Expte. 4743 - "A., L. V. c/C., J. M. s/Divorcio Vincular" CÁMARA DE APELACION EN LO CIVIL, COMERCIAL Y DE
GARANTÍAS EN LO PENAL DE NECOCHEA (Buenos Aires) -
10/04/2007
"Sólo el cónyuge que no dio causa al
divorcio goza de legitimación para
reclamar daños y perjuicios,
de ser ambos declarados "culpables",
ninguno la tendrá ni podrá reclamar
del otro porque estaría pretendiendo
obtener un resarcimiento de daños y
perjuicios derivados de una situación a
la que coadyuvó con su propia
conducta culpable,
contrariando el principio liminar del art.
1111 C.C.."
Actora
► Demanda
por divorcio vincular por adulterio
e injurias graves
► Solicita indemnización por daño moral y
material
Demandado
► Reconviene
por divorcio vincular por las
causales de abandono voluntario y malicioso
e injurias graves
1ra. Instancia
► Hizo
lugar a la demanda de divorcio vincular
promovida por L. V. A., contra J. M. C. por la
causal de adulterio e injurias graves por culpa del
demandado, con costas
► Igualmente rechazó la reconvención deducida por
J. M. C. contra L. A. también con costas.
► Condenando a J. M. C. a abonar a la Sra. A. la
suma de $7500 mas los intereses en concepto
de daño moral
2da. Instancia
►
►
►
►
►
En tal sentido entiendo que el abandono por parte de A. del hogar
conyugal se encuentra plenamente demostrado.En primer lugar las partes no disienten en ese hecho, sino en su
calificación jurídica. En otros términos la actora admite haber
abandonado el domicilio nupcial.
alega que tal acción fue provocada por el marido, quien habría
actuado con violencia y amenazas hacia ella, determinándola a
alejarse.Sabido es que producido el abandono del hogar conyugal, se estima
objetivamente que aquel ha sido voluntario y malicioso, en tanto ello
importa una sustracción al deber legal de cohabitación (art. 199 C.
Civ.).
Jurídicamente se erige respecto de la calidad del abandono una
presunción iuris tantum, debiendo demostrar el cónyuge que abandonó
cuáles fueron las razones que justificarían ese retiro y que permitirían
evitar la consecuencia injuriante de esa sustracción
► En
autos la insistencia de la actora en
argumentar respecto de maltratos hacia su
persona por parte de su cónyuge, situación
que la habría forzado a retirarse del hogar,
no se compadece con las pruebas rendidas.
Injurias
►
►
Y si bien no puede concluirse con fehaciencia que la actora
faltara al deber de fidelidad respecto de su marido, lo
cierto es que el comportamiento exhibido entraña una
injuria grave en los términos de la ley civil; lo que por otra
parte es lo aducido por el reconviniente.Se deben probar los hechos o actos que "en forma de
conducta disvaliosa se adjudican al ofensor, intencionales o
no..., ejecutados de palabra, por escrito o por hechos que
constituyan una ofensa para el otro esposo, ataquen su
honor, su reputación, o su dignidad, hiriendo sus justas
susceptibilidades..." y... "su imputabilidad."
Daño Moral
► Un
doble orden de razones:
► El primer grupo de razones apuntan a
desestimar la posibilidad legal de
reclamar daños y perjuicios derivados
del divorcio
Segundo grupo de razones
►
►
►
En autos hemos concluido que ambos cónyuges han sido culpables
del divorcio pues han faltado a los deberes matrimoniales. Siendo ello así
ninguno podría reclamar al otro por los perjuicios que ha colaborado en
producir
La aplicación de la regla del art. 1111 del Código Civil es lógica consecuencia
de la traspolación del régimen de responsabilidad civil al matrimonio. No
podríamos admitir una aplicación parcializada del sistema de responsabilidad,
de donde sólo el inocente puede reclamar daños y perjuicios; si es que
aceptamos que ello es posible en el derecho argentino.
