ARTE PALEOCRISTIANO
Y BIZANTINO
Contexto histórico
• 330 Constantino traslada la capital del Imperio a
Constantinopla: símbolo de la síntesis del antiguo Imp.
y el “nuevo pacto”. Intersección del cardo y
decumanus, nuevo equilibrio entre la tierra y el cielo.
• División del Imperio Romano 395 – Teodosio
• Invasiones bárbaras: fragmentación e inestabilidad.
Dificultan desarrollo artístico unitario hasta s. XI.
• Cristianismo: perseguido (Catacumbas).
– 313: Edicto de Milán- tolerancia (arte público)
– 380: Edicto de Tesalónica- religión oficial. Se abandona la
clandestinidad.
• Elementos unificadores:
– Carlomagno – 800 emperador
– Otón – 936-973 : Sacro Imperio Romano Germánico
Estatua ecuestre Carlomagno S. VIII
Fisonomía (según biografía de Eginardo):
Sin barba, largo bigote, , alto y corpulento, vestía
con sencillez.
Aachen (Aquisgrán). Capital del Imperio
Carolingio.
Islam: s. VII (622 Hégira: de la Meca a Medina; 632 muere Mahoma).
s. VIII: territorio se extendía desde la India a la península Ibérica.
Arte paleocristiano
• Puede considerárselo como una evolución del
arte romano tardío, pero la religión cristiana lo
provee de un nuevo espíritu cargado de símbolos.
• Características:
–
–
–
–
–
–
–
Simple
Estilizado
Renuncia a la perspectiva y a la profundidad espacial
Elimina proporciones y rasgos del cuerpo humano
Acentúa aspectos religiosos
El fondo predomina sobre la forma
La expresividad vence a la estética.
• 2 períodos:
– S.II al 313: persecución y recogimiento (catacumbas)
– 313 al s. VII: lugares públicos (baptisterio, martirium y la
basílica)
• Primer período del cristianismo primitivo:
– Nuevo sistema de iconografía integrada religiosa.
– Temas ornamentales romanos (victorias aladas) + sentido funerario
(Orfeo, Apolo) + figuraciones típicamente cristianas (escenas Antiguo
Testamento, algo Nuevo Testamento, pez, ancla, figuras Cristo, Virgen,
etc.)
– Creencia en la vida futura, inmortalidad del alma, valor del bautismo y
comunión.
– Lo más importante: el contenido (ideogramas) por su función didáctica.
– Tendencia hacia la espiritualización, abstracción y preferencia por forma
plana e incorpórea (viene de la época postclásica romana).
– Obras de artesanos y aficionados (resaltan elementos psicológicamente
significativos contra el caos social).
• Segundo período:
– Entrada triunfal en vida pública e intelectual.
– Crean arquitectura eclesiástica (nueva fe y artes)
– Tipo de Cristo: en majestad, se desarrollan los
primeros ciclos de la Pasión y evangelios.
• Cristo entregando la Nueva Ley: en basílicas s. IV y V.
• Cristo entronizado (inspirado en arte imperial pero con
un sentido diferente): cosmócrator, dueño del universo,
rodeado de apóstoles y con la cruz vacía.
– Vuelta a la representación del volumen, espacio y
belleza corporal.
– Idea del triunfo de la Nueva Fe.
• Mosaicos: con su juego y colorido proporcionan un
elemento de desmaterialización espacial.
• Incoherencia espacial: falta de atmósfera.
• Gusto por fondos de oro
• Figuras planas (sin peso ni sombras), modelado sustituido
por la línea.
• La representación naturalista ha dejado paso a un arte
alejado de la realidad (gusto por la abstracción).
• También hay ampliación iconográfica del arte cristiano.
• Imagen de la crucifixión: representado de manera
simbólica (recién en s. VIII aparece figurada normalmente).
Tipos de construcciones:
• Primer periodo:
– Catacumbas – cementerios excavados. Amplio número de
galerías que conducían a amplias cámaras (‘cubícula’). En
paredes: abrían nichos para enterramientos. A veces
protegidos por arcos de medio punto (‘arcosolium’).
• Segundo periodo:
– Occidente: la basílica (Ej: Santa María la Mayor, San Juan
de Letrán, San Pablo, San Lorenzo Extramuros) y el
baptisterio (ej. SanJuan deLetran)
– Oriente: influencia del helenismo y arte mesopot.
