Lectio divina Domingo VI Pascua
Ciclo A. 25 Mayo 2014
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: Reiki. Wav
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
ORACIÓN INICIAL
Señor Jesús,
Ahora más que nunca no nos dejes huérfanos.
No nos dejes solo, que la misión es ardua,
que seguirte día a día no es fácil.
Llénanos de tu amor, para que tengamos sed de ti.
Sed de anunciarte y darte a conocer.
Renuévanos y transfórmanos,
para que te busquemos sobre todas las cosas.
TEXTO BÍBLICO Jn. 14. 15-21
15 Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. 16 Y yo
le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre
con vosotros, 17 el Espíritu de la verdad.
El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo
conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque mora con
vosotros y está en vosotros.
18 No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros. 19
Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis
y viviréis, porque yo sigo viviendo.
20 Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y
vosotros en mí y yo en vosotros.
21 El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me
ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también
lo amaré y me manifestaré a él».
lectura
¿Qué dice el Texto?
Esta lectura de Juan nos conduce al corazón mismo de la
cena de Pascua, a las instrucciones últimas de Jesús para
sus discípulos y amigos más íntimos.
Jesús quiere dejar
claros algunos
puntos importantes
de su relación con
los discípulos y de
lo que sucederá
cuando él se
marche y el Padre
les envíe al Espíritu
Santo.
¿qué van a hacer ahora
sin Jesús?
El mundo no va a poder “ver” ni
“conocer” la verdad que se
esconde en Jesús.
no dejará rastro
alguno en sus vidas.
Para muchos, Jesús habrá pasado por este mundo como si nada
hubiera ocurrido:
Sólo quienes los aman podrán
experimentar que Jesús está
vivo y hace vivir.
Jesús es la única persona que
merece ser amada de manera
absoluta.
El que ama a
Jesús vive sus
palabras,
“guarda sus
mandamientos”,
se va “llenando”
de Jesús.
No es fácil expresar esta
experiencia. El evangelista la
llama “Espíritu de la verdad”.
Jesús se va convirtiendo
en la fuerza y la luz que
nos hace “vivir en la
verdad”.
Cualquiera que sea el momento en que
nos encontremos en la vida, acoger a
Jesús nos lleva hacia la verdad.
Este “Espíritu de la verdad” según la promesa de Jesús,
“vive con nosotros y está en nosotros”.
Lo escuchamos en nuestro interior,
resplandece y actúa en la vida de
quien sigue los pasos de Jesús de
manera humilde, confiada y fiel.
Si lo acogemos en
nuestra vida, no nos
sentiremos huérfanos
y desamparados.
La conversión que más necesitamos los cristianos hoy es pasar
de una adhesión rutinaria y poco real a Jesús, a experimentar
el vivir enraizados en su “Espíritu de la verdad”.
meditación
¿Qué me dice el Señor en el Texto?
“…yo estoy en mi padre, y vosotros en mi y yo en vosotros”.
Esta afirmación nos da una
nueva perspectiva en
nuestra relación con el
Señor y condiciona nuestra
espiritualidad,
¿en tu trato diario
con el Señor
buscas que sea Él
tu referente para
imitarlo e
identificarte con
Él?
Jesús nos dice que no nos dejaría huérfanos, sino que nos
enviaría al Espíritu de la Verdad, a Aquel que nos
introduciría en la verdad plena y total,
¿qué lugar das al Espíritu en tu vida
espiritual y pastoral?
¿Qué haces para que sea Él el que guíe y conduzca todo lo
que haces?
¿Te sientes su instrumento?
¿Le pides que te ayude a vivir lo que crees?
Solo la vida
guiada por el
Espíritu agrada a
Dios.
En este momento de tu vida cuestiónate,
¿de que manera vives ser discípulo de Jesús, con el Espíritu de
Dios o con el espíritu del mundo?
oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el Texto?
Responde a Jesús que hoy te dice:
Si me amas,
Harás vida mis enseñanzas y asumirás mi estilo de vida.
Vivirás para amar y servir, dando la vida por los demás.
Harás del mandamiento del amor, tu estilo de vida.
Si me amas,
Buscarás siempre el bien de los demás.
Anunciarás el Evangelio con tu vida.
Mostrará tu fe con tu vida y tus actitudes.
Me encontrarás vivo y presente en la fracción del pan.
Si me amas,
Harás de mi Palabra, tu alimento y tu fortaleza.
El Espíritu te introducirá a la Verdad total.
Vivirás por y para mí…
contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el Texto?
Contempla como Jesús pronuncia con insistencia “vosotros”,
referido a sus discípulos, a los de entonces, pero también a los
de hoy, y en concreto a ti.
Relee el pasaje
sustituyendo
“tú”
en lugar de
“vosotros”
para que las
palabras de
Jesús se te
impriman en la
mente y en el
corazón.
Déjate alcanzar por Jesús que se dirige a ti, que te llama
por tu nombre y te dice:
… Si tú me amas, el Padre te
enviará al Paráclito; tú lo conoces;
él mora junto a ti y estará
contigo.
No te dejaré huérfano, volveré a ti;
tú me verás; tú
vivirás;
tú sabrás que yo estoy en el Padre y tú en mí y
yo en ti.
acción
¿A qué me comprometo?
“tenemos que pedirle al Señor que nos dé el Espíritu Santo y
que nos dé el don de la sabiduría, de aquella sabiduría de
Dios que nos enseña a mirar con los ojos de Dios, a sentir
con el corazón de Dios, a hablar con las palabras de Dios”.
Durante la semana ten presente estas palabras del Papa
Francisco:
Dedica un rato de tu oración
diaria a sentirte amado por el
amor único, personal e
irrepetible de Jesús.
Comienza a prepararte para
que suceda un PENTECOSTÉS
tanto en tu vida, como en tu
familia y en tu comunidad.
FIN
Descargar

Diapositiva 1