Objetivos Específicos

Explicar por qué la Tierra es un planeta de pruebas y expiaciones.

Deducir el destino de la Tierra.
ESDE
Guía 18: Mundos Transitorios
Pregunta
¿Qué significa planeta de expiaciones y pruebas?
ESDE
Guía 19: La Tierra: Planeta de Pruebas y Expiaciones
Desarrollo

Dividir a la clase en grupos de estudio y darles las siguientes tareas:
GRUPO N° 01: Lectura analítica de los items 8, 9 y 10 del capítulo III de «El Evangelio
según el Espiritismo» y citar las características de los mundos
inferiores y superiores a la Tierra.
GRUPO N° 02: Lectura atenta de los items 13, 14 y 15 del capítulo III de «El Evangelio
según el Espiritismo» y explicar por qué la Tierra es un planeta de
expiación y pruebas.
GRUPO N° 03: Lectura de los items 18, 19 y 27 del capítulo 18 de «La Génesis», para
responder lo siguiente:
¿Por qué el progreso moral es fundamental para el futuro de la humanidad?
¿Cuál es la naturaleza de los Espíritus que habitarán la Tierra?
GRUPO N° 04: Lectura de los items 28 y 29 del capítulo 18 de «La Génesis» para
responder:
¿Qué es lo que caracteriza a la época de transición que vivimos?
¿Cómo se realizará la selección de los buenos y los malos Espíritus de nuestro
planeta?
ESDE
Guía 19: La Tierra: Planeta de Pruebas y Expiaciones
El Evangelio según el Espiritismo
Capitulo III – Hay muchas moradas en la casa de mi padre
Mundos Inferiores y Mundos Superiores
8. La clasificación de mundos inferiores y mundos superiores es
más bien relativa que absoluta, porque un mundo es inferior o superior
con relación a los que están encima o debajo de él en la escala
progresiva.
Tomando la tierra como un punto de comparación, podemos
formarnos una idea del estado de un mundo inferior, suponiendo al
hombre en el grado de las razas salvajes o de las naciones bárbaras
que aun se encuentran en su superficie, y que son restos de su estado
primitivo.
Abril de 1864
En los mundos más atrasados los seres que los habitan son de algún modo
rudimentarios; tienen la forma humana, pero sin ninguna hermosura; los instintos no están
templados por ningún sentimiento de delicadeza ni de benevolencia, ni por las nociones de
lo justo y de lo injusto, la única ley es allí la fuerza brutal.
ESDE
Guía 19: Grupo 1 capítulo III de «El Evangelio según el Espiritismo» items 8, 9 y 10
1/5
Sin industria y sin invenciones, los
habitantes emplean su vida en conquistar
su alimentación. Sin embargo, Dios no
abandona ninguna de sus criaturas: en el
fondo de las tinieblas de la inteligencia
yace latente la vaga intuición de un Ser
supremo, más o menos desarrollada. Este
instinto basta para hacer que unos sean
superiores a otros, preparando su
aparición a una vida más completa,
porque éstos no son seres degradados,
sino niños que crecen.
Entre estos grados inferiores y los más elevados, hay innumerables escalones, y entre
los espíritus puros desmaterializados y resplandecientes de gloria con dificultad se
reconocen aquellos que animaron esos seres primitivos, de la misma manera que en el
hombre adulto es difícil reconocer el embrión.
ESDE
Guía 19: Grupo 1 Ccapítulo III de «El Evangelio según el Espiritismo» items 8, 9 y 10
2/5
9. En los mundos llegados ya al grado superior, las
condiciones de la vida moral y material son muy
diferentes, lo mismo que en la tierra. La forma del
cuerpo es siempre, como en todas partes, la forma
humana pero embellecida, perfeccionada, y sobre todo,
purificada.
