El
con
“En un país
muy lejano,
había un
palacio donde
vivía un rey y
su hija, la
princesa.”
“Había también un
gran castillo,
habitado por un
hechicero cruel y
de mal carácter, al
que nadie podía
ver delante.”
“Pero también había gente humilde, como el
molinero que, estando a punto de morir, reunió a
sus tres hijos para dejarles la pobre herencia que
podían heredar.”
“Al hijo mayor le dejó
el molino.”
“Al hijo mediano le
tocó el burro que
tenía para
transportar los
sacos de harina.”
“ Y al hijo pequeño
le dio lo último
que le quedaba:
¡Un gato!”
“Por fin, el pobre molinero murió.
Los tres hijos lloraron con la pena.”
“ Después, cada uno de ellos
se fue por su lado con lo que
su padre les había dejado.”
“¿ Qué podría
hacer con aquel
gato que sólo sabía
cazar moscas y
ratones, además
de pasarse el día
jugueteando?”
“ Pero el joven estaba muy equivocado, porque
aquél no era un gato cualquiera. Era…
¡EL GATO CON BOTAS!”
“ Era un gato muy audaz
y astuto, que además de
tener ingenio para
solucionar los problemas,
sabía hablar.”
“Su amo no podía creer lo
que estaba viendo y oyendo,
pues el gato le había
preguntado si… quería
casarse con la hija del rey.”
“El astuto gato cazó perdices
para
llevárselas
al rey
en nombre del
Marqués de
Carabás
que era el nombre
falso que había
inventado para su
amo.”
“ Así, el astuto gato fue corriendo a llevarle al
rey las perdices que había cazado para
presentarlas como un regalo de su amo, el
Marqués de Carabás.”
“El rey quedó encantado
con el regalo que le hacía
el desconocido Marqués
de Carabás y mostró
interés por conocerle.”
“¡Amo, amo, el rey quiere
conocerte, quiere conocerte!”
“Así que, para
conseguir unas ropas
dignas de un marqués,
el gato trazó un plan:
mandó al chico que
se metiera en el
agua para hacerle
ver al rey que le
habían robado sus
ropas.”
“¡ Socorro,
majestad,
socorro! Le
han robado
las ropas a
mi amo y
le han
arrojado al
río!”.
“¡Rescatad al
Marqués de
Carabás…
… y que le
vistan con las
mejores ropas!”
“El gato advirtió a unos campesinos para que dijeran
al rey que aquellas tierras eran del Marqués de
Carabás. En caso contrario se las verían con él.”
-Campesinos, ¿de quién son estas
tierras?
- Majestad, ¡son del Marqués de
Carabás, del Marqués de Carabás!
“El rey comenzó
a pensar en lo
rico y poderoso
que era el
Marqués.
Además, se dio
cuenta de que su
hija, la princesa,
estaba
enamorada de
él, por lo que
estaba
encantado de
que se hicieran
novios.”
“Para que su
amo se
convirtiera en
un verdadero
Marqués de
Carabás,
necesitaba
adueñarse de
un castillo. Y
precisamente
era el del
hechicero en el
que el astuto
gato había
pensado.”
“El gato animó al hechicero
para que le hiciera una
demostración de sus poderes.
El hechicero
vanidoso se
convirtió en…
… ¡león!”
“Por supuesto, no
era lo que más
deseaba el gato.
Invitó al hechicero
a hacer algo más
difícil: convertirse
en un animal
pequeñito, como
por ejemplo, en un
ratón.”
“Cuando vio al
hechicero convertido
en ratón…”
¡Miau!
“El Marqués fue recibido
como el nuevo amo del
castillo.”
“El rey pensaba que
el Marqués con su
castillo era muy
poderoso y…
…bien podría
ser el esposo
ideal para su
hija.”
“Así fue cómo el humilde hijo del molinero se convirtió
en el esposo de la princesa. A la boda no faltó un
padrino de excepción: El Gato con Botas.”
Los
personajes
Narradora
El molinero y sus tres hijos
Los campesinos
El rey, la princesa, cortesanos y
soldados reales.
El
Marqués
de
Carabás
El
hechicero
con sus
guardias.
El ratón y
el león.
…y el más
ingenioso,
astuto, audaz e
inteligente
personaje de
esta historia:
El Gato
con
Botas
fin
Descargar

Diapositiva 1