La depresión es tan antigua como el ser
humano. Caín, por culpa suya, entra en
depresión. Los hermanos de José, varios de
lo profetas, sobre todo Jeremías
(Lamentaciones) y especialmente Jonás
Siempre hay algo que nos supera y ahí se
genera la depresión: una enfermedad, la
muerte de un ser querido, la soledad, la
imposibilidad de realizar algo que
necesitamos (el trabajo, una carfrera, etc)
Frente a la depresión está el mayor de los
realismos. Nadie a fuerza de desearlo ha
añadido un centímetro su estatura (Mt 6,27)
Ser realista exige en su momento aceptar la
realidad: lo que ha pasado, lo que resulta
inalcanzable, etc
Cuando eliminamos el deseo desordenado de
algo inalcanzable ya estamos en el camino de
encontrar la serenidad y la paz.
Para aceptar la realidad hay que estar en
contacto con ella (no encerrarse), es decir,
estar en contacto con los demás (no sólo
con nosotros mismos)
Es muy buena cosa acudir al rezo de los
Salmos. En ellos el creyente se enfrenta
con Dios, consigo mismo y con la realidad.
Salmo 21
Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado?
a pesar de mis gritos,
mi oración no te alcanza.
Dios mío, de día te grito,
y no respondes;
de noche, y no me haces caso;
aunque tú habitas en el
santuario,
esperanza de Israel.
En tí confiaban nuestros padres;
confiaban, y los ponías a salvo;
a tí gritaban, y quedaban libres;
en tí confiaban, y no los
defraudaste.
Pero yo soy un gusano, no un
hombre,
vergüenza de la gente,
desprecio del pueblo;
al verme, se burlan de mí,
hacen visajes, menean la cabeza:
"acudió al Señor, que lo ponga a
salvo;
que lo libre si tanto lo quiere".
Tú eres quien me sacó del vientre,
me tenías confiado
en los pechos de mi madre;
desde el seno pasé a tus manos,
desde el vientre materno tú eres
mi Dios.
No te quedes lejos,
que el peligro está cerca
y nadie me socorre.
Muchos son los indicios de la depresión.
Decimos que hoy todo me ha salido mal,
que nos hemos levantado con el pie
izquierdo, nadie me comprende….
La solución no hay que dejarla pasar. Nada
más sentimos esa tristeza hemos de poner
como solución salir, encontrarnos con los
demás, con nosotros mismos y con Dios.
Descargar

Diapositiva 1