1/16
La albufera de Valencia
La Albufera de Valencia es una laguna costera situada
en la costa mediterránea al sur de la ciudad de Valencia.
Está rodeada de 223 Km² de arrozales, y separada del mar
por una estrecha barra litoral arenosa con dunas
estabilizadas por un bosque de pinos.
El Parque Natural de la Albufera, está atravesado por
infinidad de caminos rurales. Existen aportes de
manantiales que surgen del fondo y de los alrededores
de la laguna, cuyas aguas recoge también la red de
acequias que cruzan los arrozales.
El arrozal confiere una clara estacionalidad a todo el
sistema, con las alternancias de inundación/desecación
de los campos y el crecimiento de la planta, que hacen
variar considerablemente la extensión y características
de la superficie inundada.
Los ullals son manantiales de agua dulce que encontramos
a lo largo del marjal de la Albufera. A lo largo de todo
el marjal hay cerca de 50 manantiales.
2/16
La ciudad de Valencia con el puerto y la albufera
3/16
Redes para evitar que los peces salgan al mar
4/16
Un atardecer desde la Dehesa de El Saler
5/16
Un ‘ullal’. Manatial de agua dulce en medio del lago
6/16
Canto de amor a La Albufera
========================
Te quise cuando el Sol entre el cañizo
soñaba enredaderas
y el cielo descendía a tus orillas
llenándolas de estrellas...
y el agua era caricia entre mis manos.
Te quise cuando era,
inviernos o veranos,
primavera.
Te quise cuando el cielo se mecía
dormido entre veredas,
las sombras de la tarde agigantando
las parvas de la era...
y el viento entre las matas refugiado.
Te quise porque eras
mi cómplice encantado,
compañera.
También te quise exhausta y traspasada
de heridas en la niebla,
al cielo tus entrañas cuarteadas,
tus campos siendo apenas
reseco cascajar, cruz solitaria.
Te quise cuando eras
la voz de una plegaria
lastimera.
Te quise sobre todo siendo un grito
de luz y de belleza,
la paz de los canales esparciendo
la savia de sus venas.
Ecúmeno feraz, fecundo suelo.
Te quise porque eras,
veredas, sol y cielo:
mi Albufera.
7/16
Una
garceta.
La albufera
es un lugar
de reposo
de las aves
migratorias
8/16
Tiempo de siembra
9/16
Un atardecer entre los juncos de la marjal
10/16
Uno de los canales que llevan a la albufera (el Palmar)
11/16
Caminos entre los arrozales de La Albufera
Caminos del agua
que rompen los cielos
a cuadros tallados
de Sol y de espejos.
Los atardeceres
que quedaron presos
juntos dan al lago
color de oro viejo.
Telaraña líquida
de sombra y reflejos,
de nubes que adornan
de luz sus cabellos.
Allí paseamos
entre beso y beso
tantas tardes solos
hace tanto tiempo...
Retazos de azul,
tibios universos,
tardes que se quedan
besando el silencio.
Tantos años hace
que se va el recuerdo
por entre las cañas
y angostos senderos.
De azules el aire
y azul en el suelo
pintó mi Albufera
de azules mi pecho.
Quizá todavía,
quien puede saberlo,
quede entre las matas
algún beso nuestro.
12/16
Embarcadero
13/16
Barca de pescador con vela latina
14/16
Perchando en las aguas poco profundas del lago
15/16
Un atardecer
16/16
Soneto al labrador de La Albufera
Su piel es tibio sol de la Albufera
y abundan en sus ojos lejanías.
Por él revolotean poesías.
Sus manos frías son de enredadera.
Pintó su negra barca de madera
de negros costurones, como estrías
de estopa, nube y brea. Son sus días
marea de agua y luz de primavera.
Nació cuando el arroz doraba el suelo
de cálidas espigas amarillas,
y supo del amor a arroz segado.
Muy pronto, cuando el lago alce su vuelo,
sembrando arroz, el cielo en sus rodillas,
será como su arroz: grano aventado.
Fin
Descargar

La albufera de Valencia