos
para dar razón de
nuestra esperanza.
El Evangelio
es parte
del discurso
de la DESPEDIDA
de Jesús.
Los discípulos
se muestran
abatidos y tristes...
Jesús los anima,
declarando
que no los dejará
huérfanos
en el mundo.
‘
En aquel tiempo dijo Jesús
a sus discípulos:
“Si me amáis, guardaréis
mis mandamientos..."
Yo le pediré
al Padre
que os dé
otro Defensor
que esté siempre
con vosotros,
el Espíritu
de la verdad.
No os dejaré
desamparados,
volveré.
ÉL NOS ENSEÑARÁ
TODA LA VERDAD
Entonces sabréis
que yo estoy con mi Padre,
vosotros
conmigo
y yo
con vosotros.
El que acepta mis mandamientos
y los guarda,
ése me ama;
al que me ama,
lo amará
mi Padre,
y yo
también lo amaré
y me revelaré a él.
Salmo 65
Aclamad al Señor,
tierra entera.
Aclamad al Señor, tierra entera;
tocad en honor de su nombre,
cantad himnos a su gloria.
Decid a Dios
«¡Qué temibles son tus obras!».
Aclamad al Señor,
tierra entera.
Que se postre ante ti la tierra entera,
que toquen en tu honor,
que toquen para tu nombre.
Venid a ver las obras de Dios,
sus temibles proezas
en favor de los hombres.
Aclamad al Señor,
tierra entera.
Transformó el mar en tierra firme,
a pie atravesaron el río.
Alegrémonos con Dios,
que con su poder
gobierna eternamente.
Aclamad al Señor,
tierra entera.
Fieles de Dios, venid a escuchar,
os contaré lo que ha hecho conmigo.
Bendito sea Dios,
que no rechazó mi súplica
ni me retiró su favor.
Aclamad al Señor,
tierra entera.
El que me ama
guardará
mi palabra
-dice el Señor-,
y mi Padre
lo amará,
y vendremos a él.
Descargar

Slide 1