Templos de planta de cruz griega, ortogonal o circular.
Cubiertas: bóvedas sobre cúpulas o sobre pechinas. Ej.
Rávena (foco oriental en Italia)
Catacumbas de San Callisto.
Baptisterio de la Basílica de San
Juan de Letrán, Roma. S. V.
Baptisterios:
Planta circular o poligonal (inspirándose en modelos romanos).
Pila en el centro.
Galerías bajas, separadas del
espacio central por columnas. En
ellas circulan los fieles.
Basílica paleocristiana
• Su plano, con pequeñas modificaciones, perdura
durante la era medieval occidental.
• Planta:
– Atrio o patio porticado: lugar de reunión de fieles
– Nártex o vestíbulo: lugar de catecúmenos
– sala longitudinal (3 a 5 naves)
• Nave central mayor altura, ventanas
• Donde los fieles oran
• Columnas decoradas suntuosamente
– Cabecera: forma de ábside, altar para el culto. En grandes
iglesias se amplía con una nave transversal.
– Cripta: cuando había reliquias de mártires (bajo
presbiterio)
– Cubierta: de madera, doble vertiente. Adintelada.
Ábside de basílica
San Apollinaire.
Rávena, h. 530.
Mosaico.
• Eje longitudinal, simetría. Extremos: ábside y
entrada.
• “Espacio-camino”: conduce al altar (ideológicamente
a la divinidad). Diferentes niveles de iniciación.
• Según Norberg-Schulz:
• Las plantas de las iglesias primitivas hacen una síntesis
de la longitudinalidad (predomina en Occ) y de la
centralización (predomina en Oriente).
• Ig. Paleocristiana: concebidas como mundos interiores,
como lugares que representan la eterna “civitas dei”. El
visitante no ingresa a otro espacio terrenal, sino que se
siente transportado a un mundo cualitativamente dif.
• El espacio existencial cristiano simboliza una promesa y
un proceso de redención que se manifiestan como
centro y recorrido
Plano de la basílica Santa María la Mayor, Roma.
Es la iglesia más antigua dedicada en Occidente a la
Virgen María.
Concepción del espacio
• Búsqueda de desmaterialización e interioridad:
espacio espiritualizado.
• Por dos factores: tratamiento de la superficie y función
de la luz.
• Superficie
• Concebida como una cubierta rutilante y el corte
basilical aumenta su efecto al disolver los límites
espaciales.
• Límite de la zona inferior: oculto en la oscuridad
• Límite de la zona superior: parece irradiar luz divina
• Centro
• Espiritual: el altar (raramente situado en centro arq.)
• Arquitectónico: es el eje vertical definido por la cúpula
celestial.
• En arquitectura bizantina: este eje es de suma
importancia pues el recorrido longitudinal está menos
subrayado.
• En arquitectura paleocristiana: apenas está indicado el
eje vertical.
La introducción del crucero formó un cruce que
constituyó el punto de partida para la integración de un
verdadero centro en la planta longitudinal.
• En Occidente la basílica longitudinal pasó a ser la
gran forma simbólica hasta que la cúpula fue
introducida en el siglo XV nuevamente.
Concepción (según Norberg-Schulz)
• Hombre paleoc: solo mediante el desarrollo de su
propio ser interior puede hallar un verdadero
significado existencial: el seguir a Cristo.
– Seguirlo no implica que se alcance en seguida el centro. El
camino es largo (eje longitudinal).
– El recorrido de redención que lleva al altar, símbolo de la
comunidad con Cristo.
• Iglesia: sede de la revelación divina (centro y
recorrido). Jerusalén Celeste: civitas dei.
– Asimilaba las formas de la civitas: calle con columnata,
ábside con asiento del emperador.
– Ábside: para el obispo
• Es un centro tan importante como el altar. Ambos se coordinan
espacialmente para formar un presbiterio.
– Cruz: se integró a la planta (símbolo cristiano).
• Representaba el orden cósmico contra el que habían actuado los
culpables en Roma. Cristo ha conquistado este orden.
– Cúpula: símbolo cósmico.
• Su “axis mundi” vertical no corresponde al centro espiritual de la
Iglesia (el altar).
