HECHIZOS
Y
DRAGONES
Por
MARIANA
ÍNDICE:
Capítulo 1: Una ciudad de color verde……………………………….
2
Capítulo 2: Un malvado plan…………………………………………
4
Capítulo 3: La reunión de los sabios de palacio…………………….....
5
Capítulo 4: Es hora de partir…………………………………………... 6,7
Capítulo 5: Una extraña mujer………………………………………… 8,9
Capítulo 6: La tormenta……………………………………………….. 10
Capítulo 7: La batalla…………………………………………11,12,13,14
Capítulo 1: Una ciudad de color verde
Cuenta la leyenda que hace muchos años
en un valle cubierto de vegetación y en el
sitio donde los árboles eran más altos,
existía una ciudad de color verde. Sus casas
estaban en las copas de los árboles y sus
habitantes caminaban por encima de las
ramas. Allí vivían los elfos que siempre
vestían de verde.
En medio de aquella ciudad
estaba el palacio real . Elford que así se
llamaba, era inmenso y presentaba todas
las gamas de color verde que puedas
imaginar. En el palacio vivían la reina
Celinda y sus dos hijos, Sherezade y Tristán.
El castillo no tenía murallas
porque además de estar en lo alto de un
árbol, las criaturas mágicas eran muy
pacíficas y todos vivían en gran armonía.
• Bueno…todos, todos no, la reina tenía una hermana
que siempre había sentido envidia desde el día en el
que a Celinda le fue entregada la corona. Por eso,
Griselda que así se llamaba la hermana se fue a vivir a
las montañas para ocultar su rabia y su desilusión y
desde entonces Celinda siempre había estado algo
preocupada, pues sabía que su hermana haría
cualquier cosa para intentar conquistar el reino. Pero
siempre que la abordaban estos pensamientos su gran
amigo el Dragón Dorado la tranquilizaba diciéndole que
la corona estaba bien protegida, ya que él y sus cuatro
hijos los dragones de Fuego, Aire, Agua, y Tierra no
dejarían que corriese ningún peligro. Pero lo que ellos
no sabían es que Griselda y su Dragón negro estaban
tramando un malvado plan para acabar con su reinado
Capítulo 2: Un malvado plan
Después de mucho pensar la malvada Griselda le dijo a su
dragón :
-Iremos e incendiaremos una pequeña parte del bosque y cuando los elfos den la alarma,
Celinda y su dragón irán a ver que ha ocurrido.
-Entonces yo tiraré una flecha envenenada y los dejaremos fuera de combate. Después con
ayuda de esta red –dijo señalando una- los atraparemos y los traeremos aquí a mi laboratorio
en el interior de esta montaña.
-Ja, Ja, Ja –rió el Dragón Negro- me parece un plan genial majestad. Y cuando ya esté
tendida la trampa ni siquiera Sherezade y Tristán, ni tampoco los otros cuatro estúpidos
dragones podrán detenernos.
Y efectivamente así pasó.
Cuando la reina y el Dragón Dorado se enteraron del extraño incendio ocurrido en el
bosque, acudieron a toda prisa, y cuando Celinda vio la flecha envenenada y se dio cuenta de
quien la había lanzado solo tuvo tiempo de mandarle el siguiente mensaje a sus hijos.
“Griselda provocó el incendio. Formaba parte de un plan para raptarnos al dragón y a mí.
Volamos hacía el laboratorio. Por favor ayudadnos. Vuestra madre.
Celinda”
Cuando los príncipes recibieron el mensaje convocaron rápidamente a sus amigos los
cuatro dragones y al consejo de sabios de palacio.
Capítulo 3: La reunión de los sabios de palacio
Una vez que todos se han reunido, los príncipes explican la situación en la que se
encuentran la reina y el dragón.
-Conozco las jaulas en las que han encerrado a nuestra reina. –dice uno de los sabios- Nadie puede
resistirse a su mágica atracción.
-Quienes están dentro de ellas, se niegan a salir y sólo pueden salvarse tomando por engaño la poción
que rompe el hechizo-añade otro más anciano.
-Si queréis rescatar a vuestros amigos debéis partir en un largo y peligroso viaje. ¿Quién está
dispuesto a hacerlo?
Siete manos se alzaron a la vez. Eran las de los príncipes y los cuatro
dragones que partirían en un viaje en el que deberían unir sus
poderes para salvar a los raptados.
Consiguieron mapas e información y consultaron
la duración del viaje, que sería de tres días.
Al día siguiente partieron…
• Capítulo 4:Es hora de partir
Los príncipes dejaron el mando del reino a los
sabios del consejo y les dijeron:
Confiamos en vosotros. Si surge algún problema
muy grave en nuestra ausencia enviadnos una
paloma mensajera. Avisad a todos los habitantes del
reino de la situación y reunir al ejército del pueblo.
