Un pastor que cuidaba un rebaño
cerca de un pueblo,
tres o cuatro veces llamó la atención
de los vecinos del lugar gritando:
¡Que viene el lobo!
¡Que viene el lobo!
Cuando los vecinos llegaban hasta él,
entonces se reía de ellos, pues les había vuelto a engañar.
En cierta ocasión, el lobo vino realmente
y, entonces, el pastor, muy, muy asustado
gritó aterrorizado:
¡Por favor, venid y ayudadme,
que el lobo está atacando al rebaño!
Sin embargo, aquella vez
ninguno se compadeció de él y nadie acudió en su ayuda.
El lobo, que por supuesto no sintió ningún temor
ante sus agobiantes gritos,
acabó con todas las ovejas del rebaño.
Descargar

El pastor mentiroso