Por favor no toques el ratón
Capítulo II
LUMEN FIDEI
La luz de la fe
SI NO CREÉIS,
NO COMPRENDERÉIS
(cf. Is 7,9)
La fe, sin verdad, no salva,
no da seguridad a nuestros pasos.
Se queda en una bella fábula, proyección de nuestros deseos
de felicidad, algo que nos satisface únicamente en la medida
en que queramos hacernos una ilusión.
En la cultura contemporánea se tiende a menudo a aceptar
como verdad sólo la verdad tecnológica:
Por otra parte,
estarían después las verdades del individuo…
…que consisten en la autenticidad
con lo que cada uno siente dentro
de sí, válidas sólo para uno mismo,
y que no se pueden proponer a
los demás con la pretensión de
contribuir al bien común.
Así, queda sólo un
relativismo en el que la
cuestión de la verdad
completa, que es en el
fondo la cuestión de
Dios, ya no interesa.
¿puede la fe cristiana
ofrecer un servicio al
bien común indicando el
modo justo de entender
la verdad?
El amor se concibe hoy como una experiencia que pertenece
al mundo de los sentimientos volubles y no a la verdad.
El amor
no se puede reducir a un sentimiento que va y viene.
Tiene que ver ciertamente
con nuestra afectividad
Pero para abrirla a la persona amada e iniciar un camino, que consiste en
salir del aislamiento del propio yo para encaminarse hacia la otra persona,
para construir una relación duradera; el amor tiende a la unión con la
persona amada.
Sin amor, la verdad se vuelve fría, impersonal,
opresiva para la vida concreta de la persona.
La verdad que buscamos, la que da sentido a nuestros pasos,
nos ilumina cuando el amor nos toca.
La luz de la fe es la de un Rostro
en el que se ve al Padre.
La luz de la fe, unida a la verdad del amor,
no es ajena al mundo material…
…porque el amor se vive siempre en cuerpo y alma.
Dios es luminoso, y se deja
encontrar por aquellos que lo
buscan con sincero corazón.
Dios es luminoso, y se deja
encontrar por aquellos que lo
buscan con sincero corazón.
En la medida en que se abren al amor y se ponen
en marcha con aquella luz que consiguen alcanzar,
viven ya, sin saberlo, en la senda hacia la fe.
Textos recogidos en:
CARTA ENCÍCLICA
LUMEN FIDEI
DEL SUMO PONTÍFICE
FRANCISCO
A LOS OBISPOS
A LOS PRESBÍTEROS Y A LOS DIÁCONOS
A LAS PERSONAS CONSAGRADAS
Y A TODOS LOS FIELES LAICOS
SOBRE LA FE
Descargar

Diapositiva 1