Si tenemos algún problema mandadnos refuerzos, si
no os avisaremos cuando hayamos llegado al
laboratorio para que venga el ejército.
Combatiremos unidos para derrotar a Griselda y a
sus secuaces y rescatar a la reina y al Dragón
Dorado.
Dicho esto, subieron a lomos de los
dragones y despegaron rumbo a las frías montañas.
• Mientras volaban el Dragón del Aire informó:
•
-Habrá vientos cálidos y cielos despejados
durante dos días. En cambio, después llegará una fuerte
•
•
•
•
borrasca y nos será muy difícil avanzar.
-¿Creéis que nos quedaremos atascados?
-No si logramos pasar el Pico de los Halcones
antes de que llegue la tormenta.
El resto de la tarde transcurrió tranquila aunque
no sin preocupaciones a causa del tiempo. Al oscurecer como
estaba previsto llegaron al Bosque de los Suspiros donde
pasarían la noche. Decidieron
acampar en un claro entre los árboles que tenía un pequeño
riachuelo. Allí bebieron y se lavaron y después cenaron frutos
silvestres que habían recogido. Después se tumbaron
alrededor de una hoguera que había prendido el Dragón del
Fuego y durmieron profundamente hasta la mañana siguiente.
Capítulo 5:Una extraña mujer
-Despierta, despierta hermana –dijo Tristán- ya es hora de partir.
El príncipe se había levantado el primero y después de haber recogido le tocaba despertar a
Sherezade y a los dragones.
-Ya voy, ya voy –dijo la princesa medio dormida.
Y tras desperezarse ayudó a su hermano a espabilar a los perezosos dragones.
Cuando todo estuvo listo, emprendieron de nuevo la marcha. Tras un rato de vuelo el Dragón de
Tierra dijo:
-¡Silencio! He oído algo extraño.
-Sí. –exclamó el Dragón del Agua- parece una voz pidiendo socorro.
-Vayamos a ver de que se trata – propuso el Dragón de Fuego.
Cuando llegaron al lugar se quedaron boquiabiertos. Una anciana señora estaba atrapada en una
red que colgaba de un árbol.
-Ayudadme por favor.- grita la anciana-unos extraños duendes me han capturado y no logro escapar.
-¿Quién es usted?-preguntó Sherezade.
-Me llamo Hortensia. Me dirigía hacía mi cabaña allá al otro lado del bosque cuando los duendes me atacaron.
Soy pitonisa, es decir tengo poderes mágicos y puedo adivivinar el futuro. Si me liberáis os prometo que
os ayudare en todo lo que pueda.
-¿Quién es usted?-preguntó Sherezade.
-Me llamo Hortensia. Me dirigía hacía mi cabaña allá al otro lado del bosque cuando los
duendes me atacaron. Soy pitonisa, es decir tengo poderes mágicos y puedo adivivinar
el futuro. Si me liberáis os prometo que os ayudare en todo lo que pueda.
- Mmn…No pareces mala -comenta Tristán-Pero…¿cómo nos lo puedes demostrar?
-Os diré hacía donde os dirigís.
-Vale.
-Vais hacia las montañas, en concreto hacia el laboratorio de la malvada Griselda.
-¡Uauh!Parece que dices la verdad –dice el Dragón de Tierra.
-Y además seguro que nos puede ayudar mucho -añade Sherezade.
-¡Liberémosla!
-Muchas gracias. En agradecimiento por haberme salvado otorgaré a los príncipes poderes
mágicos que les permitiran hacer aparecer y desaparecer y os leeré el futuro además
de acompañaros en vuestro viaje.
-Dinos, Hortensia ¿Cuál es nuestro futuro?
-….Mmm …mañana cuando la tormenta arrecie tendréis muchos problemas para avanzar
pero no nos quedaremos atascados porque antes de llege lo peor pasaremos el Pico de
los Halcones. Sin embargo, debemos levantarnos pronto e iniciar la marcha temprano.
-Si nos tenemos que levantar pronto es mejor que nos acostemos ya -dice Sherezade
precavida.
-Así pues,¡¡Buenas noches!!
Capítulo 6: La tormenta
Como estaba previsto partieron al amanecer. Aunque el viento era muy fuerte
y los llevaba de un lado para otro aun no había comenzado a llover.
Sin embargo al cabo de un rato cayeron las primeras gotas.
-¡¡Oh, no!!Si llueve con mucha fuerza nos quedaremos atrapados y no podremos avanzar.-dijo
Sherezade asustada.
-Tranquila hermana, el Pico Halcón ya no está lejos.
Pero, cuando ya vislumbraban la cima del monte los dragones empezaron a subir y
bajar en una carrera imposible contra el viento y la lluvia.
-¡¡Ya no podemos más!!-gritaron los dragones.
-¡¡Aguantad, amigos!!Ya nos queda poco para pasar el Pico Halcón.-les anima el príncipe.