El cuerpo allí nada tiene
de la
materialidad terrestre, y
por consiguiente no está
sujeto, ni a las necesidades ni a las enfermedades, ni a
los deterioros que engendra el predominio de la
materia; los sentidos más exquisitos tienen
percepciones que en la tierra embotan lo grosero de los
órganos; la ligereza específica de los cuerpos hace la
locomoción rápida y fácil: en vez de arrastrarse penosamente por el suelo, se deslizan,
digámoslo así, por la superficie, o se suspenden en la atmósfera sin otro esfuerzo que el
de la voluntad, así es como se pintan los ángeles y como los antiguos representaban los
manes en los Campos Elíseos. Los hombres conservan a su gusto las facciones de sus
existencias pasadas, y aparecen a sus amigos tales como les conocieron;
ESDE
Guía 19: Grupo 1 capítulo III de «El Evangelio según el Espiritismo» items 8, 9 y10
3/5
pero iluminados por una luz divina y transformados
por las impresiones interiores, que son siempre
elevadas. En vez de rostros deslucidos, demacrados
por los sufrimientos y las pasiones, la inteligencia y la
vida irradian con ese esplendor que los pintores han
traducido por diadema o aureola de los santos.
La poca resistencia que ofrece la materia a los
espíritus ya muy avanzados, hace que el desarrollo
de los cuerpos sea rápido y la infancia corta o casi
nula; la vida exenta de cuidados y de congojas, es
proporcionalmente mucho más larga que en la tierra.
En principio la longevidad está proporcionada al grado de adelantos de los mundos. La
muerte no tiene ninguno de los horrores de la descomposición: lejos de ser un motivo de
espanto, es considerada como una transformación feliz, porque allí no existe la duda
sobre el porvenir. Durante la vida, no estando el alma encerrada en una materia
compacta, irradia y goza de una lucidez que la pone en un estado casi permanente de
emancipación, y permite la libre transmisión del pensamiento.
ESDE
Guía 19: Grupo 1 capítulo III de «El Evangelio según el Espiritismo» items 8, 9 y 10
4/5
10. En esos mundos felices, las relaciones de pueblo a pueblo, siempre amistosas,
nunca se turban por la ambición de esclavizar a su vecino, ni por la guerra, consecuencia
de aquélla. Allí no hay ni amos, ni esclavos, ni privilegiados por nacimiento; la superioridad
moral e inteligente es la única que establece la diferencia de condición y da la supremacía.
La autoridad es siempre respetada, porque sólo se da al mérito y porque siempre se
ejerce con justicia. El hombre no procura elevarse sobre el hombre, sino sobre sí mismo,
perfeccionándose; y este deseo incesante no es un tormento, sino una noble ambición
que le hace estudiar con ardor para llegar a igualarles. Todos los sentimientos tiernos y
elevados de la naturaleza humana se encuentran allí aumentados y purificados; los
enconos, los celos mezquinos y las bajas codicias de la envidia son desconocidas; un lazo
de amor y fraternidad reune a todos los hombres, y los más fuertes ayudan a los más
débiles. Poseen más o menos según lo que han adquirido por su inteligencia, pero nadie
sufre por falta de lo necesario, porque nadie está allí por expiación; en una palabra, el mal
no existe.
ESDE
Guía 19: Grupo 1 capítulo III de «El Evangelio según el Espiritismo» items 8, 9 y 10
5/5
Grupo Nro. 1
Citar las características de los mundos inferiores y
superiores a la Tierra?
ESDE
Guía 19: Preguntas 1/1
Grupo Nro 1
El Evangelio según el Espiritismo
Capitulo III – Hay muchas moradas en la casa de mi padre
Mundos de Expiación y de Pruebas
13. ¿Qué queréis que os diga de los mundos de expiación que
vosotros no sepáis ya, puesto que os hasta el considerar la tierra
que habitáis?
La superioridad de la inteligencia, entre un gran
número de sus habitantes, indica que no es un mundo primitivo
destinado a la encarnación de espíritus recién salidos de las manos
del Criador.
Las cualidades innatas que llevan consigo son
prueba de que han vivido ya y de que han realizado cierto progreso;
pero también los numerosos vicios a que se inclinan, son indicio
de una gran imperfección moral; por esto Dios los ha colocado en
una tierra ingrata para expiar en ellas sus faltas por medio de
un trabajo penoso y por las miserias de la vida, hasta que
hayan merecido ir a un mundo más feliz.
ESDE
Abril de 1864
Guía 19: Grupo 2 Capítulo III de «El Evangelio según el Espiritismo» items 13, 14 y 15
1/3
14. Sin embargo, todos los espíritus encarnados en la tierra no han sido enviados por
expiación. Las razas que vosotros llamáis salvajes son espíritus apenas salidos de la
infancia, y que están, por decirlo así, educándose, y se desarrollan por el contacto de
espíritus más avanzados. Luego vienen las razas medio civilizadas, formadas de los
mismos espíritus que están progresando. Estos son, hasta cierto punto, las razas
indígenas de la tierra, que se han desarrollado poco a poco después de largos períodos
seculares, algunas de las cuales han podido alcanzar la perfección intelectual de los
pueblos más ilustrados.
