PLAN DE
TRABAJO
¿Qué es el
Evangelio
de Chile?
Es una iniciativa evangelizadora de la
cultura, un proyecto espiritual y
pastoral de la Misión Continental,
que tiene como objetivos:
- unir a los chilenos en torno al
Bicentenario.
- fomentar la lectura de la Palabra de
Dios y la Lectio Divina.
El Evangelio de Chile será un libro-objeto
de gran significación religiosa, cultural y
artística. En él estarán presentes las
distintas culturas que conforman nuestro
país y las personas que constituyen la
realidad de nuestro pueblo.
Consiste en la elaboración de un gran
libro escrito a mano por cerca de
8.000 chilenos, los que copiarán el
Nuevo
Testamento
completo
durante una campaña de escritura
que se realizará fundamentalmente
en todo el territorio nacional
durante tres semanas, a partir del
27 de septiembre de 2009.
Además, y al igual que en los
textos antiguos, el Evangelio
de Chile será "iluminado" con
ilustraciones y reseñas
poéticas de artistas y niños de
nuestro país. En la
manufactura del libro
participarán también
escultores y artesanos.
Quiénes participarán…
Se invitará a escribir a
diversos
representantes de nuestra sociedad:
familias, adultos, jóvenes y niños;
educadores, intelectuales, políticos,
comunicadores, funcionarios públicos,
comunidades religiosas, empresarios,
trabajadores…
Será también ecuménico…
Se ha propuesto este proyecto que busca unir
a nuestro país en torno a la Palabra de Dios,
incorporando también a otras iglesias
cristianas, que con gran entusiasmo han
acogido esta invitación .
La comunidad judía está también interesada
en participar. Lo haría con el libro de los
Salmos.
La labor de los copistas será precedida por un
Rito de Copia en el que, emulando la labor de
los monjes medievales que copiaban
manuscritos del Libro Sagrado, se bendecirán
los ojos que leen la Palabra, los oídos que la
escuchan y las manos que la transcriben.
La tarea de copiado se realiza, por lo tanto, en un
ambiente eclesial de oración, donde la
comunidad entera se hace presente.
Distribución de los textos
Se han dividido todos los textos:
-territorialmente: de norte a sur, de este a oeste.
Incluyendo la Antártica y territorios insulares.
- ambientalmente: considerando algunas realidades
donde se quiere realizar copias específicas, como
santuarios, sacramentos y actividades significativas.
Por ejemplo, realizar una copia en un matrimonio, en una
confirmación, en una misa patronal de un santuario, etc
Distribución de los textos
A la Arquidiócesis de
Santiago le corresponde
una parte del Evangelio
de Lucas, y las Cartas de
San Pablo.
En concreto, ¿en qué consiste el proceso?
El proceso se inicia con la entrega de un “Kit”, o
caja que contiene los materiales necesarios para
realizar el copiado.
El proceso de copiado busca ser una experiencia
pastoral, una instancia de comunión, vivida en
clima orante y con participación de la comunidad,
aunque no todos tendrán la responsabilidad de
copiar.
El Kit de Copia
Cada diócesis recibirá
un set de kit de copia
que contiene los
materiales necesarios
para llevar a cabo el
rito de copia.
El Kit de Copia
También se incluirá un libro para que en cada
comunidad se genere un espacio para que las
personas que participaron en la copia (sea como
copista o como asamblea) expresen lo vivido en la
experiencia, a modo de un eco de Lectio Divina.
La Vicaría Zonal se encarga de la distribución de
los kit de copia a las distintas unidades
pastorales designadas, y de capacitar a los
encargados del proceso.
Versículos en el Kit de Copia
•Los 7.957 versículos se
agruparán según los textos
de cada uno de los títulos
que contiene la Biblia del
Pueblo de Dios
•Cada grupo de versículos
será un Kit de Copia
¿Cómo procedemos?
Lo primero será la
designación de los
versículos a cada unidad
pastoral.
Cada comunidad debe elegir un
responsable, así como también un
“coordinador logístico”, quien será el
puente entre la Vicaría, la comunidad y
los copistas.
¿Debe ser el párroco el responsable?
En un sentido estricto, el párroco es siempre el
responsable de su unidad pastoral, lo que no
significa que se haga cargo de todo el detalle
del proceso.
La sugerencia es nombrar a un laico, idealmente
integrante del Consejo Pastoral y miembro de
la CAM de la parroquia, con capacidad
ejecutiva.
En función del número de versículos
asignados,
el
Responsable
debe
seleccionar a cada copista, llenar la hoja
de Datos de Distribución, y devolverla a la
Vicaría Zonal.
¿Quiénes serán los copistas? ¿Hay algún criterio?
Para seleccionar a los copistas, el criterio
más importante es que represente la
realidad de la parroquia. Más que elegir a
la gente con linda letra, o con “mejor
educación”, escoger aquellos que en
razón de su vida, su ocupación, su
condición, sean un fiel reflejo de lo que la
comunidad vive.
¿Y los “artistas invitados”? ¿O sólo será gente de la parroquia?
Esta decisión la toma cada parroquia.
Pero vale la pena tener en cuenta que el
número de versículos es limitado (entre
4 y 16), y que “participar” no es
sinónimo de “copiar”.
Por ejemplo: la parroquia tiene una relación
fluida y colaborativa con la tenencia de
carabineros de la esquina. ¿Les ofrecemos
copiar? Claro que sí. Lo mismo sucede con los
colegios, liceos y municipalidades. Pero ellos
no se “tomarán” el proceso, la parroquia invita
a vivir el momento, y eventualmente puede
asignar un rol más visible, de copista u otro.
¿Cómo sucederá la copia?
El rito de la copia busca congregar no sólo a los
copistas, sino que a la comunidad en general.
La labor de los copistas será precedida por una
liturgia que busca motivar e invitar a
reflexionar sobre la Palabra de Dios. Este rito
puede ser dentro de una Eucaristía o en una
celebración de la Palabra especial.
¿Y los que no copian, no participan?
Si entendemos la participación en un sentido
de cuerpo, y no de visibilidad, es toda la
parroquia, con cada una de sus CEB, de su
realidad, la que se hace presente, y es parte de
la Liturgia en la que se enmarca el proceso de
copiado.
¿Y los que no copian, no participan?
Los consagrados y agentes pastorales con mayor
responsabilidad pueden ayudar a comprender
esto, para que no se hieran susceptibilidades.
Se le puede dar también un fuerte papel a los
equipos de Liturgia, a los Coros, a los Consejos
de cada comunidad.
Es esencial en el proyecto su dimensión
fundamentalmente pastoral, para que la
gente lo viva como parte de un proceso de
meditación profunda del Evangelio, a través
de la Lectio Divina, y no como una “acción”,
bonita pero desvinculada de la fe.
El inicio de la copia del Evangelio de Chile se realizará
el domingo 27 de septiembre, día de Oración por
Chile y durará tres semanas. Las personas que
copiarán participarán como representantes de sus
comunidades. En los meses de noviembre y diciembre
se llevará a cabo la diagramación del libro.
La copia principal finaliza el domingo 18 de
octubre, en todo el país.
Otros momentos de copia serán reservados
para actividades específicas, como fiestas
patronales, celebraciones especiales, etc.
Por lo tanto…
Comenzaremos eligiendo a los
participantes, motivando a la comunidad,
designando un responsable operativo.
Pero tenemos poco tiempo.
ÁNIMO, no estamos solos…
Descargar

Diapositiva 1