Lectio divina Navidad del Señor
Ciclo B. 25 Diciembre 2014
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: Adeste Fideles
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
Oración inicial
Señora de Belén.
Señora de la Noche y la Mañana.
Señora de los campos que despiertan porque Jesús ha nacido
en la comarca.
Señora de los que peregrinan, como Tú, sin hallar tampoco una
posada.
Enséñanos a ser pobres y pequeños.
A no tener ambición por nada. A desprendernos y entregarnos.
A ser Mensajeros de la Paz y la Esperanza.
TEXTO BÍBLICO Lc 2.1-15
Nacimiento de Jesús
Sucedió en aquellos días que salió un decreto del emperador
Augusto, ordenando que se empadronase todo el Imperio.
Este primer empadronamiento se hizo siendo Cirino
gobernador de Siria.
Y todos iban a empadronarse, cada cual a su ciudad.
También José, por ser de la casa y familia de David, subió
desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David,
que se llama Belén, en Judea, para empadronarse con su
esposa María, que estaba encinta.
Y sucedió que, mientras estaban allí, le llegó a ella el tiempo
del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en
pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había sitio
para ellos en la posada.
Anuncio a los pastores
En aquella misma región había unos pastores que pasaban la
noche al aire libre, velando por turno su rebaño. De repente un
ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los envolvió
de claridad, y se llenaron de gran temor.
El ángel les dijo: «No temáis, os anuncio una buena noticia que
será de gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de
David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor. Y aquí
tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y
acostado en un pesebre».
De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército
celestial, que alababa a Dios diciendo: «Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad».
Y sucedió que, cuando los ángeles se marcharon al cielo, los
pastores se decían unos a otros: «Vayamos, pues, a Belén, y
veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos ha comunicado».
LECTURA
¿Qué dice el Texto?
Tenemos que celebrar,
reconocer y agradecer el
amor de Dios que “…tanto
nos amó que nos dio a su
propio Hijo...”, para
vivificarnos,
transformarnos y
redimirnos con su vida.
La Navidad es la
máxima expresión del
amor de Dios, pues
celebramos la
presencia del Hijo de
Dios, el Emmanuel,
que se hace uno como
nosotros, en todo
igual al hombre
menos en el pecado.
La Navidad es profesar y anunciar que Dios vive, que nos
acompaña y nos da los medios para que nosotros podamos
vivir su vida.
Al celebrar el
Nacimiento de
Jesús, nos
alegramos
porque
profesamos el
misterio más
grande de
nuestra fe, el
nacimiento del
Hijo de Dios.
El cántico de los ángeles dan tono al acontecimiento
salvador.
La “gloria de Dios” que ama y quiere salvar a todos.
La gloria de Dios se
va realizando en la
historia humana.
Ese Niño es Dios y se hace pequeño,
sencillo y cercano, para que
superemos todo miedo a la grandeza
de la divinidad y nos acerquemos a
Él con confianza.
La gloria de Dios queda manifestada en
la pobreza y sencillez, signos de la
condición humana.
La “paz”.
Es el mensaje de los
ángeles que
pregonan el gran
regalo que nos trae
el recién nacido.
La paz consecuencia
del amor de Dios.
Jesús viene a mostrarnos
el rostro amable y
misericordioso del Padre.
Lucas resalta en su
Evangelio el aspecto
misericordioso del Señor.
Vamos a Belén.
Ante noticia
tan
sorprendente
los pastores se
ponen en
camino para ver
lo que los
ángeles habían
anunciado.
Vamos a Belén:
Fueron de prisa, con ganas de llegar al lugar;
encontraron a María, a José y al niño acostado en el pesebre;
regresaron glorificando y alabando a Dios por lo que habían
visto y oído.
Los pastores escuchan,
se mueven, experimentan,
se alegran, alaban y
anuncian.
Como los
pastores, los
pobres son los que
captan el mensaje
del Evangelio
porque sus
corazones están
más abiertos que
los que viven
satisfechos con
sus bienes.
meditación
¿Qué me dice el Señor en el Texto?
Trata de
profundizar en el
misterio.
Que el
misterio de
un Dios tan
pequeño y
necesitado
entre en lo
más íntimo
de tu ser.
Este es el gran milagro de Dios:
un Niño se nos ha dado, un Niño débil, sencillo, necesitado y
cercano encierra toda la grandeza de Dios.
Ya no caben miedos ni recelos ante este Dios
que busca nuestra amistad, nuestra respuesta
de amor.
¿Qué más puede hacer Dios
por llegar a tu corazón?
Jesús quiere ser
reconocido en los débiles
y olvidados, en los
marginados…
¿Reconoces a este
Jesús?
Jesús por su nacimiento
participa de nuestra
naturaleza humana.
Todos somos hermanos,
todos somos hijos de un mismo
Padre.
Oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el Texto?
Gracias, Señor, por haberte hecho uno de nosotros, por
habernos dado tu vida, por unirnos más a Ti.
Gracias, por mostrarnos el amor del Padre y hacernos
partícipe de tu vida.
Regálanos la gracia de sentir tu presencia y experimentar
tu misericordia, de tener una relación más cercana
contigo, de buscarte cada día con entusiasmo y alegría.
contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el Texto?
Contempla a Jesús Niño y dialoga con Él:
Dulce prenda… permíteme
estar un rato en tu
compañía, déjame mirarte
y verte...
¿Tienes frío?
¿Cómo podré yo
mitigar ese
sufrimiento?...
¿Quieres que
te arrope?...
¿Te ríes?
¿Dudas de lo que te digo?...
Ya no me separaré de
Ti.
¿Quieres decirme algo?
Si no te entiendo.
Háblame más
fuerte…
¿Quieres moverte? ¿Vienes
hacia mí?…
¡No te entiendo! ¡No
sé que decirte!...
Sólo sé decirte y repetirte:
Tuyo soy, Señor, tuyas son mis
cosas;
en tu regazo quiero vivir…
oración
¿A qué me comprometo?
Acércate a alguna
persona de tu
grupo, amigos
familia o
comunidad para
compartir la
alegría que causa
el Nacimiento de
Jesús en el
corazón de sus
discípulos.
Ora ante Jesús Niño y déjate
inundar por Él.
En silencio di como Teresa de Jesús:
“No os pido más que le miréis”.
Procura llevar a alguna persona necesitada la
alegría del nacimiento de Jesús y ayudarle de
alguna manera.
FIN
Descargar

Diapositiva 1