Los espíritus en expiación son en ella, si podemos
expresarnos así, exóticos; han vivido ya en otros
mundos, de los que han sido excluidos a consecuencia
de su obstinación en el mal, y porque serían causa de
turbación entre los buenos; han sido relegados por un
tiempo entre los espíritus más atrasados y tiene por
misión hacerles adelantar, porque han llevado consigo
la inteligencia desarrollada y el germen de los
conocimientos adquiridos;
ESDE
Guía 19: Grupo 2 Capítulo III de «El Evangelio según el Espiritismo» items 13, 14 y 15
2/3
por esto los espíritus castigados se encuentran entre las
razas menos inteligentes: son también aquellos para
quienes las miserias de la vida tienen más amargura,
porque hay en ellos más sensibilidad y son más
probados por el contacto de las razas primitivas, cuyo
sentido moral es más obtuso.
15. La tierra es, pues, uno de los tipos de los
mundos expiatorios, cuyas variedades son infinitas; pero
que tienen por carácter común el servir de lugar de
destierro a los espíritus rebeldes a la ley de Dios. Ahí
estos espíritus tienen que luchar, a la vez, contra la
perversidad de los hombres y contra la inclemencia de
la naturaleza, doble trabajo penoso que desarrolla al
mismo tiempo las cualidades del corazón y las de la
inteligencia. Así es como Dios en su bondad, hace que
el castigo redunde en provecho del progreso del
espíritu. (San Agustín. París, 1862.)
ESDE
Guía 19: Grupo 2 Capítulo III de «El Evangelio según el Espiritismo» items 13, 14 y 15
3/3
Grupo Nro. 2
Explicar por qué la Tierra es un planeta de expiación y
pruebas?
ESDE
Guía 19: Preguntas 1/1
Grupo Nro 2
La Génesis
CAPÍTULO XVIII - Los Tiempos han Llegado
Señales de los Tiempos
18.- El progreso intelectual, llevado a cabo hasta hoy en las más
vastas proporciones es un gran paso y señala la primera fase de la
Humanidad, pero por sí solo, es impotente para regenerarla; mientras
el hombre esté dominado por el orgullo y por el egoísmo, utilizará su
inteligencia y sus conocimientos en provecho de sus pasiones y de
sus intereses personales; y por ese motivo es que los aplica en el
Enero de 1868
perfeccionamiento de los medios para perjuicio y destrucción de sus
semejantes.
19.- Sólo el progreso moral puede asegurar la felicidad de los hombres sobre la
Tierra, poniendo freno a las malas pasiones; sólo él puede hacer reinar, entre ellos, la
concordia, la paz y la fraternidad.
Será él, el que derrumbará las barreras de los pueblos, el que hará caer los prejuicios
de castas, y acallará los antagonismos sectarios, enseñando a los hombres a mirarse
como hermanos llamados a ayudarse entre sí, y no a vivir a expensas unos de los otros.
ESDE
Guía 19: Grupo 3 Capítulo XVIII de «La Génesis » Items 18, 19 y 27
1/3
Es aún el progreso moral, secundado aquí por el
progreso de la inteligencia, quien unirá a los hombres en
una misma creencia establecida sobre las verdades
eternas, no sujetas a discusiones y, por lo mismo,
aceptadas por todos.
La unidad de creencia será el lazo más poderoso, el
más sólido fundamento de la fraternidad universal,
resquebrajada en todos los tiempos por los antagonismos
religiosos que dividen a los pueblos y a las familias, que
hacen ver en los disidentes a enemigos de los cuales es
necesario huir, combatir, exterminar, en vez de hermanos
que es preciso amar.
ESDE
Guía 19: Grupo 3 Capítulo XVIII de «La Génesis » Items 18, 19 y 27
1/3
La Nueva Generación
27.- Para que los hombres sean felices sobre la
Tierra, es necesario que esté poblada sólo por
buenos Espíritus, encarnados y desencarnados que
no quieran sino el bien. Habiendo llegado este
tiempo, tiene lugar una gran emigración entre los
que la habitan; los que hacen el mal por el mal,
y a quienes el sentimiento del bien no conmueve,
no siendo ya dignos de la Tierra transformada,
serán excluidos de ella, porque traerían de nuevo
la perturbación y la confusión y serían un obstáculo al progreso.
