By: Zoltan and Sergio
Era todo pacífico y reservado en un día
húmedo típico del verano en la selva. Pero
todas las cosas no eran tan pacíficas y típicas
como parecián
Edward encontró un
manojo entero de
plátanos y los comió
todos. El comió tanto
que él se quedo
dormido ahi mismo,
con las cáscaras de
los plátanos por todos
lados
Los gritos de su familia le
despertaron. Ellos
estaban enojados porque
él no había compartido
sus plá tanos.
Edward dijo que
no teniá que
compartir su
comida y se
marchó diciendo
que él no los
necesitaba a ellos
ni a la selva.
Mientras él estaba
caminando por la
selva, vió a unos
trabajadores de
construcción.
Él se escondió
mirándolos a ellos
mientras que reducían
árboles. Después de un
rato el se dio cuenta
que los trabajadores
empezaron a recojer
sus cosas. Él vio que
uno de los trabajadores
abrió el baul de su
carro y vio hojas
brillantes adentro.
Edward tenía
hambre otra vez,
entonces él fue
adentro de el
baul cuando los
trabajadores no
le podían ver.
Él queriá ver si podía
comer las hojas
brillantes. Él mordió
la hoja y le gusto,
pero cuando comió
las demas se sintió
mal, y se quedó
dormido en el baul
del carro
Cuando se despertó él estaba
echado en la calle y vio edificios a
su al rededor, y se dio cuenta que
estaba en la ciudad. su familia le
había dicho a edward de la ciudad,
pero él nunca habiá estado en la
ciudad en su vida
Él pensaba que era
mucho mejor que la
selva, porque no tenía
que compartir nada.
Edward andaba
por la ciudad y
tenía hambre.
Pero nadie queria
compartir su
comida con él.
Después el se queda
dormido en un
callejón porque
estaba cansado.
Cuando se
depertó alguien
se había robado
sus tenis
favoritos.
Él lloró y echaba
de menos a su
familia.
Otro mono llamado
Miguel le vio llorando y
Edward le dijo todo lo que
había pasado.
Miguel le ofreció
comida y Edward
vio que era bueno
compartir.
Después de comer
él vió que su
familia le estaba
buscando.
Edward le pidió
disculpas por no
compartir y
regresó a la selva
con su familia.
Descargar

Slide 1