Semana Ignaciana
Francisco de Borja nació el 28 de octubre de 1510 en
el palacio ducal de Gandía. Hijo de Juan de Borja,
III duque de Gandía, y de Juana de Aragón, hija del
Virrey de Aragón.
Biznieto del Papa Alejandro VI y biznieto también
del rey Fernando el Católico.
La niñez de Francisco se desarrolló en un ambiente
familiar de gran religiosidad, en el que recibió una
educación esmerada. Dos hechos perturbaron su
infancia: las revueltas antiseñoriales de las
Germanías y el fallecimiento de su madre cuando
aún no tenía diez años.
A los doce años fue enviado a Tordesillas como paje de la infanta
Catalina, hermana de Carlos V y todavía niña que acompañaba a su
madre Doña Juana la Loca en su reclusión. Cuando en 1525, Catalina
pasó a Portugal para casarse con el rey Don Juan III, Francisco fue
enviado a Zaragoza para proseguir allí sus estudios bajo la tutela de
su tío el Arzobispo.
Se le asigna como maestro a un excelente
profesor de París, Gaspar Lox, filósofo. Con
él estudia dos años de filosofía.
En 1528 comenzó a prestar su servicios en la corte. Carlos V y la
Emperatriz acogieron con afecto al recién llegado. Estos años de
servicios le ganaron la confianza de los soberanos, que ya no
prescindirían de él.
Cuando aun no había cumplido los 20 años, en 1529, se casó con
Leonor de Castro, una de las damas portuguesas que la
Emperatriz Isabel había llevado consigo a la Corte de Castilla.
Francisco fue nombrado, como regalo de boda, Marqués de
Lombay y Escudero de la Emperatriz; su mujer camarera mayor.
Tuvieron ocho hijos.
El 26 de junio de 1539, Carlos V le nombró Virrey de Cataluña,
máxima autoridad dentro del principado. La gestión de Francisco fue
desempeñada con gran competencia y lealtad al rey, fortaleciendo
ciudades para defenderlas tanto de las incursiones del rey de Francia,
como de los piratas turcos que atacaban las costas mediterráneas. No
era menor problema la Administración de Justicia y la seguridad
pública donde abundaba el desorden y el bandolerismo.
Los biógrafos, subrayan las prácticas de piedad, oración y
considerables ayunos que Francisco realizaba y de “..enormemente
obeso enflaqueció hasta poder doblar la piel..”
El 8 de enero de 1543 murió su padre Juan de Borja y Francisco se
convirtió en el IV Duque de Gandía.
Para promover la prosperidad del ducado fomentó la industria de
caña de azúcar y la seda; restauró el Hospital de San Marcos,
construyó murallas y torreones; levantó un colegio que después
sería elevado a la categoría de universidad. En sus ratos de calma
escribió obras musicales y ascéticas. La muerte de su esposa, Leonor
de Castro, ocurrida el 27 de marzo de 1546 fue el suceso que cambió
su vida.
Fallecida su esposa, Francisco llamó a Pedro Fabro y éste se
apresuró a ir a Gandía a escucharle durante dos días . Al ver
su turbación , le indicó un método para conocer la voluntad
de Dios, los ejercicios espirituales. Francisco quedó consolado
y, dos meses después de morir su esposa, Borja hizo los
ejercicios bajo la dirección del padre Andrés Oviedo, rector
del colegio de Gandía e hizo voto de entrar en la Compañía.
Tomada la decisión, pidió su admisión en la Compañía.
Ignacio le respondió por carta expresando su alegría pero
aconsejándole colocar primero a su numerosa prole y
“con mucho secreto
por ahora porque el mundo no tiene orejas
para oír tal estampido”.
graduarse de doctor, pero todo ello
El 1 de febrero de 1548 hizo la profesión solemne.
Borja rompía con el mundo. Esta situación anómala
duraría cinco años, hasta 1551. Tan secreto se
mantuvo el caso que, a solicitar el permiso del Papa
para que pudiera ser la profesión y continuar su vida
hasta satisfacer sus obligaciones familiares, no se dio
el nombre del beneficiario. Entretanto él sería su vida
de oración y estudió sin descuidar la administración
de sus propiedades y el bien de su pueblo.
Una de las obras que emprendió fue “mi colegio y
universidad de Gandía”. El edificio se comenzó en
1546. En 1547 adquirió la categoría de Universidad.
Uno de sus primeros graduados sería el propio
fundador, que obtuvo el doctorado en teología el 20
de agosto de 1550; cumplía así una de las sugerencias
que le hizo Ignacio al admitirle secretamente en la
Compañía.
En la Iglesia de Santa maría Magdalena, en Oñate (Guipúzcoa), fue
ordenado sacerdote el sábado 23 de mayo de 1951.Borja se dedica desde
ese momento a la predicación, sobre todo por tierras vascas.
De 1554 a 1559 ejerce el cargo de Comisario para España y Portugal.
Borja recorrerá toda la península ibérica en visitas pastorales de las
casas y colegios de la Compañía de Jesús. Es la hora de las grandes
fundaciones de colegios. Fundó más de 20. Pero la principal solicitud fue
encontrar bienhechores para el Colegio Romano fundado por San
Ignacio en 1551, dotado y ampliado por el papa Gregorio XIII llamado
por eso Universidad Gregoriana.
Laínez, II General de la Compañía murió el 19
de enero de 1565. La Congregación General
nombró a Borja III General de la Compañía de
Jesús. Desplegó una gran labor: estructuró la
vida de las casas de la Compañía; 1000 jesuitas
había al morir San Ignacio, 4000 al morir San
Francisco de Borja; estructuró el sistema de
estudios; fundó nuevos colegios; de 100 pasaron
a 300 por toda Europa; extendió las misiones;
fundó noviciados; publicó las reglas de la
Compañía.
San Francisco de Borja murió a medianoche del
30 de septiembre de 1572.
El papa urbano VIII lo beatificó en 1624.
El papa Clemente X lo canonizó en 1672.
Descargar

Diapositiva 1