-Espero que tus predicciones sean ciertas, Hortensia- comenta el Dragón del Agua.
Y así tras muchos ánimos y turbulencias pasaron al otro lado del Pico de los Halcones.
-¡¡¡LO HEMOS CONSEGUIDO!!!-dijeron cuando llegaron a la cueva donde pasarían la
noche.
Capítulo 7: La batalla final
-¡Levantaos, todos! El ejército ya está aquí -anuncia Tristán.
-Veamos… los dragones os quedareis fuera ayudando al ejército a combatir contra los aliados de
Griselda y vosotros(Sherezade y Tristán) entraréis al laboratorio siendo invisibles e intentaran
encontrar la poción que rompe el hechizo que mantiene encerrados a nuestra reina y a su dragón.ordena el general del ejército.
-¿Quién distraerá a Griselda?-pregunta Sherezade.
-Creo que conozco a alguien que podría hacerlo.- dice Tristán y se gira hacia Hortensia- ¿Te importaría
hacernos ese último favor? A ti es a la única que no te conoce y seguro que no te será difícil
entretenerla con tus encantamientos.
-Me encantaría.
Entonces los príncipes siguiendo las instrucciones del general del ejército desaparecen y
se cuelan como fantasmas por la puerta principal del laboratorio.
-¡Madre mía!- exclama Sherezade - ¡Esto es tan grande como nuestro castillo! ¿Cómo haremos para
orientarnos en este autentico laberinto?
Tengo un mapa – dice Tristán- Lo encontré en la sala de los dragones de nuestro
palacio la última vez que Griselda y su dragón vinieron a visitarnos a Ciudad Verde;
antes de que a mamá le entregaran la corona. Supongo que se le caería al dragón
negro. Desde entonces siempre lo llevo encima por si acaso.
-Querido hermanito- ríe Sherezade – eres un genio.
Mientras tanto fuera, los ejércitos
habían montado cuatro catapultas, cada una
accionada por un dragón. Los enemigos
estaban
formando filas y ya todo estaba preparado
para la gran batalla.
Por otra parte Hortensia había
nm
entrado
por otra puerta distinta que había
encontrado y esta resulto ser la puerta por la
que entraban los sirvientes de Griselda y así
se le ocurrió una idea. Entraría en el
laboratorio como juglar y se ofrecería a
entretener a Griselda sin pedir nada a cambio.
Seguro que los encantamientos y los bailes no
fallarían.
• Los príncipes gracias al mapa no tardaron en llegar a la
• “ despensa ” del laboratorio donde Griselda guardaba potajes y
pócimas.
• Y después de buscar y buscar Sherezade vio una pequeña cajita de
cristal blindado que contenía una botellita con un líquido verdoso. La
etiquetita decía: “ Contra hechizo de los calabozos. Búsquese la llave.”
• - ¿Búsquese la llave?- preguntó Sherezade desesperada – esto no acaba
nunca.
• -¡¡ESTÁ, AHÍ !! – grita Tristán.
• Pero cuando fueron a cogerla, la llave rápida cambio de sitio. Lo
intentaron varias veces más pero en vano.
• -Está embrujada. Es inútil correr tras ella.- exclama una extraña voz.
• -¡Dragón Negro!- exclaman los príncipes echando a correr.
• -Tranquilos, amigos -dice el dragón -me he arrepentido de lo que he
hecho y quiero ayudaros.
• Y tras decir esto el dragón alargo la pata y de un zarpazo cogió la llave y
se la entregó a los príncipes, que muy contentos sacaron la poción de la
cajita y prepararon una deliciosa sopa de hojas silvestres.
•
Hortensia consiguió su propósito y en estos momentos se
encontraba en la habitación de Griselda que no paraba de reír al ver los
extravagantes encantamientos que realizaba la anciana maga.
-Tengo un plan- anuncia Sherezade- Tú, Dragón Negro me traerás el traje de
una sirvienta y después me llevarás hasta donde están mi madre y el
Dragón Dorado y yo les entregaré la sopa que hemos preparado. Cuando
la hayan tomado Tristán me pasará el manojo de llaves y liberaremos a los
raptados
Hecho!
Y así fue como ocurrió. Cuando la liberaron, la reina abrazó a sus
hijos y salieron sin más problemas al campo de batalla donde gracias a los
dragones y al esfuerzo de los habitantes de Ciudad Verde habían salido
victoriosos.
Y justo en ese momento apareció por la
puerta principal Hortensia con una sonrisa
triunfal en los labios. Había convertido a la
malvada Griselda en un viscoso sapo que de
ahora en adelante sería su ayudante, ya que
ella se quedaría con el laboratorio y las
pócimas que había en él.
En Ciudad Verde fueron recibidos con gran
júbilo por todos los elfos y para celebrar que
todo había salido bien hicieron una gran
fiesta
Y TODOS FUERON FELICES Y COMIERON
PERDICES
Descargar

Diapositiva 1