Una hija se quejaba a su padre
acerca de la vida, y se lamentaba
de que las cosas
no le salían bien.
No sabía cóomo hacer para
seguir adelante pues se sentía
desfallecer y se iba a dar por
vencida.
Estaba cansada de luchar y
luchar, sin obtener ningún
resultado.
Parecía que cuando solucionaba
un problema, aparecía otro.
Su padre, un chef de cocina,
la llevó al lugar de trabajo.
Allí tomó tres ollas con agua,
y las colocó en el fuego.
Pronto el agua de las tres
ollas comenzó a hervir.
En una colocó zanahorias,
en otra colocó huevos y en
la ultima colocó
granos de café.
Las dejó hervir.
Sin decir una palabra,
sólo miraba y le sonreía a su
hija mientras esperaba.
La hija esperó impacientemente, preguntándose
qué estaría haciendo su padre.
A los 20 minutos el padre apagó el fuego.
Sacó los huevos y los colocó en un recipiente, sacó las zanahorias y las puso
en un plato y finalmente colocó el café en un tazón.
Mirando a su hija le dijo: “Querida, ¿qué ves?”
“Huevos, zanahorias y café”,
fue su respuesta.
La hizo acercarse y le pidió que tocara las
zanahorias. Ella lo hizo, y notó
que estaban blandas.
Luego le pidió que tomara un huevo y lo
rompiera, después de quitarle la cáscara;
observó que el huevo estaba duro.
Luego le pidió que probara el café; ella
sonrió mientras disfrutaba de una
exquisita taza de la deliciosa bebida.
Sorprendida e intrigada, la hija preguntó:
“¿Qué significa todo esto, padre?”
Él le explicó que los tres elementos
habían enfrentado la misma adversidad:
¡agua hirviendo!
Sólo que habían reaccionado
de forma diferente.
La zanahoria llegó al agua
fuerte, dura; pero después
de pasar por el agua
hirviendo, se había hecho
blanda y fácil de deshacer.
Los huevos habían llegado
al agua frágiles, su cáscara
fina protegía su interior
líquido; pero después de
estar en el agua hirviendo,
se habían endurecido.
Los granos de café,
sin embargo, eran
únicos: después de
estar en agua hirviendo,
habían cambiado el
agua.
“¿Cuál de los tres elementos eres
tú? Cuando la adversidad llama a
tu puerta, ¿Cómo respondes?”,
le preguntó a su hija.
“¿Eres una zanahoria que parece
fuerte, pero cuando la fatalidad y
el dolor te tocan, te vuelves débil y
pierdes tu fortaleza?”
“¿Eres un huevo, que comienza
con un corazón maleable, con
un espíritu fluido, pero después
de una muerte, una separación
o un despido, se ha vuelto duro
e inflexible?”
“Por fuera te ves igual, pero
¿eres amargada y rígida,
con un espíritu y un corazón
endurecido?”
“¿O eres un grano de café?
El café cambia al agua hirviendo,
el elemento que le causa dolor.
Cuando el agua llega al punto
máximo de ebullición, el café
alcanza su mejor sabor y aroma.”
“Ojalá logres ser como el grano de
café, que cuando las cosas se
pongan mal, tú puedas reaccionar
en forma positiva, sin dejarte vencer
por las circunstancias y hagas que
las cosas a tu alrededor ¡mejoren!”
“Que ante la adversidad
exista siempre una luz que
ilumine tu camino y el de
todas las personas que te
rodean.
Que puedas siempre
esparcir e irradiar con tu
fuerza, optimismo y alegría
el “dulce aroma del café”
Para que nunca pierdas ese
olor grato e inagotablemente
que solo tú sabes transmitir a
los demás.”