En Juan 15:18-19, el Señor
Jesucristo dijo a Sus discípulos
“Si el mundo os aborrece, sabed
que a mí me ha aborrecido antes
que a vosotros. Si fuerais del
mundo, el mundo amaría lo suyo;
pero porque no sois del mundo,
antes yo os elegí del mundo, por
eso el mundo os aborrece.”
Luego, en Juan 16:1-2,
agregó,
“Os expulsarán de las
sinagogas; y aun viene la
hora cuando cualquiera
que os mate, pensará
que rinde servicio a Dios.”
¿Has padecido tú algo
-- o lo estás padeciendo
en el momento presente -por ser cristiano? ¿Será acaso
que ya se ha acabado la época
en la que los cristianos habían
de padecer? ¿O será que se
han acabado los cristianos?
¿O es simplemente
que los cristianos hemos
decidido sacrificar
nuestra posición para
evitar la persecución y/o
el sufrimiento?
Hoy nuestro tema es,
“Las ‘pruebas’ que surgen
como resultado de
nuestra identificación
como cristianos”. Y, a
propósito del tema,
A. ¿Podría ser por su
asistencia a los cultos
de la iglesia?
¿La asistencia a cuáles
cultos determinaría
que ese hermano es un
verdadero cristiano?
1. ¡Un verdadero cristiano
asiste a todos los cultos!, diría
un hermano.
2. “Pues una vez escuché a un
Pastor decir que los que asisten
al culto de oración a mitad de
semana son los verdaderos
cristianos”, diría otro hermano.
B. ¿Podría ser que se
identifiquen a través
del apoyo financiero
que dan a la iglesia?
1. “Los que diezman”, diría
uno, son los verdaderos
cristianos.
2. Y lo mismo podríamos decir
de los que ofrendan para el Día
de Victoria, para Promesas de
Fe y otros propósitos.
C. Los que cumplen un
conjunto de ‘reglas
cristianas’, diría otro.
1. Ilustración.
2. En algunas iglesias hay
muchas reglas; reglas respecto
del vestido, del pelo, del
lenguaje, etc. Las reglas son
buenas pero, en la iglesia, las
reglas hacen de nosotros unos
‘legalistas’.
D. Los que se han
bautizado son los
‘verdaderos’ cristianos,
diría alguien más.
1. Pero, ¿podríamos garantizar
que todos los que se han
bautizado son los verdaderos
cristianos?
2. El bautismo es muy importante
pero no convierte a una persona
en cristiano; sólo lo convierte en
un miembro de la iglesia.
E. Finalmente, otra
persona dice, “los
verdaderos cristianos son
aquellos que no pecan”.
¿Es eso posible?
¿Es posible no pecar
ya en esta vida?
1. Ilustración.
1ª de Juan 1:8 y 10. “Si decimos
que no tenemos pecado, nos
engañamos a nosotros mismos,
y la verdad no está en nosotros…
Si decimos que no hemos pecado,
le hacemos a Él mentiroso, y su
palabra no está en nosotros.”
2. Los únicos cristianos que ya
no pecan son los que no
pueden, porque ya están
muertos. ¡Pero nosotros aun
estamos vivos!, y pecamos
“todo lo que queremos, y
hasta más de lo que
queremos”. ¿No es cierto?
A. La historia tuvo lugar en
la ciudad de Antioquía,
capital de la provincia de
Siria, en los tiempos del
Nuevo Testamento.
Cuando la historia
se inicia, en Hechos 11:19,
la situación era la siguiente:
1. Muchos judíos conversos,
víctimas de la persecución
iniciada por Saulo de Tarso,
habían salido de Palestina y
habían llegado a diversas
poblaciones (Fenicia, Chipre,
Antioquía, etc.,) predicando el
evangelio sólo a judíos.
2. “Pero había entre ellos unos
varones de Chipre y de Cirene,
los cuales, cuando entraron en
Antioquía, hablaron también a
los griegos, anunciando el
evangelio del Señor Jesús”
(Hechos 11:20.)
3. Aquello se convirtió en un
verdadero avivamiento, según
dice el verso 21, “Y la mano del
Señor estaba con ellos, y gran
número creyó y se convirtió al
Señor”.
4. Cuando la iglesia de Jerusalén
oyó acerca de lo que estaba
pasando, envió a Bernabé a
Antioquía, y cuando éste llegó y
tomó plena conciencia de la
situación, entendió que había
que ayudar a esas personas.
¿Qué hizo?
a. Primero los exhortó a que
permaneciesen fieles al Señor.
b. Luego fue a Tarso, y trajo a
Saulo para que le ayudase a
atender a los creyentes de
Antioquía; juntos trabajaron con
ellos durante un año.
5. Dice el verso 26, “… y a los
discípulos se les llamó cristianos
por primera vez en Antioquía.”
B. Ahora, antes de que nos
felicitemos por este
acontecimiento permítanme
recordarles que:
1. Aquel nombre no era ningún
halago, ningún cumplido.
2. Aquel nombre era un insulto,
una forma de discriminación.
3. Hoy en día, algunos nos
identificamos como ‘cristianos’,
y otros aun nos enorgullecemos
de recibir ese calificativo
pero al principio no era sino
un sobrenombre que pretendía
insultar y ofender.
C. Ahora, ¿por qué fueron
llamados los discípulos
‘cristianos’ en Antioquía?:
1 . Quizá podamos entender
esto un poco mejor si
entendemos lo que significa
la palabra “llamados”.
a. La palabra original
(chrematizai) está
perfectamente traducida con la
expresión ‘fueron llamados’. ”.
b. La palabra era usada para
describir la actividad a la que
se dedicaba un grupo de
personas.
2. Así tenemos que “los
cristianos” fueron así llamados
porque eran los que se dedicaban
a seguir a Cristo, a imitar a Cristo.
¡Eran como Cristo!, por eso les
llamaron “cristianos”.
3. Quizás haya sido el Apóstol
Pedro quien primero consideró
como un motivo de orgullo el ser
llamado “cristiano”. Él escribió a
las tribus en la dispersión, a
aquellos que estaban siendo
perseguidos por su fe, estas
palabras.
O dicho en otras palabras,
¿hemos aprobado con éxito las
pruebas que surgen al habernos
identificado como cristianos?
A. Ilustración.
B. Ilustración.
O dicho en otras palabras,
¿hemos aprobado con éxito las
pruebas que surgen al habernos
identificado como cristianos?
A. Ilustración.
B. Ilustración.
C. ¿Y nosotros? ¿Cómo
andamos? ¿Cómo
decidiremos mañana o
pasado cuando surja la
prueba y debamos
identificarnos como
cristianos?
1. ILUSTRACIÓN:
2. ¿Podrás identificarte
positivamente cuando surja la
prueba?
a. ¿Qué vas a hacer cuando
tu avance en la escuela
dependa de presentar un
reporte que no tienes listo o de
pasar un examen para el cual
no estás preparado? ¿Te
‘fusilarás’ el reporte, o te
copiarás en el examen?
b. ¿Qué vas a hacer cuando
tu avance en el trabajo
dependa de tu participación
en prácticas mundanas?
c. ¿Qué vas a hacer cuando
tengas frente a ti un productivo
contrato de lo que tú vendes, o de
lo que tú produces y te digan: “El
contrato es tuyo, nada más que
tienes que ‘pasar a la báscula’ con
X porcentaje? ¿Aprobarás la
prueba identificándote y
actuando como cristiano?
Descargar

Diapositiva 1