TRATADOS
INTERNACIONALES
1
El 2 de febrero de 1825 Manuel José García, Ministro Secretario en los
Departamentos de Gobierno, Hacienda y Relaciones Exteriores del
Ejecutivo Nacional –ejercido por el Gobernador de la Provincia de
Buenos Aires, General Juan Gregorio de Las Heras- y Woodbine
Parish, Cónsul General de S.M.B. en las Provincias Unidas del Río
de la Plata, firmaron en Buenos Aires un Tratado que establece lo
siguiente:
Habrá “perpetua amistad” ente los “dominios y súbditos” de Su
Majestad Británica y los “territorios” de las Provincias Unidas del
Río de la Plata y sus habitantes.
Habrá una recíproca libertad de comercio. Los habitantes de los dos
países podrán llegar segura y libremente con sus buques y cargas a
todos los “parajes”, “puertos” y “ríos”, “entrar en los mismos” y
“permanecer y residir” en cualquier parte de los dichos territorios.
Podrán alquilar casa y almacenes para su tráfico y “disfrutar de la
más completa protección y seguridad para su comercio”.
“Los habitantes de las Provincias Unidas del Río de la Plata” podrán
acceder a los dominios de S.M.B. fuera de Europa para realizar “la
misma libertad de comercio y navegación”.
2
No se impondrán mayores derechos en los territorios de S.M.B. a los
artículos de producción, cultivo o fabricación de las Provincias
Unidas del Río de la Plata y en las Provincias Unidas del Río de la
Plata no se impondrán otros derechos mayores a los artículos de
producción, cultivo o fabricación de los dominios de S.M.B.
Con respecto a la “extracción” de artículos de los “territorios” o
“dominios” de cada una de las partes contratantes se aplicará el
mismo principio.
Ni tampoco se impondrán derechos de prohibición a la extracción o
introducción de artículos “que no correspondieran igualmente a
todas las otras naciones”.
Los buques británicos de más de 12 toneladas no pagarán en las
Provincias Unidas del Río de la Plata derechos mayores (por
tonelaje, salvamento, avería o naufragio) que los que pagaren los
buques de las Provincias Unidas del Río de la Plata del mismo
porte en los puertos de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
3
Los artículos de producción, cultivo o fabricación de los dominios de
S.M.B. o de las Provincias Unidas del Río de la Plata, transportados
en buques de las Provincias Unidas del Río de la Plata o en buques
británicos, que se introduzcan en Gran Bretaña o que se
introduzcan o extraigan en las Provincias Unidas del Río de la
Plata, tanto por importación cuanto para exportación, pagarán los
mismos derechos.
Buque británico es el construido en los dominios de S.M.B. que se
halle “tripulado”, “matriculado” y “poseído” con arreglo a las leyes de
la Gran Bretaña. Buques de las Provincias Unidas del Río de la
Plata son buques “construidos en los territorios de dichas
Provincias” debidamente matriculados y poseídos por los
ciudadanos de las mismas o cualquiera de ellos (el art. I dice
“habitantes”) y cuyo capitán y tres cuartas partes de la tripulación
sean ciudadanos de las dichas Provincias Unidas del Río de la
Plata.
4
Todo “comerciante”, “comandante de buque” y “demás súbditos de
S.M.B.” tendrán en “territorios de las Provincias Unidas” la misma
libertad que los naturales de ellas para manejar sus asuntos
comerciales.
No se les puede obligar a emplear a naturales de las Provincias Unidas
del Río de la Plata como corredores, factores, agentes o intérpretes,
ni se los obliga a emplear ninguna persona para dichos fines.
Ni pagarles salario ni remuneración alguna a menos que quieran
emplearlos. Concediéndose en todos los casos entera libertad a los
compradores o vendedores para fijar precios de productos que se
extraigan o introduzcan en las Provincias Unidas del Río de la
Plata.
5
En todo lo relativo a carga y descarga de buques, seguridad de
mercaderías... disposición de propiedades de toda clase y
denominación, por venta, donación, cambio o de cualquier otro modo,
“como también de la administración de justicia” los súbditos y
ciudadanos de las dos partes contratantes, gozarán en sus respectivos
dominios de los mismos privilegios, franquezas y derechos como la
Nación más favorecida”... estarán exentos de todo servicio militar...
De todo empréstito forzoso, de exacciones o requisiciones militares, ni
serán obligados a pagar ninguna contribución ordinaria, bajo pretexto
alguno, mayor que las que pagaren los súbditos naturales o
ciudadanos del país.
6
Ambas partes podrán nombrar cónsules en los dominios o territorios de
la otra.
Para la mayor seguridad del comercio entre los “súbditos” de S.M.B. y
los “habitantes” de las Provincias Unidas del Río de la Plata en caso
de “interrupción o rompimiento” entre las dos partes contratantes
(Ejemplo GUERRA POR MALVINAS de 1982) los “súbditos” y
“habitantes” tendrán el privilegio de permanecer y continuar el
tráfico entre ellos. Sus propiedades no estarán sujetas “ni a
embargo” “ni a secuestro” “ni a ninguna otra exacción”.
Los súbditos de S.M.B. en las Provincias del Río de la Plata no serán
inquietados por su religión.
Podrán tener iglesias y capillas para su culto.
Podrán tener cementerios propios.
Asimismo los ciudadanos de las Provincias Unidas del Río de la Plata
tendrán en los dominios de S.M.B. una libertad limitada de
conciencia “en las casas de su morada” o “en los sitos de su culto”
“en conformidad con el sistema de tolerancia establecido en los
dominios de S.M.B.”. Proselitismo religioso No.
7
Los súbditos de S.M.B. en las Provincias Unidas del Río de la Plata
tendrán derecho a disponer libremente de sus propiedades de toda
clase “en la forma que quisieren” “o por testamento” y “en caso que
muriere algún súbdito británico”... “tendrá derecho a nombrar
curadores que se encarguen de la propiedad del difunto”... “sin
intervención alguna” “dando noticia conveniente a las autoridades del
país recíprocamente”.
“Deseando ansiosamente la abolición total del comercio de esclavos,
las Provincias Unidas del Río de la Plata se obligan a cooperar con
S.M.B.”... “y a prohibir a todas las personas residentes en las Dichas
Provincias Unidas... De tomar parte alguna en dicho tráfico”.
El presente tratado será ratificado y las ratificaciones canjeadas
en Londres dentro de cuatro meses, o antes si fuese posible.
Manuel José García
Woodbine Parish Cónsul General
8
• SITUACION ECONOMICA 1890
• Las inversiones extranjeras de capital privado alcanzaban en1890
unos 85 millones de libras esterlinas que representaban 429
millones de pesos no se puede calcular las remisiones de
ganancias al exterior pero deberían ser cuantiosas.
• A esto se le debe sumar el 7% de garantía sobre capital invertido en
ferrocarriles, que el gobierno se comprometió a pagar.
Además debe considerarse la remesa de divisas de los inmigrantes a
sus países de origen, y las divisas gastadas en el exterior por los
turistas que según el calculo hecho por Pellegrini en 1890 era de 10
millones de pesos oro.
Lo mas importante el signo negativo del comercio exterior, que llego a
los 41 millones de pesos oro, siendo el noveno año consecutivo
desfavorable
El premio del oro llegaba al 209% mientras que a pesar de la cantidad
de circulante existía gran iliquidez la crisis estallaría en cuanto se
cortara el flujo de prestamos del exterior.
La desconfianza gano el mercado cuando la Banca Baring no pudo
vender más los títulos públicos argentinos.
9
Los bancos comienzan a declararse en bancarrota,
se exigían las deudas a la Argentina que no podía cumplir,
La Banca Baring debió cerrar sus puertas siendo salvada de la
liquidación por un préstamo negociado por Argentina a la banca
Rothschield.
El premio del oro creció al 364%, las acciones de los bancos
especialmente las del Banco Nacional cayeron un 90%.
Decía Carlos Pellegrini: “El honor de la patria esta comprometido al
endeudamiento irresponsable”.
Se comienzan las tratativas para la negociación de un acuerdo, con los
acreedores, un comité del Banco de Inglaterra encabezado por el
barón Rothschield.
