La Grand Place de Bruselas es, sin duda alguna, una de las
más bellas de toda Europa.
Rodeada por edificios renacentistas, en ellos podemos admirar
elementos flamencos, italianos, y sobre todo, una
impresionante cantidad de elementos decorativos de gran
belleza.
El Ayuntamiento, el fastuoso Palacio de los Duques de
Brabante, la Maison du Roi o la casa de Victor Hugo son
edificios de gran valor arquitectónico.
Cada dos años se monta en la plaza una alfombra de flores. Los
horticultores de Gante, especializados en el cultivo de las
begonias, se encargan de su elaboración, dándole, en cada
participación, una forma y dibujo distinto.
Para que las flores se mantengan frescas durante los cuatros
días que están expuestas, las begonias se colocan
directamente sobre el pavimento, sin tierra alguna, y se riegan
durante la noche. También se utilizan pasto y corteza de
árboles para aportar color.
La alfombra de flores, ocupa gran parte de la Grand Place( la plaza
mide 110 m. x 68m.) Se calcula que se emplean aproximadamente
300 begonias por metro cuadrado
Resulta impresionante. Uno de los espectáculos que no se pueden
dejar escapar si se visita la zona. Es digno de admirar el colorido, y
la imaginación que se pone en su elaboración, y cómo le da brillo y
aun más esplendor a la plaza.
La mejor forma de apreciarla es desde el balcón del Ayuntamiento
porque desde allí , en las alturas se puede observar en detalle todo
el dibujo completo de la alfombra,distinto en cada ocasión.
La primera alfombra de flores fue creada en 1971 con el objeto de
promover a las begonias.
En las siguientes fotos hay diversos diseños que corresponden a distintos
años en que se realizó esta muestra.
Descargar

Diapositiva 1