Expiarán su
obstinación, unos en los mundos inferiores, otros entre razas terrestres atrasadas
que serán equivalentes a los mundos inferiores donde llevarán sus conocimientos
adquiridos y a quienes tendrán por misión hacerlos avanzar. Serán reemplazados por
Espíritus mejores, que harán reinar entre sí, la justicia, la paz y la fraternidad.
ESDE
Guía 19: Grupo 3 Capítulo XVIII de «La Génesis » Items 18, 19 y 27
1/3
La Tierra, al decir de los Espíritus, no debe ser
transformada por un cataclismo que aniquilaría súbitamente
a una generación. La generación actual desaparecerá
gradualmente y la nueva le sucederá del mismo modo, sin
que haya perturbación en el orden natural de las cosas.
Todo pasará, pues, exteriormente como de ordinario,
con esta única diferencia, pero esta diferencia es capital:
que una parte de los Espíritus que se encarnan en ella no
se encarnarán ya. En un niño que nazca, en vez de un
Espíritu atrasado e inclinado al mal, que se habría
encarnado, vendrá un Espíritu más avanzado e inclinado al
bien.
Se trata, por lo tanto, menos de una nueva generación corporal que de una
generación de Espíritus, y es que en ese sentido sin duda, que lo entendía Jesús cuando
decía: “En verdad os digo, que esta generación no pasará sin que estas cosas se hayan
cumplido”. Así quienes esperen ver esta transformación operarse por medios
sobrenaturales y maravillosos resultarán decepcionados.
ESDE
Guía 19: Grupo 3 Capítulo XVIII de «La Génesis » Items 18, 19 y 27
1/3
Grupo Nro. 3
Responder lo siguiente:
1.- ¿Por qué el progreso moral es fundamental
para el futuro de la humanidad?
ESDE
Guía 19: Preguntas 1/2
Grupo Nro 3
Grupo Nro. 3
Responder lo siguiente:
2.- ¿Cuál es la naturaleza de los Espíritus que
habitarán la Tierra?
ESDE
Guía 19: Preguntas 2/2
Grupo Nro 3
La Génesis
CAPÍTULO XVIII - Los tiempos han llegado
La Nueva Generación
28.- La época actual es de transición; los elementos de las dos
generaciones se confunden. Colocadas en el punto intermedio,
asistimos a la partida de una y a la llegada de la otra, y cada cual se
caracteriza, ya en el mundo, por las cualidades que le son propias.
Las dos generaciones que se suceden tienen ideas y miras
enteramente opuestas. Por la naturaleza de las disposiciones
morales, pero sobre todo de las disposiciones intuitivas e innatas, es
fácil distinguir a cuál de las dos pertenece cada individuo.
Enero de 1868
La nueva generación que debe fundar la era del progreso moral, se distingue
por una inteligencia y una razón generalmente precoces, unidas al sentimiento
innato del bien y de las creencias espiritualistas, lo cual es señal indudable de
un cierto grado de adelantamiento anterior. No se compondría exclusivamente de
Espíritus eminentemente superiores, sino de los que, habiendo progresado ya,
ESDE
Guía 19: Grupo 4 Capítulo XVIII de «La Génesis » items 28 y 29
1/3
están predispuestos a asimilar todas las ideas
progresistas, y aptos para secundar el movimiento
regenerador. Por el contrario, lo que distingue a los
Espíritus atrasados, es en primer lugar la rebelión contra
Dios por la negativa a reconocer algún poder superior a
la Humanidad, la propensión instintiva a las pasiones
degradantes, a los sentimientos antifraternos del
egoísmo, del orgullo, de la envidia, de los celos; en fin,
su apego a todo lo que es material la sensualidad, la
codicia y la avaricia.
Estos son los vicios, de que la Tierra debe ser purgada con el alejamiento de
aquellos que se niegan a enmendarse, porque son incompatibles con el reinado de la
fraternidad, y con cuyo contacto sufrirían siempre los hombres de bien. Cuando la Tierra
se vea libre de ellos, los hombres caminarán sin obstáculos hacia un futuro mejor, que
les está reservado en este mundo, como recompensa a sus esfuerzos y a su
perseverancia, esperando que una depuración, aún más completa, les abra la entrada de
los mundos superiores.