El prestamo soluciono la situacion de la Banca Baring al borde de la
quiebra y las medidas de ajuste del gobierno de Pellegrini
perjudicaron en mayor medida al propio gobierno y a los
trabajadores, comerciantes y a los especuladores de tierras y
valores mobiliarios.
10
En el siguiente periodo el Presidente Luís Sáenz Peña
sigue las negociaciones iniciadas en el gobierno anterior
y debido a
la situación de quiebra del país el ministro Romero
presenta un informe sobre la situación económica y
financiera.
Este informe genera las bases del acuerdo con Rothschild:
se evita pagar deuda con mas deuda por esto se realiza
una reprogramación y una quita, con la obligación de no
pedir crédito por 4 años.
11
LOS TÉRMINOS DEL ACUERDO DE ROMERO:
Suspensión de las amortizaciones hasta 1901
Repartir anualmente 1.564.000 libras entre los acreedores en
concepto de pago total de los dividendos
(que se veían rebajados durante 5 años
del 6,7 y 8% a menos del 4%)
Entrega de medio millón a las empresas ferroviarias en concepto
de garantías, a diferencia de lo solicitado,
( estimadas en 12 millones)
De las deudas provinciales se hacia cargo la Nación las que
tendrían el mismo régimen de quitas y espera que las
nacionales.
No habría comisiones.
12
Romero negoció con los acreedores en forma directa, y si bien los
términos del acuerdo fueron criticados tanto en Buenos Aires como
en Londres, éste funcionó porque fue un compromiso entre
intereses que, mas allá de sus diferencias, tuvieron en común la
voluntad de mantener el proceso de comercio e inversión entre la
Argentina y Gran Bretaña.
Los méritos principales del arreglo logrado por Romero fueron que
orientó productivamente los excedentes de renta del Estado
argentino, resolvió el problema de las deudas provinciales asumidas por el gobierno nacional- y puso fin a las garantías
ferroviarias otorgadas por el gobierno argentino.
En enero de 1896 el Congreso Nacional autorizó una emisión de
bonos de 50 millones de pesos oro al interés del 4%, con
amortización del ½%, con el objetivo de pagar todas las cuentas
pendientes derivadas de las garantías y rescindir todos los
contratos de garantías ferroviarias posibles mediante la
negociación.
13
• Como resultado de estos esfuerzos del gobierno argentino, cinco
compañías aceptaron abultadas sumas en reemplazo de las
garantías estatales y dos fueron compradas, logrando reducirse las
posibles demandas por garantías ferroviarias en un 50%.
• Después de 1905 no se acordó garantía o subsidio de ninguna
clase a ninguna compañía ferroviaria.
ALGUNAS CONSIDERACIONES
Desde 1891 comienza a mejorar la balanza de pagos por la
disminución de las importaciones y al aumento de las
exportaciones, a pesar de que los precios estaban en baja, se
expandía la producción agropecuaria.
También se había creado el Banco de la Nación Argentina sobre la
base de la organización del Banco Nacional, que va a tener un rol
importantísimo en la financiación del gobierno y de las actividades
económicas y comerciales
14
• TRATADO OYHANARTE D’ABERNON Y ROCA – RUNCIMAN
• Debido a la dependencia económica argentina de los flujos
comerciales y de capitales el primer impacto de la crisis se produjo
en el sector externo.
• Las balanzas de pagos de 1930 y1931 fueron realmente deficitarias
las exportaciones disminuyeron en un 36% y las importaciones solo
en un 14%.
• Año
exportaciones
importaciones
saldo
• 1928
2.396.608.299
1.901.608.474
494.999.825
• 1929
2.167.599.813
1.959.084.898
208.514.915
• 1930
1.395.691.317
1.679.960.782
-284.269.465
• 1931
1.455.814.660
1.173.828.311
281.986.349
• 1932
1.287.782.498
836.264.536
451.517.962
• 1933
1.120.841.512
897.148.929
223.692.583
• 1934
1.438.433.978
1.109.032.444
328.501.534
• 1935
1.569.349.057
1.174.981.223
394.367.834
• 1936
1.655.712.396
1.116.710.894
539.001.402
15
• Debido a esta balanza de pagos y con la necesidad de impedir la
fuga de divisas y asegura el pago de las deudas se implemento una
política de control de cambios.
La creación de una Comisión de control de cambios que tiene por
objetivo fijar el valor de la divisa para asegurar el pago de las
obligaciones financieras externas.
• Un sistema de permisos de cambio que distribuía las divisas
disponibles en función de una lista de prioridades en la que figuraba
en primer termino el pago de la deuda, luego las importaciones
imprescindibles (materias primas para la industria nacional,
combustibles, bienes de consumo indispensables)
• En 1933 se creo un doble mercado de cambios, como consecuencia
de ello la balanza comercial paso de un déficit de 284 millones a, en
1936, un superávit de 539 millones. Aumentando también el nivel de
reservas bancarias.
• Hasta 1937 dura la bonanza para volver a caer en crisis en 1938.
16
1920 - se trata de obtener un acuerdo bilateral con Gran Bretaña para
activar el comercio entre los dos países.
1922 - Gran Bretaña comienza a comprar más, a sus propias colonias
y en 1932 se reunieron en Ottawa, en la Conferencia del
Commonwealth,
(comunidad de naciones britanicas), recientemente creada, para
establecer y acordar las “Preferencias Imperiales”.
Esto perjudicó ampliamente a sus mayores proveedores Argentina y
Uruguay que no podían perder a su mayor comprador.
ACUERDO OYHANARTE – D’ABERNON
Entre Lord D’Abernon y el canciller OYHANARTE, arribaron a un
acuerdo, en el gobierno de Irigoyen, por el cual se estableció un
crédito reciproco por 100 millones de pesos oro para la compra de
material ferroviario por parte de nuestro país, a cambio de carnes y
cereales.
Con este acuerdo también se reactivaron industrias británicas que
estaban en declinación y no podían resistir la competencia de las
pujantes industrias de las otras potencias.
El lema comprar a quien nos compre – (a pesar de sus altos precios)17
El tratado no fue aprobado por el Congreso pero si estuvo en vigencia
y fue ratificado por el siguiente acuerdo Roca- Runciman.
Continua la depresión mundial afectando seriamente al sector
ganadero, disminuyendo las matanzas, el consumo externo, y
cayendo además los precios internacionales. Por otro lado como
consecuencia del control de cambios argentino las ganancias de las
compañías británicas no tenían posibilidad de ser remitidas
comenzando a acumularse en Buenos Aires, mientras el aumento
de gravámenes de exportación aumentaba preocupando a los
exportadores británicos cuyos productos gozaban de franquicias.
La sociedad Rural solicita entonces al gobierno de Justo, se envié una
delegación diplomática para solucionar el problema del comercio de
carnes con Inglaterra.
18
El gobierno manda a Julio A Roca hijo, a Londres, en 1933,
vicepresidente de la Nación.
Las pretensiones británicas eran:
Una asignación preferencial de las divisas,
Un desbloqueo de fondos congelados y
Una reducción de los aranceles.
A cambio de esto estaba dispuesta a aceptar la suspensión temporaria
del pago del servicio de deuda externa.
La Argentina pedía que no se redujera la cuota chilled o carne enfriada,
y que el gobierno local mantuviera el control de esa cuota.
Sin embargo la firma del polémico convenio no trajo ventajas para la
Argentina, se aseguro solo un 10% menor que la cantidad
importada en 1932, pero se concedía una participación a los
frigoríficos nacionales para la exportación de carnes mediante una
cuota del 15% que tardo varios años en cumplirse.
19
• A cambio de esto Gran Bretaña logro obtener las divisas necesarias
para hacer frente a las remesas corrientes al Reino Unido, en un
volumen igual a las ventas de productos argentinos, un tratamiento
preferencial a las inversiones inglesas, se aceptan no incrementar
los aranceles a las importaciones, como el carbón e incluso una
reducción a algunos productos ingleses.
• Los acuerdos financieros, que acompañaron al convenio,
“empréstitos de desbloqueo” establecieron un plan de emisión de
bonos de largo plazo y a un interés razonable para poder
reestructurar las deudas anteriores, dinero bloqueado por no contar
con el cambio suficiente para hacer las correspondientes remesas,
los títulos o bonos eran entregados a los que poseían fondos
bloqueados, esos bonos eran canjeados en los bancos estatales
destinándolo a la amortización de la deuda flotante , por esto se
pudo mantener el pago de la deuda a diferencia de los países
Latinoamericanos.
