La
muerte
de
Jesús.
la multitud de los discípulos,
llenos de alegría… decían:
¡bendito el Rey que viene en
nombre del Señor! Lc 19, 37-38
Entrando al
templo
comenzó a
echar fuera
a los que
vendían Mc
11, 15
Envían donde él
algunos
fariseos y
herodianos…
¿es lícito pagar
tributo al
César?
Mc 11, 13-14
Getsemaní…
aparta de mí
este cáliz;
pero no se
haga mi
voluntad
sino la tuya
Lc 22, 42, Mc 14, 36
Ellos le
echaron
mano y lo
prendieron
Mc 14, 46
Condenado
por el poder
religioso.
Todos
juzgaron que
era reo de
muerte
Mc 14, 64
Condenado por el poder civil.
Entregó a Jesús, después de
azotarle, para que fuera
crucificado
Le golpeaban la cabeza…
y le escupían… Mc 15, 19
Le
crucifican
y se
reparten
sus
vestidos
Mc 15, 24
Jesús, lanzando un
fuerte grito, expiró Mc 15, 37
José lo bajó de la cruz
Mc 15,46
Lo envolvió
en una
sábana y lo
puso en el
sepulcro
Mc 15, 46
Por él
se
cumplirá
lo que
Dios
quiere.
Is 53,4-5.10
Jesús
murió de
manera
pública,
para que
no se dude
de su
plena
humanidad
Jesús murió rechazado y humillado
para evidenciar su desacuerdo con
los poderes religioso y civil.
Es muy importante dimensionar todos
los significados de la muerte de Jesús
(liberación, reconciliación, valoración
de la temporalidad humana…)
Pero su muerte no es el final de la
historia, y ese es uno de sus profundos
significados: de esa forma se pasa a la
etapa de máxima plenitud, que se
comenzó a experimentar en la vida
temporal.
¿Y a ti, qué te dice
la muerte de
Jesús?
Descargar

Quejas de Dios