ESDE
Guía 19: Grupo 4 Capítulo XVIII de «La Génesis » items 28 y 29
1/3
29.- Por esta emigración de los Espíritus, no es
necesario entender que todos los Espíritus atrasados
serán expulsados de la Tierra, y relegados a mundos
inferiores. Por el contrario, muchos volverán, porque
muchos cedieron a la corriente de las circunstancias y
del ejemplo, la apariencia en ellos era peor que el
fondo. Una vez libres de la influencia de la materia y
de las preocupaciones del mundo corporal, la mayoría
verá las cosas de un modo muy diferente que cuando
estaban vivos, como de ello tenemos numerosos
ejemplos.
En esto se ven ayudados por Espíritus
benévolos que se interesan por ellos y que se apresurarán en ilustrarlos y hacerles ver el
mal camino que han seguido. Nosotros mismos con nuestras plegarias y exhortaciones
podemos contribuir a su mejoramiento, porque hay solidaridad perpetua entre los muertos
y los vivos.
La manera en que se opera esta transformación es muy simple. y, como se ve
puramente moral y sin apartarse en nada de las leyes de la Naturaleza.
ESDE
Guía 19: Grupo 4 Capítulo XVIII de «La Génesis » items 28 y 29
1/3
Grupo Nro. 4
Responder lo siguiente:
1.- ¿Qué es lo que caracteriza a la época de
transición que vivimos?
ESDE
Guía 19: Preguntas 1/2
Grupo Nro 4
Grupo Nro. 4
Responder lo siguiente:
2.- ¿Cómo se realizará la selección de los
buenos y los malos Espíritus de nuestro
planeta?
ESDE
Guía 19: Preguntas 2/2
Grupo Nro 4
Síntesis del Asunto:
La Tierra: Planeta de Pruebas y de Expiaciones
Entre los mundos inferiores, la Tierra pertenece a la categoría de los de expiación y
pruebas, porque en ella existe el predominio del mal sobre el bien. Aquí el hombre lleva
una vida llena de vicisitudes, por ser todavía imperfecto, y hay para sus habitantes más
momentos de desdicha que de alegría.
Así como ocurrió con la estructura física de la Tierra, también la evolución moral ha
avanzado gradualmente, sin interrupciones. «Los períodos geológicos señalan las fases
del aspecto general del globo, como consecuencia de sus transformaciones. Pero, con
excepción del período diluviano, que se caracterizó por una modificación repentina (fue
una época de grandes cataclismos en el planeta), todos los demás transcurrieron
lentamente, sin transiciones bruscas. Durante todo el tiempo que tomó a los elementos
constitutivos del globo ocupar posiciones definitivas, las mutaciones deben haber sido
generales. (...)» (4)
De igual modo ocurre con la parte moral e intelectual de los Espíritus que habitan la
Tierra.
ESDE Guía 19: La Tierra: Planeta de Pruebas y Expiaciones
Pág 1/5.
Es muy cierto que si bien nuestro planeta es un mundo inferior, no está considerado
como primitivo, o sea, destinado a las primeras encarnaciones de los Espíritus. Los
habitantes de la Tierra son Espíritus que poseen un determinado progreso. «(...) Pero,
también, los numerosos vicios a los que se muestran propensos, constituyen un índice de
gran imperfección moral. Por eso, Dios los colocó en un mundo desapacible, para que
expiaran allí sus faltas, mediante un penoso trabajo y las miserias de la vida, hasta que
hayan merecido ascender a un planeta más dichoso.
No obstante, no todos los Espíritus que encarnan en la Tierra están allí para expiación.
Las razas a las que llamáis salvajes están compuestas por Espíritus que acaban de salir
de la infancia y que en la Tierra se encuentran, por decirlo así, en camino a la educación,
para crecer por medio del contacto con Espíritus más adelantados. Vienen después las
razas semicivilizadas, constituidas por esos mismos Espíritus que están en vías de
progreso. Ellas son, en cierto modo, razas indígenas de la Tierra que se elevaron hasta
allí poco a poco, durante largos períodos seculares, algunas de las cuales han podido
llegar al nivel de perfeccionamiento intelectual de los pueblos más esclarecidos.