20
El gobierno mantuvo así el servicio de la deuda a diferencias de otros
países latinoamericanos que suspendieron los pagos.
Las consecuencias: el acuerdo solo beneficiaba a una parte de la
sociedad argentina.
Debido al carácter oligopolio de los frigoríficos y la falta de control
estatal en el negocio les permitía controlar los precios y ejercer
pleno control sobre el poder de compra clasificando las reses y
manejando los precios de manera arbitraria.El 29 de septiembre de 1933 se aprobó la ley que crea la Junta
Nacional de Carnes y la creación del Frigorífico Nacional de la
Capital y de la Corporación Argentina de Productores de Carne
(CAP).
Mientras los precios de las carnes en Inglaterra subían a los ganaderos
se les pagaba cada vez menos, esto genera que en 1934 Lisandro
de La Torre pida la creación de una comisión de investigación de
maniobras perjudiciales para los productores.
21
La constante negativa de la Anglo a entregar los cálculos de los costos
de producción, generaba sospechas hasta que un grupo de
estibadores denuncian que las planilla son enviadas a la casa
matriz.
Finalmente la comisión informa de las irregularidades, que tienen
cómplices dentro del gobierno dejando pasar estas situaciones y
ahogando con los controles a los frigoríficos nacionales.
CONCLUSION.
Esto nos muestra que siguen repitiéndose los errores en nuestras
administraciones, que con sus decisiones solo muestran la
preferencia por lo externo, privilegios para el pago de las deudas en
detrimento del crecimiento y desarrollo industrial del país.
22
Convención y protocolo, firmado en Londres el 1° de mayo
de 1933, entre el gobierno del Reino Unido de Gran
Bretaña e Irlanda del Norte y el gobierno de la República
Argentina.
El gobierno del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda
del Norte y el gobierno de la República Argentina,
reafirmando su común propósito de mantener y
perfeccionar el tratado de amistad, comercio y
navegación firmado en Buenos Aires, el 2 de febrero de
1825, y, considerando que, para acrecentar y facilitar el
intercambio comercial entre la República Argentina por
una parte y el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda
del Norte por la otra,
23
CONVENIO DE CREDITO MUTUO PARA EL
INTERCAMBIO COMERCIAL.
Firmado: Buenos Aires, 8 de Noviembre de 1929.
Vigencia:
SÍNTESIS: 1. Crédito a favor del Gobierno Argentino.- 2. Crédito a
favor del Reino Unido.- 3. Adquisición de materiales mediante el
crédito.- 4. Adquisición de productos argentinos mediante el crédito
abierto a favor de Gran Bretaña.- 5. Procedimiento a seguir.- 6.
Adquisición por parte de la República Argentina, de materiales
ferroviarios.- 7. Adquisición por parte de Gran Bretaña de cereales o
productos argentinos.- 8. Entrega de materiales a la República
Argentina.- 9. Recepción de cereales y productos argentinos en
Gran Bretaña.- 10. Vigencia del presente convenio.
24
El Gobierno de Gran Bretaña y el Norte de Irlanda y el Gobierno de
la Nación Argentina teniendo deseos de facilitar el intercambio
comercial recíproco entre sus respectivos países, acuerdan
mutuamente lo siguiente:
Artículo 1°
El Gobierno del Reino de la Gran Bretaña y del Norte de Irlanda
dispondrá lo necesario para que se abra el crédito a favor del
Gobierno de la Nación Argentina hasta el equivalente en libras
esterlinas de cien millones de pesos moneda nacional ($100.000.m/n de c/l) durante dos años, contados desde la fecha de entrar en
vigor El presente acuerdo, para los ferrocarriles Argentinos del
estado y otras reparticiones nacionales.
Artículo 2°
El Gobierno de la Nación Argentina, a su vez, tomará las medidas del
caso para abrir un crédito por igual suma y tiempo a favor del
Gobierno del reino Unido, para la adquisición, por las personas
designadas por el gobierno del Reino Unidos, de cereales y otros
productos de la República Argentina adquiridos después de entrar
en vigor el presente acuerdo.
25
Artículo 3°
El Gobierno de la Nación Argentina, o su representante en
Londres, podrá girar sobre el crédito citado en el artículo
primero, y previa entrega de los documentos de embarque
correspondientes para el pago de los materiales que
adquiera.
Artículo 4°
El Gobierno del Reino Unidos, o las personas que designará en
la República Argentina, podrá girar sobre el créditos citado en
el artículo segundo y previa entrega de los documentos de
embarque correspondientes las sumas necesarias para el
pago de los productos comprados en la República Argentina.
26
Artículo 5°
Es entendido que las sumas retiradas bajo los créditos
citados en el artículo primero y artículo segundo deberán, en
lo que sea factible, coincidir, en cuanto a las fechas y los
importes y que representantes de cada Gobierno trabajarán
en colaboración a fin de asegurar esto y así evitar diferencias
en los tipos de cambio y dificultades sobre el interés.
Artículo 6°
El Gobierno de la Nación Argentina, o su representante en
Londres, adquirirá por licitación o compra directa de las
fábricas británicas, los materiales ferroviarios o de otra clase
que necesite, dentro del importe del crédito citado en el
artículo primero.
27
Artículo 7°
El Gobierno del reino Unido o las personas en la
República Argentina que designará, adquirirán cereales
u otros productos de la República Argentina dentro del
importe del crédito citado en el artículo segundo.
Artículo 8°
El gobierno de la Nación Argentina dispondrá, por
intermedio de un representante autorizado, aceptar
antes del embarque la entrega de materiales adquiridos
en el reino unido previa inspección y revisación de estos
materiales de acuerdo con las especificaciones.
28
Artículo 9°
El gobierno del Reino Unido dispondrá de las personas en la
Argentina designadas por él den recibido antes del
embarque de los cereales y otros productos a embarcarse
bajo estos créditos.
Artículo 10°
El presente Convenio entrará en vigor en la fecha en que
ambos Gobiernos de común acuerdo fijen.
Hecho en Buenos Aires en dos ejemplares en los idiomas
inglés y español el 8 de noviembre de mil novecientos
veintinueve.
Fdo.: Malcom A. ROBERTSON
Fdo.: Horacio B.
OYHANARTE
29
Convención y protocolo, firmado en Londres el 1° de mayo
de 1933, entre el gobierno del Reino Unido de Gran
Bretaña e Irlanda del Norte y el gobierno de la República
Argentina.
El gobierno del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda
del Norte y el gobierno de la República Argentina,
reafirmando su común propósito de mantener y
perfeccionar el tratado de amistad, comercio y
navegación firmado en Buenos Aires, el 2 de febrero de
1825, y, considerando que, para acrecentar y facilitar el
intercambio comercial entre la República Argentina por
una parte y el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda
del Norte por la otra,
30
Es convincente completar dicho tratado de 1825 con
algunas disposiciones adicionales concernientes a las
relaciones comerciales entre ambos países, y deseando
concertar una convención con ese objeto, han convenido
lo siguiente.
Art. 1° - 1. El gobierno del Reino Unido, reconociendo
plenamente la importancia de la industria de la carne
vacuna enfriada “chilled beef” en la vida económica de la
República Argentina, no impondrá ninguna restricción a
las importaciones en el Reino Unido de carne vacuna
enfriada procedente de la Argentina, en cualquier
trimestre del año, que reduzca las importaciones a una
cantidad inferior
31
a la importada en el trimestre correspondiente del año
terminado el 30 de junio de 1932, a menos y tan sólo,
cuando a juicio del gobierno del Reino Unido, después de
haber consultado al gobierno Argentino e intercambiado
con éste toda información pertinente, ello fuera necesario
para asegurar un nivel remunerativo de precios del
mercado del Reino Unido; tal restricción no será mantenida
si resultara que las importaciones así excluidas fueran
reemplazadas por aumentos de las importaciones en el
Reino Unido de otras clases de carnes (siempre que no se
trate de embarques experimentales de carne vacuna
enfriada de otras partes de la Comunidad Británica de
Naciones) que vinieran a neutralizar el efecto deseado
sobre los precios.