• Quería distinguirse la verdad cristiana del orden cósmico general
concretado en la cúpula.
• Su eje vertical unifica las profundidades de la tierra con el cenit del
cielo.
– Diferentes interpretaciones de la dimensión temporal en
relación con la idea de Redención.
• En occidente: el principio y el fin son importantes, según San
Agustín.
Tiempo lineal: tiempo dado al hombre para escoger o rechazar a
Dios.
El hombre occidental está en camino y su forma espacial es el
recorrido, la linealidad.
• En oriente: la redención es entendida como un acontecimiento
cósmico total.
El mundo es concebido como un todo estático y armonioso que
reposa sobre sí mismo.
Formas espaciales primarias: centro, círculo y cúpula.
Bizancio: sintetizó los antiguos conceptos orientales de orden
cósmico y de eterno retorno y se estancó tanto cultural como
socialmente.
Occidente cristiano primitivo: desarrollo vinculado con la concepción
judeo-cristiana del tiempo como movimiento lineal.
Iconografía cristiana
• Por clandestinidad de más de siglos: símbolos
para iniciados.
• Desprecio de la pompa y el boato.
• Influencia clásica y judía
• Crismón (xpistus): Síntesis espiritual
• Monograma de Cristo XP (abreviatura de letras griegas
de Cristo sobrepuesto).
• Emblema de Cristo: Alfa y Omega (principio y fin en
Cristo). La rueda: símbolo solar dinámico.
• Se le solía agregar la cruz.
• El Cristograma empezó a aparecer en monedas cristianas
después del Edicto de Milán.
• Cruz
• Pez (Ichtys, griego) – s. II la Iglesia lo toma como
símbolo de Cristo
– I(Iesous), Ch(Christos), Th(theou), U(Uios), S(Soter)
= Jesús Cristo Hijo de Dios, Salvador.
- Creyentes son pequeños peces, al igual que JC nacen
del agua (bautismo) – Espíritu Santo.
- El cristiano que se aparte de la vida de estas aguas,
muere.
• Áncora:
– Seguro de vida en el mar, esperanza.
– Protección de las pasiones desencadenadas contra la
Iglesia.
– “Anclados en JC, en sus promesas, para enfrentar la
tempestad”.
•
•
•
•
•
•
•
•
El orante
Daniel en el foso de los leones
JC rodeado de apóstoles
Pan y vino: Eucaristía
Pavo real: inmortalidad y alma incorruptible
Uva: sacrificio y fecundidad
Hoja de parra: fuente de vida
Paloma: forma del alma muerta. AT: Noé. NT: el
Espíritu Santo desciende así sobre JC cuando fue
bautizado.
• El Buen Pastor
– Roma: Cordero en brazos = filantropía
– Orfeo: con música encanta a animales (lira)
– Aquel que salva a la oveja descarriada, pecador.
Sarcófago del Buen Pastor, s.IV.
Imagen paleocristiana
Del Buen Pastor
Fresco del Buen Pastor.
Siglo III
Catacumbas de San Callisto.
Sarcófago con escenas de la Pasión de Cristo, s. IV.
Cristo sedente, s. IV.
Fresco de Adan y
Eva
Catacumba romana
• Función del arte: ser útil. Tema expresado con
claridad y sencillez (sin distracciones de lo
sagrado).
• Al principio utilizan métodos descriptivos del
arte romano, después lo esencial.
• No existen escenas realistas o naturalistas.
• Cristo: joven de pelo largo
• Rigidez, figuras frontales.
Decoración de basílicas
• Mayoría: sin estatuas
– porque eran muy parecidas a imágenes talladas y a
odiosos ídolos.
– No querían que los paganos creyeran que
representaban verdaderamente al Dios (poderoso e
invisible).
• Pinturas
– En Occidente: sí. Hacen recordar enseñanzas de
episodios.
• Papa Gregorio: “la pintura puede ser para los iletrados lo
mismo que la escritura para los que saben leer”
• Formas: similares a las egipcias (claridad). Se pierden
búsquedas de la representación del cuerpo e ilusión de
profundidad.
– En Oriente- 2 grupos:
• Iconoclastas: destructores de imágenes
• Contrincantes: las imágenes más que útiles son
sagradas, eran reflejos de lo divino (opuesto al papa
Gregorio). Artista sin libertad: íconos.