ESDE Guía 19: La Tierra: Planeta de Pruebas y Expiaciones
Pág 2/5.
Los Espíritus en expiación (...) no son oriundos de la Tierra; ya han vivido en otros
mundos, de donde fueron excluidos como consecuencia de su obstinación en el mal y por
haberse constituido, en esos mundos, en causa de perturbación para los buenos.
Debieron ser degradados, durante algún tiempo, al ambiente de los Espíritus atrasados,
con la misión de hacer que estos últimos avanzasen, ya que llevan consigo inteligencias
desarrolladas y el germen de los conocimientos que adquirieron. (...)» (3)
«(...) La felicidad no puede existir, por consiguiente, en la faz del orbe porque, en su
generalidad, las criaturas humanas se encuentran intoxicadas y no saben contemplar la
grandiosidad de los paisajes que las rodean en el planeta. Sin embargo, interesa observar
que en el globo terrestre es donde la criatura edifica las bases de su verdadera dicha, por
el trabajo y el sacrificio, camino a las más sublimes adquisiciones en el mundo divino de su
conciencia.» (8)
La Tierra saldrá de la condición de expiación y pruebas y pasará a ser planeta de
regeneración. Está sometida a la ley del progreso, como todo en la Naturaleza. «(...)
Progresa, físicamente, por la transformación de los elementos que la componen y,
moralmente, por la depuración de los Espíritus encarnados y no encarnados que la
pueblan.
ESDE Guía 19: La Tierra: Planeta de Pruebas y Expiaciones
Pág 3/5.
Ambos progresos se realizan paralelamente, debido a que el mejoramiento de la
habitación guarda relación con el del habitante. Físicamente, el globo terráqueo ha
experimentado transformaciones sucesivas, que la Ciencia ha comprobado y que lo
hicieron habitable por seres cada vez más perfeccionados. Moralmente la humanidad
progresa por medio del desenvolvimiento de la inteligencia, del sentido moral y por la
moderación de las costumbres. (...)» (5)
«Para que los hombres sean felices en la Tierra, es preciso que solamente esté
poblada por Espíritus buenos, encarnados o no encarnados, que se dediquen tan sólo al
bien. Como ha llegado el momento oportuno, se verifica una gran emigración de los que la
habitan: la de los que practican el mal por el mal mismo, no tocados todavía por el sentido
del bien, quienes por no ser ya dignos del planeta transformado serán excluidos, porque
(...) podrían constituir un obstáculo al progreso. Irán a expiar la dureza de sus corazones,
unos en mundo inferiores, otros en razas terrestres todavía atrasadas (...). Los substituirán
Espíritus mejores, que harán que reine en su seno la justicia, la paz y la fraternidad.
Según lo anunciado por los Espíritus, la Tierra no habrá de transformarse por medio de
un cataclismo que aniquile súbitamente a una generación. La actual desaparecerá
gradualmente y la nueva la sucederá del mismo modo, sin que haya ninguna variación en
el orden natural de las cosas.
ESDE Guía 19: La Tierra: Planeta de Pruebas y Expiaciones
Pág 4/5.
(...) En cada niño que nazca en vez de un Espíritu atrasado e inclinado al mal, que
antes encarnaría en ella, vendrá un Espíritu más adelantado y propenso al bien (...)» (6)
«La época presente es de transición; se confunden los elementos de las dos
generaciones. Colocados en un punto intermedio, asistimos a la partida de una y a la
llegada de la otra, destacándose cada una en el mundo, por sus caracteres peculiares.
Correspondiéndole fundar la era del progreso moral, la nueva generación se distingue
por inteligencia y razonamiento generalmente precoces, sumados al sentimiento innato del
bien y las creencias espiritualistas, lo que constituye señal indudable de cierto grado de
adelantamiento anterior. No estará compuesta exclusivamente por Espíritus
eminentemente superiores, pero sí por los que habiendo progresado ya, se encuentran
predispuestos a asimilar las ideas progresistas y aptos para secundar el movimiento
regenerador (...).» (7)
He aquí pues, el destino inmediato de la Tierra: planeta de regeneración. No obstante,
continuando con su progreso ininterrumpido, ascenderá a niveles cada vez más altos,
hasta alcanzar la perfección a la que todos estamos predestinados.
ESDE Guía 19: La Tierra: Planeta de Pruebas y Expiaciones
Pág 5/5.
Descargar

Diapositiva 1