Una mirada al espacio público
en Bogotá
Grupo de Jóvenes de San Luis
BARRIOS DEL MUNDO
Lo que para unos
(como los
vendedores
ambulantes) es
sitio de trabajo,
La cama pública
para otros (como las
personas indigentes)
es sitio de dormir…
Unas mariposas políticas en el poder de Colombia
En esta plaza, la Plaza de Bolívar, se concentra el poder:
el poder del país, en el
congreso de Colombia
y el poder de la
ciudad, en la alcaldía
mayor de Bogotá.
En este espacio las mariposas, como expresión de libertad,
pretenden representar soldados muertos y secuestrados
En el centro de Bogotá, por los conflictos
sociales, el arte no se entiende
La plaza de San Victorino antes era un sitio de trabajo
para mucha gente, donde el comercio era informal.
Lo cambiaron, pusieron esa escultura que se supone
que es una mariposa, y ahora es más un sitio de paso.
A este lado queda
el palacio
presidencial de
Colombia.
Esta calle, a pesar de ser una vía importante,
es cerrada, por seguridad.
Y también por seguridad,
se supone que esta foto
no debió ser tomada.
La seguridad del Palacio Presidencial
Las palomas también han tenido conflictos
por el espacio público…
Al ser consideradas “ratas voladoras”, han sido
envenenadas y desalojadas de edificaciones
alrededor de la plaza de Bolivar, como la catedral y
el palacio de justicia.
Buscan un rumbo definido
La sociedad toma esto como caneca
Esta es una alcantarilla, que al haber perdido su rejilla,
inconscientemente la gente la usa como caneca, sin darse cuenta
que las alcantarillas son importantes para que las calles no se
inunden.
Robo privado para la ciudad
Aunque Transmilenio (el transporte masivo
en Bogotá) se presenta como un servicio
público, los buses pertenecen a varias
empresas privadas,
que se lucran utilizando vías públicas de
manera exclusiva, mientras al Distrito le toca
mantenerlas, con el dinero de nuestros
impuestos.
Vehículo particular
Taxis del servicio público
“Zorra” (vehículo de tracción animal)
Diferentes formas de transporte
A un mecánico se le
respeta, y se le
reconoce su
conocimiento sobre
carros y motos.
Dos trabajos opuestos
A un reciclador casi nunca se le
respeta, ni se le reconoce su
conocimiento sobre reciclaje y
materiales reciclables.
Aunque en la ciudad hay baños
públicos, para entrar a estos
cobran 200 pesos, por eso la
gente usa rincones como este
para ahorrarse ese dinero.
Eso sí, es un “baño” más para hombres,
y toca estar “en la jugada”, pendientes
que no hayan policías cerca (es contra la
ley utilizar el espacio público como baño).
Baño público
En la otra esquina, a unos metros, hay un hotel
económico. Pero él duerme acá, porque no
tiene la plata para pagarse una buena cama.
A unos cuantos metros se duerme bien
Esta es la plaza de mercado del barrio Egipto,
uno de los primeros y más tradicionales barrios
de Bogotá
En las plazas de mercado, donde se venden alimentos
y otros artiuculos, circulan libremente hasta los perros.
La “zona rosa”
Esta es la “zona rosa”, uno de los
sectores nocturnos más exclusivos para
los jóvenes en la ciudad.
En muchos centros comerciales y
tiendas del sector no puede entrar
cualquier persona, sobre todo debido
a su apariencia.
La cena de la naturaleza
Aquí se ve la forma desordenada en que
manejamos nuestras basuras
Ya conocimos el relleno
de la ciudad (¡un solo
relleno para una ciudad
de más de 6 millones de
habitantes!), y vimos lo
terrible que es que
llegue tanto material
que se puede reciclar.
Si esta es la cena que le ofrecemos a la naturaleza, con seguridad la vamos a
indigestar.
Esperamos que les haya gustado!!
Barrios del Mundo -- Bogotá, Colombia
2004
Descargar

Diapositiva 1