Escultura y pintura Paleocristiana
• Destaca más por su significado y simbolismo
que por sus formas.
• Sarcófagos:
– al principio figuras paganas con simbolismo
cristiano (x ej. Psiquis=alma, Eros=Cristo).
– Después temas propios: Crismón, cordero, áncora,
pez.
– Ejemplo: Sarcófago de Toledo s. IV. Diferentes
grupos de decoraciones:
• Escenas sin interrupción a lo largo del friso.
• Escenas y personajes encuadradas por columnas a
ambos lados y un medallón central.
• Estatuas de bulto redondo: escasas. Personaje
central: Jesús.
Cristo Sedente, s. IV.
Representado como un maestro, con el rollo de la ley
En la mano derecha al modo de los antiguos filósofos
Griegos.
Imberbe, pelo largo.
Sentado, sobre silla curul (poder de juez entre romanos)
• PINTURA
– Escasa: frescos que siguen técnicas pompeyanas.
– Temática: referencias continuas al cristianismo
(“oraciones representadas”).
– Iconografía simbólica.
Mausoleo de Santa Constanza, Roma.
BIZANCIO s. IV-XV
• 2 épocas:
– IV – VII: elaboración del arte tardíorromano. Se van acentuando
los rasgos anticlásicos (decorativismo, frontalidad, hieratismo).
Invasiones bárbaras (VIII-IX) – luchas iconoclastas
– IX-XV: restauración de las imágenes por emperatriz Teodora
• Césaropapismo: emperador tiene poder temporal y
espiritual. Basileus: representante de Dios en la Tierra.
• Luchas iconoclastas (725-842): conflicto dogmático y
cristológico. Lejano origen: rechazo al arte figurativo del
cristianismo primitivo.
– Iconoclastas: no se puede pintar la imagen de Dios (irrealizable).
Se representa solo lo humano
– Iconodules: no hay identificación entre imagen y persona
representada.
PINTURA BIZANTINA
• Mosaico: predominio hasta s. XII
• Pintura mural: en monasterios provinciales a partir del s. XIII y
fue suplantando al anterior.
• Íconos: importante luego de la querella iconoclasta.
• Miniaturas: manuscritos ilustrados de los monjes. Rígidas
líneas y colores (hasta s. IX). Después s. X, rasgos hieráticos de
figuras alargadas, inmóviles, fondo de oro.
• Se da una transformación de las formas naturalistas del
helenismo a la abstracción figurativa.
• Bizancio: concibió el arte como una forma de captación de la
realidad a través del intelecto (espacio y objetos concebidos a
través de una compleja red de relaciones geométricas).
• Artesanos: se manejaron con repertorios iconográficos. Como
estaba limitada su fantasía, realizan obras de gran perfección.
MOSAICOS
- características principales con Justiniano. carácter irreal, no
alterado por indicaciones ambientales:
- Personajes: maniquíes (ropajes cuelgan rígidos y geométricos).
Rostros: geométrico-realismo.
- Falta de atmósfera.
- Postura de pies; no tocan el suelo.
- Grandes ritmos lineales.
- Pureza del color.
- En Roma: como pavimento; en basílicas cristianas en pared;
en Bizancio, en cúpulas, ábsides.
Iglesia de San Vital (Ravena,
Italia). Justiniano
Fecha:526-547
Características:235 cm. altura
Material:Mosaico
El emperador Justiniano aparece ataviado con los símbolos de poder: manto
púrpura, corona y halo. Está acompañado por altos dignatarios religiosos y
políticos, uniendo así ambos poderes. Se observa un intento de retratar
individualmente a los personajes sin embargo, siguen un esquema común.
Esta escena, así como la que le representa a la emperatriz Teodora con su
séquito, están orientadas hacia el altar, mostrándonos así a la pareja imperial
como protectores de la Iglesia.
El emperador Justiniano lleva como ofrenda una gran patena de oro. Altos dignataRios eclesiásticos, uno lleva el incienso, otro el misal. Arzobispo lleva una cruz. En
segundo plano está el banquero Juliano que financió la construcción de la iglesia. A
la izquierda altos funcionarios togados: el primero sería el general Belisario,
conquistador de Rávena. Más a la izquieda: guardia personal con crismón en
escudos.
