A Mi Hermana
Milca,
En blanco
A CIERTA EDAD
Mi hermana la atenta.
La que corre veloz a
llevar el amor a los
corazones. La que se
parte en dos por
consolar, por estar
presente en cada
problema.
La que me entiende y
comprende, y a la que
puedo llamar todo el
tiempo y derramar en
ella mi querella.
La que se da cuenta de
todas las necesidades y
viene y va sin cansarse
de prodigar bienes.
A esa hermana querida,
a esa que puede pasar
horas a tu lado
dejándote la bendición
de su grata compañía.
La que te entrega sus
manos y te da su
hombro y corazón.
Para ella son mis letras
llenas de emoción.
Quiero decirle hoy
todo lo que la amo.
Que comprenda que
veo su sacrificio de
permanecer al pie del
que sufre como un
soldado guerrero que
defiende a sus amados
hasta alcanzar la
satisfacción de la
labor cumplida.
A ti, mi querida
hermana sacrificada y
valiente, cómo te amo
y te admiro por los
consuelos que has
prodigado, siempre
rendida y solícita.
¡Qué gran virtud
posees!
Eres tan eficiente como
no hay otra. No sabes
cuántas veces me he
dicho: “Así no duele la
enfermedad, con tan fiel
acompañante”.
El viejito, nuestro querido
padre, te tuvo a su lado todo
el tiempo que estuvo en el
hospital, hasta regresar
nuevamente a casa. ¿Cómo
olvidar esos gestos de amor?
Ni el tiempo, implacable,
puede borrarlos de mi
memoria.
Milca, hermana
querida, que el cielo te
prodigue bienes sin par.
Que te sane y restaure
tu salud quitando las
enfermedades que ahora
te hacen sufrir. Que te
bendiga y que a tu lado
siempre tengas con
quien estar.
Quiero que de esa forma,
el Señor recompense
todas esas cosas buenas
que tú has sabido dar.
Pero lo más importante es que sea El
quien nunca te falte.
Que a toda hora Su ternura sea
siempre en tu vida.
Que Dios te conceda un día
Especial, repleto de bendiciones
¡Feliz Cumpleaños
Milquita!
Mi hermana dulce y atenta
Te quiere mucho
Merari
¡Que tengas un feliz día!
Descargar

Diapositiva 1