32
Art. 2° - 1. Siempre que en la República Argentina,
funcione un sistema de control de cambios las
condiciones bajo las cuales se efectuará en cualquier
año, la disponibilidad de divisas extranjeras serán tales
que para satisfacer la demanda para remesas corrientes
de la Argentina al Reino Unido se destine la suma total
de cambio en libras esterlinas proveniente de la venta
de productos argentinos en el Reino Unido, después de
deducir una suma razonable anual para el pago del
servicio de la deuda pública externa argentina (nacional,
provincial y municipal) pagadera en países que no sean
en el Reino.
33
2.- Previa la reserva anterior para el servicio de las deudas
públicas externas, el orden en el cambio en libras
esterlinas así disponible será distribuido entre las
diversas categorías de solicitantes de remesas al Reino
Unido, será resuelta mediante acuerdo entre el gobierno
Argentino y el gobierno del Reino Unido.
3.- Del cambio en libras esterlinas que quedase disponible
de acuerdo con las disposiciones del párrafo 1) anterior,
para las remesas de la Argentina al Reino Unido durante
el año 1933, se apartará el equivalente en libras
esterlinas de $ 12.000.000 m/n, con el fin de realizar
pagos en efectivo hasta un importe a fijarse entre el
gobierno del Reino Unido y el gobierno Argentino con
respecto a cada uno de los casos de saldos en pesos
que, hasta el primero de mayo de 1933, estuvieran
esperando cambio en libras esterlinas para ser remitidos
al Reino Unido.
34
4.- El gobierno Argentino ofrecerá emitir bonos en libras
esterlinas en cambio de los saldos en pesos que
hubiesen quedado al 1° de mayo de 1933, a la espera
de cambio en libras esterlinas para ser remitidos al
Reino Unido, después de haberse agotado, los
12.000.000 m/n, a que se refiere el parágrafo
precedente. Estos bonos serán emitidos a la par, a un
plazo de 20 años, comenzando su amortización a los 5
años de su emisión y devengarán un interés del 4%
anual.
El tipo de conversión y demás condiciones de los bonos
serán convenidos entre el gobierno Argentino y será una
comisión de representantes de los tenedores de los
saldos en cuestión
35
5.- El gobierno Argentino se compromete a que en ningún
caso las solicitudes de cambio para remesas al Reino
Unido, ya sea con respecto a los saldos en pesos o a las
transacciones correspondientes, serán tratadas menos
favorablemente que las solicitudes similares de cambio
para remitir a cualquier otro país.
6.- El gobierno del Reino Unido cooperará en la medida
que le sea posible con el gobierno Argentino a fin
conseguir que la cantidad de cambio en libras esterlinas
obtenido en la Argentina por la exportación de productos
argentinos al Reino Unidos corresponda lo más
exactamente que sea posible con el valor obtenido por
tales productos en el mercado del Reino Unido,
teniéndose debidamente en cuenta las deducciones
necesarias en concepto de fieles, seguros, etc.
36
Art. 3°.- 1. Entre las partes contratantes se concluirá tan pronto como
sea posible, un convenio suplementario que será considerado como
parte integrante y esencial de esta convención, que tendrá
disposiciones relativas a los derechos y otros gravámenes
similares, así como las regulaciones cuantitativas a ser aplicadas a
las mercaderías del Reino Unido en la República Argentina y las
similares a ser aplicadas a las mercaderías argentinas en el Reino
Unido.
2.- Si tal convenio suplementario no se hubiera realizado antes del 1°
de agosto de 1933, cualquiera de las partes contratantes puede, a
pesar de las disposiciones del art. 6°, dar por terminada esta
convención en cualquier tiempo posterior con previo aviso de un
mes.
Art. 4° - 1. Ninguna disposición de la presente convención afectará los
derechos y obligaciones emergentes del tratado de amistad,
comercio y navegación firmado en Buenos Aires el 2 de febrero de
1825.
37
Art. 5° - 1. Las parte contratantes convienen en que cualquier
divergencia que pueda surgir entre ellas relacionadas con la
interpretación o aplicación de la presente convención, será
sometida a pedido de una de las partes a la Corte Permanente de
Justicia Internacional, a menos que en cualquier caso particular las
partes contratantes convengan someter la divergencia a otro
tribunal o resolverla por otro procedimiento.
Art. 6° - 1. La presente convención deberá ser ratificada. Las
ratificaciones deberán ser canjeadas en Londres, tan pronto como
sea posible. Entrará en vigor en la fecha del canje de las
ratificaciones. Quedará en vigencia durante tres años, a partir de la
fecha en que entre en vigor y continuará en vigencia a no ser que
cualquiera de las partes contratantes diese aviso a la otra por vía
diplomática de la terminación de la convención. En este caso la
convención se prorrogará por el término de seis meses, a partir de
la fecha en que se hubiere dado aviso de su terminación.
En testimonio de lo cual los infrascriptos debidamente autorizados al
efecto, han firmado la presente convención y estampado en ella sus
sellos.
38
Dada en Londres en 1° de mayo de 1933, en duplicado, en inglés y
español, siendo ambos textos igualmente auténticos.
Protocolo
En el acto de firmar esta convención, en el día de la fecha, relativa al
intercambio comercial entre el Reino Unido de la Gran Bretaña e
Irlanda del Norte y la República Argentina los plenipotenciarios
infrascritos debidamente autorizados a este efecto por sus
respectivos gobiernos, declaran:
1.- Que el Gobierno Argentino, valorando los beneficios de la
colaboración del capital británico en las empresas de servicios
públicos y otras ya sean nacionales, municipales o privadas, que
funcionan en la República Argentina, consecuente en ello con su
tradicional política de amistad se propone dispensar a tales
empresas dentro de la órbita de su acción constitucional, un
tratamiento benévolo que tienda a asegurar el mayor desarrollo
económico del país y la debida y legítima protección de los
intereses ligados a tales empresas.
39
2.- Que el Gobierno del Reino Unido está dispuesto a cooperar con el
Gobierno Argentino para una conjunta investigación de la estructura
económica y financiera y del funcionamiento del comercio de
carnes, con especial referencia a los medios a adoptarse para
asegurar un razonable beneficio a los ganaderos.
3.- Que en caso de que el Gobierno Argentino, o los ganaderos
argentinos, bajo la acción de una ley especial, tuvieran la
propiedad, control o administración de empresas que no persigan
primordialmente fines de beneficio privado, sino una mejor
regulación del comercio con el propósito de asegurar un razonable
beneficio al ganadero, el Gobierno del Reino Unido estará dispuesto
a permitir a importadores a importar carne proveniente de tales
empresas hasta el 15% de la cantidad total importada de la
Argentina al Reino Unido (tal porcentaje debe incluir las
importaciones actualmente permitidas al Frigorífico Gualeguaychú y
del Frigorífico Municipal de Buenos Aires) sobreentendiéndose que
dichos embarques serán colocados eficientemente en el mercado
por las vías normales, teniendo en cuenta la necesidad de la
coordinación del comercio en el Reino Unido, y toda autorización
concedida por el Gobierno del Reino Unido bajo las disposiciones
del presente párrafo será acordada en tal inteligencia.
40
4.- Que el Gobierno del Reino Unido comunicará periódicamente al
Gobierno Argentino el detalle de todos los permisos acordados,
referentes a la importación de carne de la Argentina.
5.- Que el Gobierno del Reino Unido se compromete a no restringir las
importaciones en el Reino Unido de menudencias comestibles de la
Argentina, a no ser que el volumen de tales menudencias de sus
procedencias sobrepase la relación normal con otras carnes
importadas de la Argentina.
6.- Que es intención del Gobierno Argentino:
a) Mantener libres de derechos el carbón y todas las otras mercaderías
que actualmente se importan en la Argentina libres de derechos;
b) Con respecto a las mercaderías en que una proporción considerable
de las importaciones en la Argentina, provenga del Reino Unido y
respecto de las cuales se le han sometido las proposiciones
propuestas correspondientes de reducción de derechos aduaneros
volver en general a las tasas y aforos de tales mercaderías en vigencia
en 1930, hasta donde lo permitan las necesidades fiscales y el interés
de las industrias nacionales; y además en los casos pertinentes, efectuar
modificaciones en la clasificaciones respecto a las cuales el Gobierno del
Reino Unido ha hecho proposiciones;
41
c)
Entablar conversaciones con el Gobierno del Reino Unido a objeto de
considerar los medios para mantener la actual situación del carbón del
Reino Unido en el mercado argentino.
