Photos de Hans Silvester
Automatique
Las tribus del Omo.
En los confines de Etiopía, lejos de la modernidad, Hans Sylvester ha
fotografiado durante seis años a tribus cuyos hombres, mujeres, niños y
ancianos son genios de un arte ancestral.
A sus pies corre el río Omo, a caballo del triángulo Etiopía-Sudán-Kenia, en el
gran Valle del Rift, que se separa lentamente de África, una región volcánica
que proporciona una inmensa paleta de pigmentos, ocre rojo, blanco caolín,
verde cinabrio, amarillo cadmio o gris ceniza.
Tienen el genio de la pintura y sus cuerpos, de dos metros de altura, son un
inmenso lienzo. La fuerza de su arte se basa en los dedos, la rapidez y la
libertad.
Pintan con la mano entera, con los bordes de las uñas, a veces con un palo,
una caña o un tallo aplastado. Con gestos rápidos, espontaneos, con ese
movimiento esencial que caracteriza a los grandes maestros contemporaneos
cuando ya saben mucho y tratan de olvidarlo todo.
Es simplemente el deseo de decorarse, de gustar; un juego y un placer
permanente. Les basta hundir sus dedos en el barro y en dos minutos sobre el
pecho, los senos, el pubis y las piernas surge nada menos que un Miro, un
Picasso, un Pollock, un Tapies, un Klee…
FIN
Arrangement Fred
Descargar

Album photo - "Evangelios originales y la senda hacia la