3JAH,
si mirares a los pecados,
¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse?
4Pero en ti hay perdón, Para que seas
reverenciado.
45Entonces
les abrió el entendimiento,
para que comprendiesen las Escrituras;
46y les dijo: Así está escrito, y así fue
necesario que el Cristo padeciese, y
resucitase de los muertos al tercer día;
47y que se predicase en su nombre el
arrepentimiento y el perdón de pecados
en todas las naciones, comenzando
desde Jerusalén.
38Pedro
les dijo: Arrepentíos, y
bautícese cada uno de vosotros en el
nombre de Jesucristo para perdón de
los pecados; y recibiréis el don del
Espíritu Santo. 39Porque para vosotros
es la promesa, y para vuestros hijos, y
para todos los que están lejos; para
cuantos el Señor nuestro Dios llamare.
31Ellos
dijeron: Cree en el Señor
Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32Y
le hablaron la palabra del Señor a él y a
todos los que estaban en su casa. 33Y él,
tomándolos en aquella misma hora de la
noche, les lavó las heridas; y en seguida
se bautizó él con todos los suyos. 34Y
llevándolos a su casa, les puso la mesa;
y se regocijó con toda su casa de haber
creído a Dios.
16Pero
levántate, y ponte sobre tus pies;
porque para esto he aparecido a ti, para
ponerte por ministro y testigo de las cosas
que has visto, y de aquellas en que me
apareceré a ti, 17librándote de tu pueblo, y de
los gentiles, a quienes ahora te envío, 18para
que abras sus ojos, para que se conviertan de
las tinieblas a la luz, y de la potestad de
Satanás a Dios; para que reciban, por la fe
que es en mí, perdón de pecados y herencia
entre los santificados.
13Y
a vosotros, estando muertos en
pecados y en la incircuncisión de
vuestra carne, os dio vida juntamente
con él, perdonándoos todos los
pecados, 14anulando el acta de los
decretos que había contra nosotros,
que nos era contraria, quitándola de en
medio y clavándola en la cruz
12Vestíos,
pues, como escogidos de Dios,
santos y amados, de entrañable misericordia,
de benignidad, de humildad, de mansedumbre,
de paciencia; 13soportándoos unos a otros, y
perdonándoos unos a otros si alguno tuviere
queja contra otro. De la manera que Cristo os
perdonó, así también hacedlo vosotros. 14Y
sobre todas estas cosas vestíos de amor, que
es el vínculo perfecto. 15Y la paz de Dios
gobierne en vuestros corazones, a la que
asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo;
y sed agradecidos.
30Y
no contristéis al Espíritu Santo de
Dios, con el cual fuisteis sellados para
el día de la redención. 31Quítense de
vosotros toda amargura, enojo, ira,
gritería y maledicencia, y toda malicia.
32Antes sed benignos unos con otros,
misericordiosos, perdonándoos unos a
otros, como Dios también os perdonó a
vosotros en Cristo.
25Y
cuando estéis orando, perdonad, si
tenéis algo contra alguno, para que
también vuestro Padre que está en los
cielos os perdone a vosotros vuestras
ofensas. 26Porque si vosotros no
perdonáis, tampoco vuestro Padre que
está en los cielos os perdonará
vuestras ofensas.
22Pero
yo os digo que cualquiera que se
enoje contra su hermano, será culpable de
juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su
hermano, será culpable ante el concilio; y
cualquiera que le diga: Fatuo, quedará
expuesto al infierno de fuego. 23Por tanto,
si traes tu ofrenda al altar, y allí te
acuerdas de que tu hermano tiene algo
contra ti,
24deja
allí tu ofrenda delante del altar, y
anda, reconcíliate primero con tu hermano,
y entonces ven y presenta tu ofrenda.
25Ponte de acuerdo con tu adversario
pronto, entre tanto que estás con él en el
camino, no sea que el adversario te
entregue al juez, y el juez al alguacil, y
seas echado en la cárcel. 26De cierto te
digo que no saldrás de allí, hasta que
pagues el último cuadrante.
DOS DEUDORES
Mateo 18:23-35
QUIEN AMO MAS
Lucas 7:40-43
DAVID Y SIMEI
2 Samuel 16:5-13,19:18-23
JESUS EN LA CRUZ
Lucas 23:26-35
JOSE Y SUS HERMANOS Génesis 37:2-36
FILEMON Y ONESIMO
Filemón 1:8-22
Descargar

Diapositiva 1