Emperatriz Teodora lleva un cáliz de oro. Va precedida por dos dignatarios de la
Corte, seguida de Antonia, esposa del general Belisario y su hija Juana. Cierran el
Cortejo doncellas de la emperatriz. San Vital de Rávena, s. VI.
El emperador Justiniano encargó la construcción de San Vital en Rávena, a Juliano
Argentarius. La iglesia responde al modelo más difundido de la iglesia bizantina
con planta octogonal y decorada con mosaicos en su totalidad, en los que, entre
otras representaciones, aparecen Teodora y Justiniano con sus respectivos
séquitos como protectores de la iglesia o esta representación, donde aparece
Cristo imberbe -tal y como se muestra en las catacumbas- sobre el mundo,
representado por medio de una esfera azul.
Iglesia San Vital, Rávena.
Capitel.
Cordero Místico. San Vital, Rávena.
Iglesia de San Apolinar el
Nuevo (Ravena). Cortejo de
santas
Fecha:550 h.
Este mosaico de San Apolinar el Nuevo
representa a un procesión de santas
portando una corona y separadas por
palmeras con dátiles, que se dirigen,
desde Classe -puerto de Rávena- hacia la
Virgen María, que está acompañada por
los Reyes Magos.
El mosaico del s. XI representa la escena
de la donación imperial a la Gran Iglesia
de Santa Sofía de Constantinopla en el
marco de la fórmula iconográfica estable.
Originariamente representaba a Zoe con
su primer marido Romanos III. El arte de
este panel marca el triunfo del grafismo
que se manifiesta a la vez en ciertas
miniaturas salidas del taller de la corte. La
cabeza y la mano con la que bendice
Cristo, son reveladoras en este sentido y la
misma tendencia se aprecia en el
tratamiento de los vestidos. En cuanto a
los emperadores, los vestidos e insignias
de poder son tratados como obras de
orfebrería, esmaltadas y tapizadas de
perlas y cabujones, llegando a formar una
coraza espléndida.
En la parte sur de la galería alta de Santa
Sofía de Constatinopla encontramos a un
Cristo Pantócrator en mosaico del s. XIII,
considerada una de las obras maestras del
arte bizantino. La figura de Cristo
bendiciendo destaca por la espiritualidad
de su expresión y el refinado modelo,
empleando el autor un matizado colorido.
ICONOS
-Pintura sobre tabla. Se desarrolló
después de las luchas iconoclastas debido
a la piedad popular y al surgimiento del
iconostacio de madera (Iconostasis,
mampara que oculta al sacerdote durante
la consagración, inferior decorado por
íconos). Hasta s. XII habían de madera,
piedra y mosaico. Desp madera
(preparados con manos de yeso más
lámina de oro, se pintaba con temple al
huevo)
Iconostasio bizantino (Muro que separa las
naves del altar y suele estar cubierto
literalmente de iconos)
Temple:
Técnica pictórica que diluye colores
en agua templada (con huevo). Se
puede aplicar sobre muro y tabla y
se puede retocar en frío (a diferencia
del fresco)
Para la mentalidad bizantina los íconos
(pinturas de la divinidad o santos) eran
mucho más que una simple pintura, como
ocurre en el arte occidental. Pues más una
representación, eran la divinidad misma
hecha materia, una teofanía (una
revelación de lo divino) que se aproxima
mucho a lo que significaban las reliquias
en el mundo occidental (restos de
santos, objetos que estuvieron en contacto
con Cristo como la madera de la cruz o la
Virgen María y sus lágrimas o las propias
gotas de su leche).Esta característica hará
que cambie todo, desde su creación hasta
su propia contemplación, siendo incluso la
causa de una cruenta guerra que duró casi
dos siglos.
Así, los pintores han de ser monjes o
personas sumamente cercanas a la
divinidad, que se sean lo suficientemente
puros para que su mano sea guiada por lo
divino, pues ellos sólo serán un simple
instrumento a través del cual se
manifiesta lo oculto, lo maravilloso. No nos
debe, por tanto, extrañar las numerosas
exigencias que debe cumplir un pintor
antes de ponerse a su trabajo. A los
lavados rituales (para conseguir una
limpieza espiritual) se unirán las oraciones,
ayunos y penitencias que aseguren a la
persona una preparada para su
sometimiento a lo transcendente.
