LECTIO DIVINA PARA NIÑOS
Programa de capacitación de
Lectio Divina para Niños
promovido por
“Fundación Ramón Pané Inc.”
www.fundacionpane.org
Presidente Honorario: Cardenal Oscar Rodríguez Madariaga.
Presidente: Hno. Ricardo Grzona.
Lectio Divina Dominical para niños: Eduardo Pineda.
La mayoría de las caricaturas que aparecen en está presentación son propiedad de la Fundación
Ramón Pané Inc., por lo que nos reservamos el derecho de uso.
Hola Misioneritos
Soy yo mismo.
Prepárate para iniciar:
Materiales:
•Tener listos lápices, lápices de colores o
plumones para que los niños escriban sobre
su cuaderno misionero.
•Tener para cada niño su hoja de trabajo.
•Ayudar a pintar su hoja a cada niño.
Nota: antes de iniciar la Lectio divina de este
día es importante preguntarles cómo les fue
durante la semana con su quinto paso de la
Acción.
INSTRUCCIONES EN ROJO
INVOCACIÓN AL
ESPIRITU SANTO
Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros
corazones, a nuestras
conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y
nuestra voluntad
para entender lo que el Padre
quiere decirnos a través de
su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda
nuestra vida y se haga vida
en nosotros. Amén
Este texto es el inmediatamente
posterior al conocidísimo texto de
los Discípulos de Emaús, que
cuando Jesús se pone en medio de
ellos y les explica las Escrituras, les
ardía el corazón y luego al llegar a
una posada, lo reconocen al partir
el Pan.
Texto Bíblico: Juan 24, 35-48 “Soy yo mismo”.
24,35: Ellos (los discípulos de Emaús) por su parte contaron lo que les había
sucedido en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
24,36: Estaban hablando de esto, cuando se presentó Jesús en medio de ellos y
les dijo:
—La paz esté con ustedes.
24,37: Espantados y temblando de miedo, pensaban que era un fantasma.
24,38: Pero él les dijo: —¿Por qué se asustan tanto? ¿Por qué tantas
dudas? 24,39: Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean, un
fantasma no tiene carne y hueso, como ven que yo tengo.
24,40: Dicho esto, les mostró las manos y los pies. 24,41: Era tal el gozo y el
asombro que no acababan de creer.
Entonces les dijo: —¿Tienen aquí algo de comer?
24,42: Le ofrecieron un trozo de pescado asado. 24,43: Lo tomó y lo comió en su
presencia.24,44: Después les dijo: —Esto es lo que les decía cuando todavía
estaba con ustedes: que tenía que cumplirse en mí todo lo escrito en la ley de
Moisés, en los profetas y en los salmos.
24,45: Entonces les abrió la inteligencia para que comprendieran la Escritura.
24,46: Y añadió: —Así está escrito: que el Mesías tenía que padecer y resucitar
de entre los muertos al tercer día; 24,47: que en su nombre se predicaría
penitencia y perdón de pecados a todas las naciones, empezando por
Jerusalén. 24,48: Ustedes son testigos de todo esto.
+Palabra de Dios.
BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO
Escucha de nuevo el Evangelio y da click en el cuadro para entrar al link
LECTURA
¿Que dice el texto...? Lee de nuevo el
evangelio en silencio.
Reconstruimos el texto:
¿Quiénes fueron a encontrarse con los Apóstoles?
¿Qué les dijo Jesús cuando se les presentó?
¿Qué sintieron ellos cuando apareció Jesús?, ¿Qué les
dijo Jesús entonces?
¿Qué es lo que desde ahora se predicará en nombre
de Jesús?
LECTURA
¿Que dice el texto...? Lee de nuevo el
evangelio en silencio.
Este texto es cuando ellos reconociendo a Jesús
que ha resucitado, parten inmediatamente al
encuentro con los Apóstoles y aquí comienza el
texto que leemos hoy.
Cuando ellos cuentan todo a los Apóstoles se les aparece
Jesús. Es la misma narración del domingo pasado que
cuenta San Juan, pero con otros matices. También son las
mismas palabras con Jesús se presenta: “la paz esté con
ustedes” .
ORACIÓN
¿Qué le digo yo al Señor?
Vamos a tomar la Segunda Lectura de este
Domingo y vamos a hacerla propia, tomada de la
Carta a los Hebreos:
2,1: Hijos míos, les escribo esto para que no
pequen. Pero si alguien peca, tenemos un
abogado ante el Padre, Jesucristo el Justo. 2,2: Él
se ofreció en sacrificio para que nuestros pecados
sean perdonados y no sólo los nuestros, sino los
de todo el mundo.
2,3: La señal de que lo conocemos es que
cumplimos sus mandamientos.
2,4: Quien dice que lo conoce y no cumple sus
mandamientos miente y no es sincero.2,5: Pero
quien cumple su palabra, ése ama perfectamente
a Dios
CONTEMPLACIÓN
Para el momento de la contemplación podemos repetir
varias veces este versículo final de este Evangelio para que
vaya entrando a nuestra vida, a nuestro corazón.
¡SOY YO MISMO!» (Versículos 39)
Y así, pidiéndole al Señor ser testigos de la luz
para que otros crean, asumimos esta actitud.
Escribe esta frase en tu cuaderno misionero
ACCIÓN
¿A QUÉ ME COMPROMETO?
Debe haber un cambio notable en mi vida. Si no cambio,
pues no soy un verdadero cristiano.
En el grupo, vamos a realizar una acción comunitaria que
manifieste que sí somos testigos y misioneros de Jesús.
Es el tiempo pascual de la alegría, donde vamos a
compartir alegría cristiana con personas que por
diferentes motivos no alcanzan a tener alegría. Iremos a
un asilo de ancianos o de huérfanos, un hospital o con
los que están privados de libertad. Acompañarlos y vivir
con alegría para compartir con ellos la fe pascual.
ORACIÓN FINAL
Gracias Jesús por tu gran amor, por
dejarnos el mejor regalo de tu amor.
Ayúdanos a encontrarte en cada hermano
y prójimo y a juntos amar a los otros.
Queremos ser buenos testigos de tu amor
y queremos unirnos al Padre y a ti en el
amor.
Ayudamos a ser tus discípulos misioneros
del amor.
Amén.
Hasta el otro domingo querido amiguito…..
Recuerda que la Palabra de Dios, debe reinar en tu corazón.
DIOS TE BENDIGA
El próximo domingo
viviremos otra Lectio Divina
Descargar

Misioneritos