I
Mis manos son pequeñas; por favor
no esperen perfección cuando tienda
mi cama, cuando coloree o cuando
juegue a la pelota. Mis piernas son
cortas; por favor ustedes igualen mi
paso para poder ir juntos...
II
Mis ojos no han visto el mundo como
los suyos; por favor déjenme
explorarlo tranquilamente. No me
detengan sin necesidad.
III
El quehacer de la casa nunca termina.
En cambio, yo voy a ser pequeño por
muy poco tiempo. Es más importante
que yo “brille” en el futuro y no que ahora brille la
casa, ¿no creen?
IV
Mis sentimientos son tiernos;
Por favor sean sensibles a mis
necesidades. Trátenme como les
gustaría ser tratados.
V
Yo soy un regalo muy especial de
Dios. Cuídenme como su más preciado
tesoro,
guíenme con paciencia, disciplina
y mucho amor.
VI
Yo necesito su apoyo para crecer.
Por favor, sean suaves en sus críticas.
Recuerden que pueden criticar mis
VII
Por favor, déjenme tomar mis
propias decisiones .
Permítanme fallar y aprender
de mis errores.
VIII
No hagan las cosas por mí.
Tengo que sentir que ¡yo puedo!
¡Ah! Y nunca me comparen con mis
hermanitos.
IX
Salgan de vacaciones juntos.
Nosotros los hijos también
necesitamos unas vacaciones
sin los papás.
X
Por favor practiquen su religión
regularmente, es un gran ejemplo a
seguir. Los hijos queremos aprender
más acerca de Dios.
EMdeC
Descargar

Document