En síntesis más allá de mi postura que desestima genéricamente la posibilidad
de resarcimiento de los "daños del divorcio", lo cierto es que en autos no se
dan los recaudos como para que -aún en la postura contraria- se encuentre
legitimada la actora para efectuar tal reclamo, debiendo rechazarse la
demanda en tal sentido.
Dr. Garate en disidencia
►
Es que ese tratamiento del tema no contempla situaciones de
excepción que obligan a las personas -aun a los esposos- a no
causar daños y abstenerse de lesionar el derecho a la integridad
personal del otro (física, síquica y moral) (art. 5° Pacto de San José
de Costa Rica, por remisión del art. 75 inc. 22 CN; art. 12 inc. 3° de
la Const. Prov.) por lo que parece razonable, en caso contrario,
indemnizar el daño aun conservando la unidad sistémica del derecho
del Civil también en el marco de la disolución matrimonial.
►
En mi opinión se impone una razonable adecuación de los valores en
juego -interés individual del esposo damnificado, interés general y
estabilidad de la familia- ponderando cuidadosamente las diferentes
situaciones que no se identifican a fin de omitir trasladar
genéricamente las soluciones de extremas.
►
►
En casos de excepción cabrá atender la pretensión de
resarcimiento de los daños y perjuicios de un cónyuge
contra el otro pero no será el divorcio en sí, que porta su
propia sistemática sancionatoria, la fuente o causa del
resarcimiento sino supuestos donde el cónyuge ofensor
incurre en un hecho ilícito que lesiona la dignidad o
integridad física o moral del otro, de sus derechos
personalísimos, protegidos constitucionalmente.
En esos casos la reparación no nace del divorcio sino del "
obrar malicioso, de clara y excluyente inspiración nociva
hacia el otro cónyuge",
► La
postura que proponemos nos parece que
concierta con el principio de equidad, la justicia
del caso y nuestro sistema normativo que silencia
la cuestión pero sin impedir el resarcimiento.► Sólo el cónyuge que no dio causa al divorcio goza
de legitimación para reclamar daños y perjuicios,
de ser ambos declarados "culpables", ninguno la
tendrá ni podrá reclamar del otro porque estaría
pretendiendo obtener un resarcimiento de daños y
perjuicios derivados de una situación a la que
coadyuvó con su propia conducta culpable,
contrariando el principio liminar del art. 1111 C.C.
► La
ley nacional no autoriza tal reclamo, como sí lo
hace en caso de nulidad del matrimonio,
► En segundo lugar el derecho de familia no es
esencialmente patrimonial, por lo cual el traslado
de las soluciones que éste subtipo otorga, no
deben extrapolarse por analogía a aquella rama
del derecho.
► En tercer lugar toda interpretación de la ley debe
tener en cuenta los efectos que puedan derivarse;
de allí que no pueda autorizarse "una eventual
"fuga" de los litigantes desde el divorcio remedio
hacia el divorcio sanción
►
Las inconductas matrimoniales poseen su específica régimen
sancionatorio -reparto de culpas- amén de las restantes consecuencias
que la ley prevé especialmente: la pérdida de la vocación hereditaria
(art. 3574 C.C.), la obligación de pasar alimentos (art. 207 C.C.) o el
derecho a continuar habitando el hogar conyugal (arts. 202, 203 y 211
C.C.).-
►
En materia familiar nada es definitivo y la reconciliación -con efectos
retroactivos en algún caso- no es una mera posibilidad (art. 234 C.C.);
ni que hablar si el demandante fallece a mitad del proceso de daños y
deban los descendientes decidir si continuar la acción contra el
progenitor sobreviviente; o viceversa y sean los descendientes los
demandados por el sobreviviente (ver voto del Dr. Claudio Kiper de
ampliación de fundamentos de la minoría en el plenario citado supra).En Derecho todo gira hacia la evitación del conflicto,
►
Muchas gracias
Descargar

Expte. 4743 - 'A., L. V. c/C., J. M. s/Divorcio Vincular