Amparo Martínez López
Artemisia Gentileschi es considerada en la actualidad como la primera
mujer pintora en la historia.
Hija del pintor Orazio Gentileschi, quien reconoció su talento, nació en
Roma en 1593. Desarrolló sus cualidades artísticas en el taller de su padre.
Su primer cuadro “Susana y los viejos”, lo pintó cuando contaba 16 años.
El pintor Agostino Tassi , su maestro en el aprendizaje de la perspectiva la
violó a los 19, hecho que marcó parte de su vida.
Artemisia Gentileschi fue una de las pocas pintoras del periodo barroco
que pudo trabajar y vivir como artista, contando con el apoyo de
importantes mecenas. Vivió en distintos lugares: Roma, Florencia, Londres
y Nápoles.
Su obra, marginada de los libros de historia hasta hace dos décadas, es
bien conocida en la actualidad.
Se conservan sólo 34 de sus pinturas, y muchas de ellas han sido
atribuidas a sus contemporáneos masculinos.
Murió hacia 1656 en Nápoles
Autorretrato como mártir (1615)
Alegoría de la pintura
Autorretrato de Artemisia
Retrato de Artemisia
Autor desconocido
ALGUNOS DATOS BIOGRÁFICOS
1593 - Nace Artemisia el 8 de julio en Roma
1605 - Muere la madre
1612 - Agostino Tassi es acusado de violación
1612 - Artemisia se casa con Pietro Antonio di Vincenzo Stiattesi en noviembre.
1614 - Se trasladan a vivir en Florencia.
1616 - Artemisia se convierte en un miembro oficial de la Academia de Dibujo
1621 - Regresa a Roma
1626 - Se traslada a Nápoles (año aproximado), donde vivió hasta 1638
1638 - Acude llamada por su padre para trabajar en la Corte Inglesa del Rey Carlos I
1639 - Muere Oracio Gentileschi
1641 - Artemisia abandona Inglaterra al estallar la Guerra Civil, regresando a Nápoles
1653/56 - Muere en Nápoles, posiblemente a consecuencia de una Peste que asoló la ciudad
Oracio Gentileschi fue seguidor de
, creador del
, estilo en el que Artemisia se educó.
CARACTERÍSTICAS:
Realismo: Los personajes de sus cuadros, son representados sin idealización alguna.
Luz: Artemisia, como pintora tenebrista representa los objetos o personajes sobre un fondo oscuro e ilumina
algunos de ellos mediante un intenso foco de luz. Se crean así fuertes contrastes lumínicos que sirven además para
centrar la atención del espectador sobre las personas u objetos que la pintora quiere.
Sus mejores cuadros son sobrios, en ellos prescinde de los fondo con paisajes o arquitecturas y utiliza como telón de
fondo un único color sobre el que resaltan unos pocos personajes.
En muchos de los cuadros aparecen
, es decir objetos, telas en las que hace un auténtico
estudio de calidades.
Un elemento muy propio del Barroco y que Artemisia utiliza es
que infiere dramatismo y fuerza al
tema tratado.
suelen ser abiertas, con preferencia de los esquemas compositivos en aspa, diagonales.
de Artemisia, es como en la mayor parte de los pintores de la época, preferentemente religiosa,
pero el protagonismo de sus cuadros lo tienen las mujeres, heroínas bíblicas o históricas como Judith, María
Magdalena, Cleopatra o Lucrecia.
Se trata de la primera obra de una artista
que pese a su juventud, 16 años,
demuestra una calidad de pintora
consagrada. Tal es así, que pese a tener
la fecha y la firma de la autora, durante
mucho tiempo se atribuyó a la mano de
su padre.
La historia de Susana es la de una joven
que se dispone a bañar. Sorprendida por
unos viejos ricos, éstos le hacen
proposiciones deshonestas utilizando
argumentos económicos y de poder, que
la muchacha rechaza.
La composición y luminosidad del cuadro
nos recuerdan todavía al Renacimiento o
a la Escuela de Bolonia.
Judith decapitando a Holofernes (1612-1613)
Museo de Capodimonte, Nápoles
Judith decapitando a Holofernes (1620)
Galería de los Uffizi, Florencia
El TEMA DEL CUADRO
Artemisia pintó varios cuadros, en los
que representó el mismo tema: Judith y
Holofernes, escogiendo el momento
más duro de la representación, es decir
el instante en que la protagonista
ayudada por su criada, corta la cabeza
de Holofernes.
La elección de esta temática tenía un
doble significado: el bíblico por un lado
y el alegórico; el poder del débil frente
al fuerte y de la inteligencia sobre la
fuerza bruta
El detalle y el drama
La composición y la perspectiva
La iluminación del
cuadro
“El foco de luz”
La historia de Judith y
Holofernes tuvo su
continuación, como si de
escenas de una película se
tratase, con otros
dos cuadros que Artemisia
realizó después de cada uno
de los que hemos visto.
En ambos elige el momento
en que las dos mujeres
recogen la cabeza de
Holofernes y expectantes
atisban que nadie impida su
huída.
Judith y su doncella (1613-18)
Palacio Pitti - Florencia
Como en el caso anterior, observamos
en ambos las características típicas del
tenebrismo. Al igual que en los lienzos
de Judith y Holofernes el segundo
resulta más barroco y teatral que el
primero.
Judit y la sirvienta con la cabeza de Holofernes (1625)
The Detroit Institute of Arts.
Artemisia se represente en el momento de pintar,
concentrado todo su interés en el lienzo. La postura
es difícil, parece que va a salir del cuadro, la cabeza
se aproxima al espectador y el cuerpo se aleja. Abre
los brazos en semicírculo, sosteniendo en su mano
izquierda la paleta mientras que con la derecha
sostiene el pincel. La luz destaca la cara, el escote y
la mano
La simbología de los objetos
Pelo desordenado: Símbolo del
momento de creación artística
La Cadena: Símbolo de la
fidelidad a la naturaleza
Autorretrato como alegoría de la pintura – 1630/38 ¿?
La Máscara: Símbolo de
la traición
OTROS CUADROS
La mano derecha de Artemisia
Magdalena penitente, 1630/32
Descargar

Artemisia Gentileschi -(1593-1653/56) La primera pintora