7.- Que el Gobierno Argentino se compromete en lo que respecta a las
mercaderías a que se refiere el párrafo 6 anterior, a no imponer, mientras
esté pendiente la conclusión del acuerdo suplementario, ningún nuevo
derecho, ni aumenta los existentes, ya sea por aumentos de tasas o por
aumento de aforos, o por aumento en la sobretasa temporaria del 10%, o
por aplicación de la sobretasa a mercaderías a las cuales no se la aplica
actualmente, o por cualquier otro medio.
8.- Que el propósito del Gobierno del Reino Unido;
a) No imponer nuevos derechos o aumento de derechos a la carne, bacón,
jamones, trigo, lino, maíz y extracto de quebracho importado de la
Argentina en el Reino Unido.
b) No establecer limitaciones cuantitativas sobre las importaciones en el
Reino Unido de trigo, maíz, lino, afrecho y afrechillo, rebacillo, lana en bruto
“premier jus”, sebo sin refinar, cerda, tripas y extracto de quebracho;
c) En el caso de establecerse regulaciones cuantitativas sobre mercaderías
no mencionadas en el inciso b) anterior, se dará un tratamiento equitativo a
aquellas mercaderías importadas de la Argentina en el Reino Unido.
42
9.- Que el Gobierno del Reino Unido se compromete, mientras esté pendiente
la conclusión del acuerdo suplementario a no imponer o aplicar nuevos
derechos de la clase a que se refiere el inciso a) del párrafo 8 anterior.
10.- Que el Gobierno Argentino designará una comisión especial a cuyas
deliberaciones serán invitados a tomar parte representantes del Gobierno
del Reino Unido, con el objeto de explicar y discutir el punto de vista de su
gobierno. Esta comisión examinará las proposiciones hechas por el
Gobierno del Reino Unido a que se refiere el párrafo 6 anterior, y preparará
el acuerdo suplementario a que se refiere el art. 3° de la convención a fin
de que pueda ser completada antes del 1° de agosto de 1933.
11.- El conjunto de dicha convención, incluyendo los párrafos precedentes de
este protocolo, entrará en vigor provisionalmente desde la fecha de su
firma, con excepción de las disposiciones del párrafo 4 del art. 2° de la
convención relativo a la emisión de estos bonos no es necesario que se
efectúe hasta que se realice el acuerdo suplementario a que hace
referencia el art. 3°.
Dado en Londres, el 1 de mayo de 1933 en duplicado en inglés y español –
Julio A. Roca – W. Runciman.
Sanción: 28 de julio de 1933.
Promulgación: 31 de julio de 1933.
43
TRATADO ANGLO-ARGENTINO DE PROMOCION Y PROTECCION
DE INVERSIONES FIRMADO EN LONDRES EL 11 DE
DICIEMBRE DE 1990
Definiciones Art.1 define a las inversiones que se realizaron antes y
después del convenio, abarcando las relativas a acciones,
sociedades inmuebles títulos de crédito relacionados con
inversiones, derechos de propiedad intelectual, concesiones
comerciales….
Art.2 Protección inversiones: cada parte promoverá y creara
condiciones favorables para que inviertan en los países los
capitales de ambos contratantes.
Art 3: Se someterá a la clausula de país más favorecido a las
inversiones y ganancias de inversores de la otra parte contratante.
Ninguna parte someterá a la otra en un trato menos favorable que a las
de su propio país,
44
Art 4 Indemnizaciones por perdida: los inversores que estén en
territorio de la otra parte serán resarcidos de igual manera que lo
realicen con sus propios inversores en caso de guerra o conflicto o
rebelión o insurrección en caso de otorgar indemnizaciones o
resarcimientos.
Art.5: Expropiación: las inversiones de inversores de una parte
contratante no puede ser expropiada, nacionalizada o sometida a
medidas de utilidad publica estando en territorio de la otra parte
contratante.
Art 6: 1 Cada parte contratante garantizara a los inversores de la otra
parte contratante la transferencia sin restricción de sus inversiones
y ganancias.
2. Se efectuarán sin demora y en moneda convertible en la cual
el capital originariamente invertido.
45
Art.6 continua..
3. En caso de dificultades extraordinarias cada parte podrá ejercer el
derecho de regirse por sus propias normas legales.
4. Se considerara en todo momento la garantía de transferencia de los
dividendos distribuidos a sus accionistas pagados con los ingresos
de las exportaciones de la respectiva sociedad comercial.
Art.7: Excepciones: referido al trato no menos favorable no se obligara
a dar concesiones o de tratamientos preferenciales o privilegios
provenientes:
De uniones aduaneras existentes o futuras, acuerdos regionales
acuerdos bilaterales o convenios o acuerdos internacionales
relacionados con tributación…
De este articulo se obtiene que no quieren ser sometidos a
tratamientos especiales o cesión de derechos que se pueden
conceder a otros convenios….
Art 8: las controversias relativas a una inversión si no son resueltas
amistosamente serán de competencias los juzgados del país donde
se realizo la inversión.
46
Las controversias serán sometidas a tribunal internacional en los
siguientes casos:
A solicitud de una de las partes;
Al termino de 18 meses de no ser resuelta por los tribunales del país
donde esta la inversión.
Cuando la decisión tomada por el tribunal del país no logra dirimir la
contienda;
Cuando ambas partes así lo decidan.
Art. 9: Las controversias con la interpretación o la aplicación de los
artículos debe ser dirimida por vía diplomática.
Si no se logra resolver la controversia se solicitara la intervención de
un tribunal arbitral.
Art 10 .Subrogacion: Si una de las partes contratantes o el organismo
designado realizara un pago por indemnizacion otorgado respecto
de una inversion quien recibe la indemnizacion reconocera por
cesion todos los derechos y lo reconocera por ley.
Art 11. Aplicación de otras normas: se aplicaran las nuevas normas si
estas son mas favorables a las ya empleadas en este convenio.
47
Art 12: Extensión territorial: Este convenio puede extenderse a todos
los territorios de los que el Gobierno del Reino Unido sea
responsable según se acordara entre las partes.
Art 13 Entrada en vigor: Cada parte notificara por escrito a la otra del
cumplimiento de los requisitos constitucionales exigidos para la
entrada en vigor del presente convenio.
Art 14: El presente convenio tendra vigencia por un periodo de 10
años. Posteriormente continuara en vigencia hasta la expiracion de
un periodo de doce meses contados a partir de la fecha en que una
de las partes haya notificado a la otra su denuncia por escrito.
HASTA AQUÍ LA FIRMA DEL CONVENIO.
Este convenio fue ampliado con declaraciones conjuntas de control del
atlantico sur aquí se agregan los articulos donde se detalla el
espacio donde se puede navegar o no.
48
III - SUBORDINACION DE LAS FUERZAS ARMADAS
ARGENTINAS A LAS FUERZAS ARMADAS BRITANICAS
En el artículo cuarto la delegación británica anuncia la decisión de su
gobierno de “dejar sin efecto la Zona de Protección establecida
alrededor de las islas Malvinas (Falkland Islands)”.
Este artículo, que fue publicitado como un logro del gobierno argentino,
exhibe en cambio una supremacía total de Gran Bretaña sobre el
territorio de nuestro país y una hegemonía no disimulada sobre la
conducción política e institucional de la Argentina. En efecto desde
el momento en que Inglaterra adquiere el derecho de Controlar
todos los actos de las Fuerzas Armadas de la República Argentina
(conforme lo establece el artículo 5 2 A — B y C del Tratado) es
innecesario que se mantengan efectivos militares, navales y aéreos
de Gran Bretaña para defender a las Islas Malvinas de un eventual
ataque de las Fuerzas Armadas Argentinas.
49
Con esta estipulación el Tratado ha reconocido lisa y llanamente el
derecho posesorio inglés sobre el Archipiélago de Malvinas.
