Hace mucho tiempo,
en el reino Turuflut,
nació una princesa
llamada Melena.
Desgraciadamente
no tenía pelo...
Pasaron los años, los
días, los minutos, y la
princesa Melena se
convirtió en una
jovencita muy
hermosa. Pero estaba
siempre demasiado
triste, porque, como ya
se sabe...
no tenía pelo.
Se le presentaron
varias soluciones.
Uno de los magos
hizo una peluca, y el
sastre cosió un
hermoso sombrero.
Melena, muy
contenta, se probó la
peluca y se probó
el sombrero pero...
Cuando
hacía
viento...
¡Ohhhhhh!!
todo se
volaba...
Un día, un ilustre y
misterioso mercader
árabe visitó el reino...
...diciendo que podía
curar a la princesa
Sacó, de entre sus
ropas, un pañuelo
mágico, que si lo
ponía sobre la
cabeza durante
tres años...
...el pelo crecería y
crecería...
"Para que funcione,
tendrás que ponerlo
sobre la cabeza y luego
marcharte de tu hogar."
"Deberás vivir con lo que
tu ganes. Si aceptas
regalos, dinero o
comida te advierto que
el pelo no te crecerá".
"Antes de partir
deberás decirme quién
va a ser la Princesa en
tu lugar".
"Si eliges bien tus
cabellos crecerán
antes de tres años.
Pero si eliges mal,
tardarán mucho más"
"Melena se disfrazó
de campesina y fue
hasta el pueblecito
donde conoció a
muchos ciudadanos.
Pero cuando
preguntaba a las
mujeres si querían
ser una Princesa...
¡Ja, Ja, Ja!
Se reían y
reían sin parar,
a carcajadas.
Nadie quería convertirse en
princesa en el reino de
Turuflut, porque estaba
escrito que se les caería
¡todo el pelo!"....
Desconsolada por su
fracaso se sentó en un
banco y a solas se
puso a llorar.
Hasta que una niña
muy sucia y muy
pobre, al verla tan
triste le ofreció su
osito. La niña, que se
llamaba Miraflor, era
huérfana y necesitaba
un hogar. La princesa
comprendió entonces
que había problemas
más importantes que
el suyo.
Melena fue con ella a
Palacio y dijo al
mercader: He
cambiado de opinión,
te voy a devolver el
pañuelo. Ya no me
Preocupa tener o no
pelo; mucho más
importante es darle un
hogar a Miraflor
"Ya no te hace falta" dijo
el mercader quitando el
pañuelo mágico de su
cabeza... Entregó un
espejo a la Princesa y
por
primera vez vió sus
cabellos!
Tu defecto ha
desaparecido,
porque ahora te has
convertido en una
verdadera Princesa,
y mientras distingas
lo que es importante
y lo que no lo es, tus
cabellos, seguirán
creciendo.
Lleno de alegría, el
Rey le ofreció un gran cofre
repleto de oro y de joyas...
Pero el mercader se negó a
aceptarlo. Entonces pídeme
otra cosa! dijo el rey.
El mercader se puso muy
rojo. Ejem... yo... quisiera la
mano de la princesa...
Si Melena te acepta te la
concederé encantado.
Y Melena le aceptó.
(¡Naturalmente! Era
un chico muy guapo y
le gustó desde el
primer momento). Y
así, la Princesa, el
Mercader y Miraflor
vivieron juntos y
fueron muy felices,
por siempre jamás....
SoLo PaRa NiÑoS
http://frexa.tripod.com/nino.htm
???
Descargar

Diapositiva 1