Trinidad. Una iconografía exclusiva de
Bizancio
Por otra parte, la escasa importancia de lo individual, humano o subjetivo hará
que las fórmulas y técnicas evolucionen poco, pues la personalidad del artista
apenas importa. Por ello aún hoy se siguen pintando iconos casi desde la misma
manera que en el siglo VIII, con unos modelos y fórmulas de representación casi
inmutables.
Todo esto crea una forma de representación poco naturalista (pues se dibuja a
Dios, la idea de Dios, y no la Naturaleza, lo visto por los ojos), siendo las figuras
frontales , con escaso gusto por el detalle realista, reducido claroscuro, hieráticos
(sin demasiado expresión que los humanizaría y les quitaría ese carácter sacro),
iconografías repetitivas, numerosos simbolismos (la Virgen lleva siempre “MP
OY”, abreviatura de Madre de Dios, y Cristo lleva “IC XC”, abreviatura de
Jesucristo, o también “O N”, que significa "el que es", el Todopoderoso
(Omnipotente o Pantocrator, según sea en latín o griego respectivamente…)
Pantócrator. Tesalónica.
S. XIV
Quizás lo más característico de ellos sea
su fondo dorado, hecho con delgadísimas
laminillas de oro denominadas pan de oro
que se pegan sobre el soporte. Con ellas
el paisaje natural se elimina,
sustituyéndose por una luminosidad difusa
que tanta influencia tendrá sobre toda la
pintura gótica que lo utilizará hasta que el
Renacimiento redescubra el paisaje
San Jorge, s. XV.
ARQUITECTURA: SANTA SOFÍA DE CONSTANTINOPLA
• Mejor ejemplo de arquitectura bizantina y la obra
más importante de la época.
• Ordenada por Justiniano para sustituir la basílica
constaniniana destruida por un incendio. Construida
por Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto (532-536).
• Posee eje longitudinal (= basílica cristiana).
• Parte central de la nave principal: cuadrado coronado por una
enorme cúpula sobre pechinas. Reforzada en sentido
longitudinal por dos semicúpulas y éstas por otras dos.
• Sentido transversal: descansa sobre grandes arcos que
transmiten el peso a los enormes pilares de los ángulos del
cuadrado.
• Este sistema permite la construcción de:
- una enorme cúpula de gran altura
- unos muros-cortina en los que pueden abrirse hileras de ventanas.
• Importancia simbólica de la luz en arte bizantino:
– Interior cubierto de mosaicos, mármoles y planchas de cobre.
– Sentido mágico, dinámico, aparentemente frágil y muy sólido.
• Es un tipo de iglesia de corte:
– Edificio unido al Palacio Imperial.
– Presenta una tribuna alta para que los cortesanos puedan observar el
altar (lugar sagrado). En uno de sus lados se situaba el emperador.
• Espacio:
– Su planta integra el espacio longitudinal de la basílica paleocristiana
con el espacio central potenciado por la gran cúpula.
– Es complejo. Bruno Zevi opina que se dilata continuamente: la
superficie de los muros huye del centro del edificio, se lanza hacia el
exterior en un movimiento centrífugo que abre y dilata el espacio
interno.
•
•
•
•
•
•
•
•
Cúpula: flota entre luces entrecruzadas.
40 ventanales – láminas de alabastro.
Mármoles.
Columnas forradas en mármol.
Muros y bóvedas con ventanales.
Miles de lámparas.
Destellos de los mosaicos.
Fieles se sienten poseídos por la sabiduría divina y se
elevan al reino de los cielos.
Procopio definió al espacio interior así : "Todos
estos elementos, sabiamente ajustados en el
espacio, suspendidos unos y otros, y reposando
solamente en las partes adyacentes a ellos,
producen una destacable y única armonía en el
conjunto; y hacen difícil para el espectador el
que detenga su mirada en alguno en concreto
por largo tiempo, pues cada detalle atrae
rápidamente la atención en sí mismo. De este
modo, la mirada gira constantemente alrededor
y los espectadores son incapaces de
seleccionar un elemento que sea más digno de
admiración que otro".
Descargar

ARTE PALEOCRISTIANO Y BIZANTINO - HdelArte