En el artículo quinto (5°) se consignan los derechos que adquiere Gran
Bretaña sobre las Fuerzas Armadas de la República Argentina. Los
mismos se precisan en los siguientes ítem:
5- A:
Se procede a establecer un “Sistema Transitorio de
Información y Consulta Recíprocas sobre los movimientos de las
unidades de sus Fuerzas Armadas en áreas del Atlántico
Sudoccidental”. Las precisiones sobre este “Sistema Transitorio”
cuyo tiempo de duración no se determina, se hallan especificadas
en el Anexo 1 del Tratado. Allí encontramos las disposiciones
siguientes:
50
Artículo 5° - A: Remisión al Anexo 1 del Tratado que determina lo
siguiente:
Anexo 1 - 1: SISTEMA DE COMUNICACION DIRECTA. Tiene por
objetivos:
“A”: Aumentar el conocimiento recíproco de las actividades militares en
el Atlántico Sur.
Como puede verse el conocimiento recíproco de las actividades
militares excede el referido a las Islas Malvinas y su zona de
exclusión marítima. Comprende cualquier quehacer militar en el
Atlántico Sur. Incluye por lo tanto a toda la actividad militar no
referida específicamente al litigio por las Islas Malvinas usurpadas.
“B”: Autoridades Militares Respectivas. En este aspecto se dispone que
Autoridades Militares han de ser las siguientes:
51
“C” y “D”: En estos acápites se acuerda un plan de vinculaciones entre
las Autoridades de las Partes que han sido consignadas en el
Tratado. Esto se hará por medio de transmisiones radiotelefónicas y
de télex.
De conformidad con el texto de lo aquí estipulado el Ejército Argentino
no podrá participar directamente de esas transmisiones porque en
el Tratado no reviste el carácter de Autoridad Militar de la República
Argentina.
Anexo I — II: DEFINICION DE UNIDADES
El tratado determina que son buques o aeronaves de las Partes los
que lleven signos exteriores que los individualicen como tales, que
se hallen bajo el mando de un oficial cuyo nombre figure en el
escalafón de la Fuerza y cuente para su operatividad con una
tripulación sometida a la disciplina de la Fuerza respectiva, esto es
Armada o Fuerza Aérea.
Es obvio que para poder tener por acreditados estos requisitos es
imprescindible el intercambio del escalafón de todo el personal de
jefes y oficiales de la Armada y de laFuerza Aérea tanto de Gran
Bretaña cuanto de la República Argentina como también el listado y
calidad de revista de las tripulaciones de buques y aeronaves.
52
Anexo I- III: INFORMACION RECIPROCA SOBRE MOVIMIENTOS
MILITARES:
La República Argentina y Gran Bretaña se han de proporcionar por
escrito y con veinticinco (25) días de anticipación la información
correspondiente al movimiento de sus Fuerzas Navales y de sus
Fuerzas Aéreas y de los ejercicios que verifiquen unas y otras
dentro de las siguientes áreas:
PARA LAS FUERZAS ARGENTINAS DENTRO DE LAS SIGUIENTES
COORDENADAS:
1) 46 8 — 63 W: que es el espacio marítimo que se extiende siguiendo
el paralelo 46 8 que cruza Comodoro Rivadavia con el meridiano 63
W (aproximadamente a 350 kilómetros al Este de Comodoro
Rivadavia).
2) 50 5 — 63 W y 50 8 — 64 W: que es el espacio marítimo que se
extiende siguiendo el paralelo 50 5 que cruza Puerto Santa Cruz
hasta su intersección con el meridiano 63 W y el meridiano 64 W
(aproximadamente a 350 y 300 kilómetros al Este de Puerto Santa
Cruz).
53
5) 53 8 — 64 W y 53 8 — 63 W: que es el espacio marítimo que se
extiende siguiendo el paralelo 53 5 que cruza la Bahía de San
Sebastián al Norte de Tierra del Fuego hasta su intersección con los
meridianos 64 W y 63 W (aproximadamente a 300 y 350 kilómetros
al Este de la Bahía de San Sebastián al Norte de Tierra del Fuego).
4) 60 S—63W y 60 S—20W: que es el espacio marítimo que se
extiende siguiendo el paralelo 60 8 que pasa cerca de las Islas
Orcadas en la Antártida hasta su intersección con el segmento que
va desde el meridiano 20 W (esto hace una extensión de
aproximadamente 3.500 kilómetros al Este del meridiano 63 W que
pasa cerca de las Islas Shetland del Sur).
PARA LAS FUERZAS BRITANICAS DENTRO DE LAS SIGUIENTES
COORDENADAS:
Desde el paralelo 40 S, que pasa al Sur del delta del Río Colorado en
la provincia de Buenos Aires, hasta el paralelo 60 S, que pasa cerca
de las Islas Orcadas en la Antártida, hasta la intersección de ambos
paralelos (40 y 60 Sur) con el meridiano 20 W . El meridiano 20 W
pasa aproximadamente a 3.000 kilómetros al Este de las costas de
la República Argentina.
54
Como es fácil advertir, mientras los buques y aeronaves que se
desplacen por la plataforma continental argentina han de estar
subordinados a un fácil y seguro control británico, los buques
ingleses que naveguen desde nuestras costas hasta el meridiano
20 W no estarán sometidos a igual control argentino. Ello porque
nuestro material naval y aéreo de defensa es mucho más reducido
en efectivos que el británico, como es de público conocimiento.
Con esto Gran Bretaña se convierte en un estado ribereño con la
Argentina y se consolidan los títulos ingleses de posesión del
Archipiélago de Malvinas.
Para el ejercicio del “control recíproco” establecido en el punto “2” de
este Capítulo III del Anexo 1 se determina que las Partes se
notificarán recíprocamente con una antelación mínima de 48 horas
de la identificación, rumbo y propósito del desplazamiento de los
buques y aeronaves que prevean acercarse a las costas a menos
de 50 millas náuticas por mar o a menos de 70 millas náuticas por
aire.
55
En síntesis tenemos:
— Los buques y aeronaves argentinos deben informar con veinticinco
(25) días de anticipación y por escrito todo desplazamiento de
unidades que se extienda más allá de 350 kilómetros al Este de
Comodoro Rivadavia, de Puerto Santa Cruz o de Bahía San
Sebastián en Tierra del Fuego. Y también todos los
desplazamientos que se hagan a través del paralelo 60 5 (que pasa
algunos kilómetros al Norte de las Islas Orcadas) desde el
meridiano 63 W (que pasa en las cercanías de las Islas Shetland
del Sur) hasta su intersección con el meridiano 20 W (que pasa
aproximadamente a 1.000 kilómetros al Este de las Islas Sandwich
del Sur).
— Los buques y aeronaves británicos deben informar con veinticinco
(25) días de anticipación y por escrito, todo desplazamiento de
unidades que circule dentro del espacio marítimo comprendido
entre el meridiano 20 W y las costas argentinas y los paralelos 40 S
(que pasa al Sur del delta del Río Colorado — provincia de Buenos
Aires) y 60 S (al Norte de las Islas Orcadas). Esto determina, en
medidas de superficie, una sección del Atlántico Sur de
aproximadamente seis millones de kilómetros cuadrados.
56
Los buques británicos que se aproximen a 50 millas náuticas de las
costas argentinas o las aeronaves británicas que se aproximen a 70
millas náuticas de las costas argentinas notificarán 48 horas antes
su identificación, el rumbo que han de llevar y los propósitos que
persigue su desplazamiento. Esto es recíproco para buques y
aeronaves argentinos. Tal lo preceptuado en el Anexo 1, Capítulo III,
punto “2”.
Anexo I — IV: Este capítulo establece que la verificación de los
buques y aeronaves se llevará a cabo por unidades de las Partes
contratantes y también por medio de comunicación directa.
Anexo I — V: Acuerda a Gran Bretaña y a la República Argentina
recíprocamente visitas a las “bases militares” (sic) y a las “unidades
navales” (sic).
La facultad que acuerda este Capítulo V del Anexo 1 de inspeccionar
Unidades Militares no condice con la exclusión que se hace en el
Capítulo I del Anexo 1 del Ejército Argentino como Autoridad Militar
respectiva.
57
Anexo I — VI: Determina la aplicabilidad de la práctica internacional
en las cuestiones que se susciten.
Anexo I — VII: Establece reuniones anuales de las Partes para evaluar
el funcionamiento del sistema.
