• Algo benéfico… “…gracias a
Dios”.
• Algo no benéfico… “…sólo Dios
sabe porque me sucedió esto”.
• Algo no benéfico… “…esto
sucedió porque tenía que
suceder.”
Desde Génesis – Apocalipsis… Dios
demanda alabanza.
Isaías 43:7 y 21 “ …todos los
llamados de mi nombre para
gloria mía los he creado…este
pueblo he creado para mí; mis
alabanzas publicará.”
Isaías 43:1-7
Existe en el pasaje una
alentadora exhortación
para el pueblo de Israel
a no temer sino a
confiar en Jehová.
El cuidado de Dios para
con sus hijos, no es una
casualidad sino una
realidad.
¿Qué lecciones podríamos
encontrar en este pasaje que
nos aclaren el por qué Dios
tiene cuidado de sus hijos?
Consideremos tres
lecciones emanadas de
este texto.
A. Se fundamenta en su
derecho de autoría. (1ª)
B. Se fundamenta en una
b
relación personal. (1 )
Conscientes de que Dios
nos cuida porque somos
su máxima creación.
Veamos en segundo
lugar…
A. Establece que no
seremos inmunes a las
aflicciones. (Cuando
pases…aguas…fuego).
B. Establece protección en
las aflicciones. (2-6)
1. Porque el es el único que
puede ayudarnos. (2,3)
2. Porque para Él somos
algo especial. (4)
Siendo que Dios nos cuida y
nos promete protegernos
durante las aflicciones,
veamos en tercer lugar..
A. Infundir fortaleza. (No
temas…)
B. Infundir una convicción.
(…para mi gloria)
El cristiano no es inmune a las
aflicciones, ni al sentimiento de
dolor o de angustia que puede
experimentarse en su diario
vivir.
Por su propia naturaleza él
tiene que batallar las
turbulencias emocionales.
Dios sabe esto, y por eso nos da
palabras de aliento y de
esperanza, esperando que
cada uno tome el reto de hacer
lo que Él nos pide.
Descargar

Diapositiva 1