CIENCIAS SOCIALES
3
La Revolución
Francesa
y la era napoleónica
La Revolución Francesa
La Revolución Francesa y la era
napoleónica
• El inicio del movimiento popular:
hacia la monarquía constitucional
• La revolución se radicaliza:
la Convención y el régimen del Terror
• El Directorio y el ascenso de Napoleón
• Del Consulado al Imperio
• La declinación del Imperio y el final
de Napoleón
La Revolución Francesa
Las causas de la
revolución
•
•
•
•
La profunda crisis
económica provocada
por la carestía y el alza
de los precios de los
alimentos.
La bancarrota fiscal
debido al derroche de
la corte y las guerras.
La injusta carga
tributaria aplicada al
tercer estado y su poca
participación en la
política.
La influencia de las
ideas de la Ilustración.
Las clases populares, agobiadas
por el peso de los impuestos…
… buscaron a través de la
revolución cambiar el orden
social.
La Revolución Francesa
Los Estados
Generales
Frente a la grave crisis
económica y el fracaso de
las medidas económicas
propuestas por sus
ministros, Luis XVI decidió
convocar a los Estados
Generales.
Los Estados Generales
eran una asamblea
consultiva formada por
representantes de los tres
estamentos sociales: la
nobleza, el clero y el tercer
estado.
Sesión inaugural de los Estados Generales en el Palacio de Versalles,
el 5 de mayo de 1789.
La Revolución Francesa
De Asamblea Nacional a Asamblea
Constituyente
Los representantes del Tercer
Estado estaban en desacuerdo
con el sistema de votación.
Por ello, junto con algunos
miembros de la nobleza y el
clero, decidieron declararse
como Asamblea Nacional.
El 20 de junio de 1789, los
integrantes de esta asamblea
hicieron el Juramento del
Juego de la Pelota, por el cual
se comprometieron a no
separarse hasta aprobar una
Constitución.
El 9 de julio, la Asamblea
Nacional se transformó en
Asamblea Constituyente.
El Juramento del Juego de la Pelota, de Jacques Louis David.
La Revolución Francesa
El inicio de la
revolución
La escasez de alimentos, el
despliegue de tropas en Versalles
(lugar de reunión de la Asamblea
Constituyente) y el temor de un
complot aristocrático desató la furia
del pueblo parisino, que tomó por
asalto la fortaleza de La Bastilla el
14 de julio de 1789.
Posteriormente, la Asamblea
Constituyente abolió los privilegios
señoriales y el 26 de agosto aprobó
la Declaración de los Derechos del
Hombre y del Ciudadano.
El asalto a la Bastilla, prisión y símbolo del absolutismo,
se convirtió en el emblema de la revolución.
Preámbulo de la Declaración de los Derechos del
Hombre y del Ciudadano.
La Revolución Francesa
Crisis interna y guerra
exterior
En junio de 1791 la familia real decidió huir del país,
pero fue detenida en Varennes y obligada a volver a
París.
En setiembre, la Asamblea promulgó una
Constitución, que convertía a Francia en una
monarquía constitucional.
Las potencias extranjeras se sintieron amenazadas
porque temían que la revolución se extendiera
hasta sus territorios, y por ello le declararon la
guerra a Francia.
Esto provocó la sospecha de un pacto entre el rey
y los monarcas extranjeros, por lo que el 10 de
agosto de 1792 el pueblo asaltó las Tullerías,
palacio en el que se encontraba la familia real.
La Revolución Francesa
Crisis interna y guerra
exterior
Regreso de la familia real a París.
La Revolución Francesa
La revolución se radicaliza: la
Convención
Una vez promulgada la
Constitución, se convocó a una
nueva asamblea:
la Convención. Sus miembros
estuvieron agrupados en tres
sectores políticos:
• los girondinos;
• los jacobinos (o montañeses); y
• la llanura.
Estos grupos se alternaron en
el gobierno de la Convención.
Durante el predominio de los
girondinos, estos declararon la
abolición de la monarquía y el
establecimiento de la república,
y condenaron a muerte a Luis XVI.
Ejecución de Luis XVI (21 de enero de 1793).
La Revolución Francesa
El gobierno del
Terror
Las medidas tomadas por la
Convención dieron origen a la
formación de la primera coalición
de las monarquías europeas contra
Francia.
Por otro lado, la crisis interna y el
descontento popular llevó a los
jacobinos o montañeses al poder.
La figura central durante esta etapa
fue Maximilien de Robespierre.
Maximilien de Robespierre.
Durante el gobierno de Robespierre,
conocido como régimen del Terror,
se ejecutó a unas 50 000 personas
bajo el cargo de enemigas de la
revolución.
Las víctimas del terror
(1794).
La Revolución Francesa
El
Directorio
En este periodo, los ejércitos
franceses consiguieron vencer en
distintas campañas a la coalición
europea.
En ellas destacó Napoleón
Bonaparte, quien se encargó de
dirigir la guerra
y la ocupación de Egipto.
La respuesta a la política
expansionista del Directorio fue la
formación de la segunda coalición
europea.
Ante la inestabilidad interna y el
peligro exterior que acechaba a
Francia, Napoleón dio un golpe de
Estado el 9 de noviembre de 1799.
Esto llevó a la disolución del
Directorio y al establecimiento
del Consulado.
Batalla de las Pirámides, pintura de Antoine Gros.
La Revolución Francesa
El
Consulado
Napoleón llevó a cabo un amplio
programa de reformas internas.
En cuanto a la política exterior,
emprendió un ambicioso plan de
conquistas militares.
Los franceses triunfaron en
Marengo (Italia) y Hohenlinden
(Austria); al no poder vencer a
Inglaterra, firmaron con este
imperio el Tratado de Amiens
(1802).
Sin embargo, en 1803 la paz
establecida con Inglaterra se
rompió. Ello, sumado a las
conspiraciones de varias
regiones francesas, planteó a
Napoleón la necesidad de
fortalecer su poder.
Napoleón, retrato de Jacques Louis
David.
La Revolución Francesa
Napoleón,
emperador
Tras ser consagrado
emperador de los franceses,
Napoleón concentró sus
esfuerzos en la difusión de
los principios de la
revolución: la implantación
de las ideas liberales, la
redacción de Constituciones
y la adopción de reformas en
la Iglesia.
En el ámbito externo tuvo
que enfrentar sucesivas
coaliciones de los Estados
Europeos. Su política
expansiva llegó a su máximo
apogeo en 1812.
La coronación de la emperatriz
Josefina.
La Revolución Francesa
El gran imperio napoleónico
(1812)
La Revolución Francesa
La declinación del
imperio
En 1812, luego de llegar a
su máxima expansión, se
inició la caída del imperio: en
España la población se
levantó contra las tropas
francesas y en Rusia
sufrieron una catastrófica
derrota.
Una nueva coalición,
integrada por Inglaterra,
Rusia, Austria y Prusia,
derrotó a Napoleón en
Leipizig en 1813. El
emperador fue exiliado a la
isla de Elba.
Napoleón a su regreso de
la isla de Elba.
La Revolución Francesa
El imperio de los Cien
Días
En marzo de 1815,
Napoleón recuperó el
poder por un breve
periodo, conocido como
los “Cien Días”. Fue
derrotado en forma
definitiva en la batalla de
Waterloo.
Napoleón fue confinado
por los ingleses a la isla
de Santa Elena, donde
murió en 1821.
Napoleón en Santa Elena.
Descargar

La Revolución Francesa - Patricio Alvarez Silva