Con todos estos controles la República Argentina pasa a ser un
país cuyo litoral marítimo de aproximadamente dos mil (2.000)
kilómetros cuadrados y su espacio aéreo respectivo queda —sin
límite de tiempo— sometido al control permanente de la Royal Navy
y de la Royal Air Force. No tenemos noticia de que ningún Jefe de
las Fuerzas Armadas, ni en actividad ni en retiro, haya formulado
alguna crítica a estas increíbles normatividades.
Artículo 5°- B: Por este artículo se conviene en “Establecer un Sistema
de Comunicación Directa entre las Islas Malvinas (Falkland Islands)
y el territorio continental.. aumentando el conocimiento recíproco de
las actividades militares en el Atlántico Sudoccidental, Anexo f’.
.
58
Esta parte “B” del artículo quinto complementa y reafirma el objetivo
final que se persigue en materia militar. No sólo se busca una
“información” y “consulta de las Fuerzas Armadas Argentinas y
Británicas sino establecer una “comunicación directa” entre las Islas
Malvinas y el Territorio Continental que incremente el “conocimiento
recíproco” de las actividades militares en el Atlántico Sudoccidental.
Como puede verse esta área geográfica excede en una extensa
amplitud geográfica al Archipiélago de Malvinas y a la actual Zona
de Exclusión. Abarca todo el Atlántico Sudoccidental. El Atlántico
Sudoccidental en la actual reformulación geopolítica del mundo es
un área decisiva en la confrontación Norte— Sur Por lo tanto su
control por una potencia rectora del Hemisferio Norte como es
Inglaterra, con el consentimiento del país que es titular del espacio
territorial y marítimo que conduce a la Antártida, crea la posibilidad
de que nuestro país pueda ser epicentro de un serio y grave
enfrentamiento internacional. En efecto, en 1991 habrá de reunirse
la Conferencia Antártica Internacional que deberá resolver la
distribución de los catorce millones (14.000.000) de kilómetros
cuadrados que conforman el Continente Antártico cubierto de hielo.
59
Más importante que tener la titularidad de una parte del continente a
distribuir es el dominio del corredor terrestre y marítimo que
conduce a la Antártida. Y ese corredor está integrado por la
Patagonia Argentina y por el Mar Antártico Argentino que se
extiende desde el Sur de Tierra del Fuego e Islas de los Estados
hasta las Islas Orcadas del Sur que se hallan situadas a la altura del
paralelo 60 Sur. Tal es la zona del Tratado Anglo-Argentino del 15
de febrero de 1990. En consecuencia, la “comunicación directa” del
Archipiélago de Malvinas —usurpado por Gran Bretaña— con el
Territorio Continental Argentino y el “conocimiento de las actividades
militares” de nuestro país que el Tratado les concede a los
británicos son un arma decisiva para la conquista jurídica y fáctica
de la Antártida en la Conferencia Antártica de 1991.
Las implicancias de lo firmado en Madrid el 15 de febrero de 1990
constituyen pues un peligro real e inminente que se suma a las
cuantiosas calamidades que soporta la Nación Argentina.
60
Artículo 5°- C: En esta parte del artículo quinto (5°) se conviene
“Acordar un conjunto de reglas de comportamiento recíproco para
las unidades de sus respectivas fuerzas navales y aéreas que
operen en proximidad, Anexo II”.
En este aspecto el Anexo II determinaba este procedimiento:
- Las unidades navales y aéreas evitarán cualquier movimiento que
pueda ser interpretado de “hostil”.
- Las unidades navales operarán de manera tal que demuestren
claramente sus intenciones.
- Las unidades aéreas evitarán interferencias mutuas.
- No podrán efectuarse ataques simulados ni emplearse radares de
control de tiro por unidades de una Parte sobre unidades de la otra
Parte.
No se usarán reflectores para iluminar puentes de navegación.
- Las unidades navales y aéreas evitarán la ocultación de luces.
- No se interferirán sistemas de comunicaciones.
- Ante hechos que preocupen a una de las Partes se realizará de
inmediato intercambio de informaciones.
61
Artículo 5°- D: Aquí se conviene en “Acordar procedimientos para
casos de emergencia para realizar salvamentos marítimos y aéreos
en el Atlántico Sudoccidental (ver Anexo III). Este Anexo III al que
remite esta parte del artículo quinto (5°) adjudica al Comando de las
Fuerzas Británicas en las Islas Malvinas (Falkland) la coordinación
de los salvatajes marítimos con Ushuaia y la coordinación de los
salvatajes aéreos con Comodoro Rivadavia.
Artículo 5°- E: En esta parte se determina “Establecer un sistema de
intercambio de información sobre seguridad y control de la
navegación marítima y aérea (ver Anexo IV).
En el Anexo IV aquí referido se determina que la actividad conjunta de
las dos Partes abarca una extensa enumeración de informaciones,
control de la navegación aérea y marítima, alerta, búsqueda,
salvamento, estudios meteorológicos, aterrizaje de emergencia para
las dos Partes y para aeronaves de terceras potencias y
comunicación permanente sobre estado de aeropuertos.
62
Artículo 5°- F: Lo establecido en el artículo quinto (5°) del Tratado
acápites “O, “D”, “E” se complementa con lo normado en este
acápite “F” consistente en mantener inalterable el ‘TRATAMIENTO
BILATERAL” de todos los temas referidos en el Tratado revisando
los resultados a partir de un año de su entrada en vigor.
Artículo 6°: “Los acuerdos descriptos en el punto (o artículo) 5 entrarán
en vigor el 31 de marzo de 1990, fecha en que será instrumentada
la decisión anunciada en el punto 4”.
El punto 4 se refiere a la supresión de la Zona de Exclusión que Gran
Bretaña ha diagramado alrededor de Malvinas.
Todo lo transcripto y analizado hasta aquí nos permite constatar que a
partir del 31 de marzo de 1990 la Patagonia Argentina y el Mar
Austral Argentino serán objeto de una soberanía virtualmente
compartida con Gran Bretaña. La “BILATERALIDAD” de las
relaciones militares entre Inglaterra y la Argentina en esa zona
excluye toda participación para el EJERCITO ARGENTINO.
63
También excluye cualquier participación de terceros Estados y de
organismos internacionales. Es así como la Argentina marítima y
aérea queda en su parte austral bloqueada, vigilada y aislada por la
hegemonía de una Potencia Extracontinental que usurpa un
archipiélago de su territorio y que además es árbitro permanente de
sus fronteras con la República de Chile. TODO ESTO SE HA
CONCEDIDO Y ACEPTADO A CAMBIO DE NADA.
IV - BILATERALIDAD ECONOMICA PESQUERA
El artículo séptimo del Tratado a la UNILATERALIDAD de las Fuerzas
Armadas Argentinas y Británicas adiciona otra “BILATERALIDAD
ECONOMICA” para la explotación pesquera entre el paralelo 45 S y
el paralelo 60 S (aproximadamente la zona marítima que se
extiende desde Puerto Camarones en la provincia del Chubut hasta
las Islas Orcadas en la Antártida). Las Operaciones de las flotas
pesqueras británicas y argentinas intercambiarán informaciones,
estadísticas y evaluaciones sobre la fauna ictícola en esa región
64
Así el alimento que debería proporcionar la fauna marítima a los
argentinos será compartido con Gran Bretaña. Nuestro país se
aviene a compartir una vasta extensión alimentaria que le pertenece
con la potencia extracontinental con la cual ha estado en guerra
hace menos de una década y de la cual ha debido soportar las
Consecuencias de tratados económicos leoninos. TODO ESTO
TAMBIEN SE CONCEDE Y ACEPTA SIN NINGUNA
CONTRAPRESTACION DEL REINO UNIDO. ES DECIR LA
ARGENTINA ADHIERE A TODO A CAMBIO DE NADA.
Mientras tanto la población argentina nativa, víctima de un sostenido
genocidio económico provocado por la perversidad de sus
gobiernos, ha de seguir con la humillación miserable de alimentarse
a través de la caridad Estatal. Con “Cajas del Plan Alimentario
Nacional” o con “Bonos de Solidaridad”. Con limosnas. No con
derechos.
65
El artículo octavo (8°) para otorgar permanencia a la “BILATERALIDAD
DE LAS FUERZAS NAVALES Y AEREAS” Con exclusión del
EJERCITO ARGENTINO, y a la “BILATERALIDAD ECONOMICA
PESQUERA” organiza un “Grupo de Trabajo sobre Asuntos del
Atlántico Sur”. Esta es una administración del condominio que ha
sido formado entre Gran Bretaña y la Argentina a expensas del
pleno dominio que nuestro país, como Nación Independiente —en
virtud del Acta de la Independencia del 9 de Julio de 1816— debe
tener sobre su territorio y mar continental como corresponde a todo
Estado Soberano dentro de la comunidad internacional.
V — BILATERALIDAD COMERCIAL
El artículo noveno (9°) adiciona otra “BILATERALIDAD” referida a
posibilitar las comunicaciones argentinas y los actos comerciales
entre las Islas Malvinas y el Territorio Continental Argentino. De esta
manera, mientras el desplazamiento de los argentinos nativos
dentro del país se aumenta por los “tarifazos”, el aumento semanal
de los combustibles, el levantamiento de los ramales ferroviarios y
el pago de peaje sobre rutas y caminos ya construidos, se
promueven las relaciones comerciales con los usurpadores.
66
Es de observar que si los pocos habitantes de Malvinas son
considerados “argentinos” han de estar liberados del pago de
impuestos aduaneros por los productos británicos que ingresen a
los puertos patagónicos. Con esto la población artificial de los
kelpers arrojados en las Malvinas con el carácter de cuidadores de
la usurpación han de constituirse en argentinos liberados de
contribuciones aduaneras. Con esto la “Bilateralidad Comercial
Anglo-Argentina” será otro elemento multiplicador de los perjuicios
que desde 1976 vienen soportando los productores argentinos. En
síntesis, aunque los kelpers no votaron en las elecciones del 14 de
mayo de 1989, THIS IS THE PRODUCTIVE REVOLUTION IN THE
FALKLAND ISLANDS.
VI— CONCESION ESPIRITUAL PARA LA ARGENTINA
Para que todas estas cesiones de derechos territoriales y económicos
hechas a título gratuito no exhiban su brutal naturaleza de sumisión
a la LEY DEL VENCEDOR EN LA GUERRA DE MALVINAS, el
artículo décimo introduce en el Tratado un eufemismo sentimental.
Es tal el derecho de visita por parte de los “familiares directos” al
cementerio donde reposan las osamentas de los héroes argentinos
de la Guerra de 1982
67
. Todo un sarcasmo que manifiesta la omnipotencia sin concesiones de
la fuerza bestial con que el Imperio Británico mantiene su
hegemonía. Al mismo tiempo un mensaje disuasivo para las
Fuerzas Armadas Argentinas que intenten quebrar —en el
continente o en el archipiélago— la nueva sociedad bilateral angloargentina.
En el artículo undécimo se determina perfeccionar la “bilateralidad” por
medio de un Acuerdo General de Cooperación.
VII— BILATERALIDAD PARA INVERSORES
El artículo duodécimo (12) extiende esta singular sociedad angloargentina a las actividades propias del gobierno argentino en el
Territorio Continental, esto es dentro de la superficie de 2.791.810
kilómetros cuadrados, que es la extensión de tierra que abarcan las
veintitrés (23) provincias federales.
68
En este aspecto elevando al rango de política económica internacional
lo establecido en la ley de privatizaciones N° 23.696 (mal
denominada Ley de Reforma del Estado) este artículo establece la
“PROTECCION RECIPROCA” de las inversiones privadas. Al
parecer tales inversiones serán cuantiosas por parte de Gran
Bretaña, dado que se proyecta en este artículo un Acuerdo de
Promoción y Protección de Inversiones del cual por Supuesto se
hallan excluidos otros países. Con esto se ratifica una vez más el
Tratado Anglo-Argentino del 2 de febrero de 1825 que en su artículo
IX adjudica a los intereses británicos la “cláusula de nación más
favorecida’. Con esta estipulación no se pueden otorgar a otros
terceros países o a sus habitantes prerrogativas que no se
adjudiquen a los británicos (8). De esta manera Inglaterra muy
pronto podrá exhibir una cifra como la que tuvo antes de la Segunda
Guerra Mundial:
el 50% de sus inversiones de capital se hallaba radicado en la
Argentina .
69
El artículo decimotercero induce otro elemento de “BILATERALIDAD”
que virtualmente incorpora todo el territorio argentino al territorio del
Imperio Británico. Por este artículo se suprime la exigencia de
visación para el ingreso de los súbditos ingleses a la Argentina. Es
obvio que esto conlleva a una reciprocidad. Empero, una pregunta
elemental cabe formularse: ¿Qué sentido tiene esta franquicia en un
momento en que los argentinos padecen inanición y sus empresas
están todas en quiebra? ¿O es que se posibilita a los británicos la
visita de inspección a los despojos patrimoniales—estatales y
privados— que podrán adquirir por valores irrisorios?.
VIII- BILATERALIDAD DE POLITICA EXTERIOR
El artículo decimocuarto crea otra “bilateralidad” de actividades angloargentinas. Está referida a una actuación conjunta en las
“instituciones internacionales” para proteger el medio ambiente.
Esta nueva “bilateralidad” ha de ser considerada con la
“bilateralidad” en la represión del tráfico de drogas a que se refiere
el artículo decimoquinto .
70
Este artículo no especifica si la República Argentina podrá combatir el
narcotráfico a través de una acción conjunta con otros países tal
como lo determina el “MEMORANDUM DE ENTENDIMIENTO
SOBRE DROGADICCION” firmado con los Estados Unidos de
Norteamérica el 15 de febrero de 1972 y ratificado por Decreto del
presidente Juan Domingo Perón N° 1495 de fecha 14 de mayo de
1974.
Finalmente, todas estas “bilateralidades” anglo-argentinas referidas a
tantas cuestiones eclosionan en una bilateralidad absoluta y
excluyente en materia de Política Exterior Argentina. El artículo
decimosexto (16) expresa que la actividad del FOREIGN OFFICE y
del PALACIO SAN MARTIN (ministerios de Relaciones Exteriores
de Inglaterra y la Argentina respectivamente) se efectivizarán por
medio de “consultas por la vía diplomática sobre los procesos de
integración en curso, particularmente los de la COMUNIDAD
ECONOMICA EUROPEA Y AMERICA LATINA”.
71
• Este texto tan claro nos exime de otros comentarios. Al postulado
latinoamericano de Perón en cuanto a que “el año 2000 nos
encontrará unidos o dominados”, este extraño documento cuyos
autores se empecinan en no denominar “Tratado” lo reemplaza por
un hecho consumado: “EL AÑO 2000 NOS ENCONTRARA
UNIDOS Y DOMINADOS”.
• Finalmente, el artículo decimoséptimo (17) para que lo acordado por
este documento tenga el carácter de Tratado Obligatorio para
Terceros Estados, determina lo siguiente:
• Ambos gobiernos enviarán conjuntamente el texto de la presente
Declaración y sus Anexos al SECRETARIO GENERAL DE LAS
NACIONES UNIDAS para que sea distribuido como DOCUMENTO
OFICIAL DE LA ASAMBLEA GENERAL Y CONSEJO DE
SEGURIDAD
• “El Reino Unido comunicará esta DECLARACION CONJUNTA a la
Presidencia y a la Comisión de la COMUNIDAD EUROPEA”.
• “La República Argentina hará lo propio con la ORGANIZACION DE
ESTADOS AMERICANOS’.
72
CONCLUSIONES: la bilateralidad de la política militar, la bilateralidad
de la política exterior y la bilateralidad de la política económica que
impone este Tratado determinan el reemplazo de la República
Argentina Independiente por una virtual Confederación AngloArgentina. Incuestionablemente hemos quedado a los pies del león
como lo destacó muy bien un matutino porteño.
La política económica de vaciamiento del patrimonio del Estado
vendiendo por la décima parte de su valor las empresas de
servicios públicos, la política económica de vaciamiento del
patrimonio de los particulares —azotados por impuestos y
gravámenes confiscatorios— y la política salarial de despojo
absoluto de los salarios y jubilaciones constituyen lisa y llanamente
EL PAGO DE LA INDEMNIZACION DE GUERRA QUE NOS
IMPONE GRAN BRETAÑA PARA RESARCIRSE DE LOS GASTOS
DE LA GUERRA DE MALVINAS.
73
74
Descargar

Diapositiva 1