En torno a una mesa,
acontecen hechos
importantes en la vida
de las personas,
de las famílias y
de los pueblos...
Es momento
de encuentro,
de fraternidad,
de comunión...
Se comunica
la alegría
de un nacimiento
o de un casamiento;
se fortalece la amistad,
se establecen
contactos de trabajo y
se celebra ritos oficiales.
La Liturgia nos invita a sentarnos a la mesa, que el mismo Dios ha preparado,
y donde nos ofrece gratuitamente el alimento, que sacia nuestra hambre
de vida, de felicidad, de eternidad.
En la 1ª lectura, Dios convida a una MESA abundante y gratuita
al pueblo hambriento y sufridor, que estaba en el exilio.
“Sedientos todos, acudid por agua, también los que no tenéis dinero
comed sin pagar, bebed vino y leche de balde". (Is 55,1-3)
Era la llamada del profeta para que el Pueblo se animase a
volver a la tierra de origen, para recomenzar una vida nueva.
Sería el banquete de la vida en liberdad, de una tierra repartida,
de morada garantizada, de la salud, de la paz y el bien estar.
A 2ª Lectura es un Himno al amor de Dios, que envió al mundo
a su proprio HIJO, para convidarnos al BANQUETE de la vida
eterna. (Rm 8,35.37-39)
Em el Evangelio, Cristo realiza la profecía de la primera lectura,
alimentando al pueblo con la Multiplicación de los Panes. (Mt 14,13-21)
Seguido por una inmensa multiud, Jesús, como un nuevo Moisés,
va al desierto (nuevo Éxodo), donde repite el milagro del Maná.
Da su pan al Pueblo e invita a sus discípulos a distribuirlo...
El DESIERTO, para Israel, era el lugar de encuentro con Dios.
Allí, Israel aprendió a despojarse de sus seguridades humanas
y descubrir en cada paso la maravillosa protección del Señor.
El desierto es el lugar y el tiempo de compartir,
en el que todos cuentan con la solidaridad de la Comunidad.
+ PASOS de Jesús para resolver el problema del hambre:,
1. VE el “hambre" y busca en la comunidad la solución del problema.
Cuando los discípulos buscan la solución más fácil, despidiendo al pueblo,
Jesús les ordena: "Dadles vosotros mismos de comer".
¡Cuántos “hambrientos" de pan, de alegría, de apoyo, de esperanza!...
2. Enseña CÓMO dar respuesta a este desafío: PARTICIPANDO.
Recoge los "cinco panes y dos peces", recita la bendición y ordena repartir.
Todos comerán, quedarán saciados y... hasta sobró.
3. Da la RAZÓN para el reparto: Dios es el DUEÑO de todo.
"Tomó los cinco panes y los dos peces, alzó lá mirada al cielo, pronunció
la bendición...".
La "BÊNDICIÓN" es una fórmula de acción de gracias,
por la cual se agradece a Dios por los dones recibidos.
Ello significa reconocer que el don vienen de Dios y
que pertence a todos los hijos de Dios. No somos dueños...
LAS LECTURAS NOS RECUERDAD TRES VERDADES:
+ Dios convida a todos al "Banquete" del Reino…
Los que viven al margen de la vida y de la historia,
los que tienen hambre de amor y de justicia, .
los que viven
hundidos en la
desesperanza,
los que el mundo
condena y margina,
los que no tienen
pan en la mesa,
ni paz en el corazón,
también están
convidados
a Mesa del Reino
+ Jesús nos compromete con el “hambre" del mundo.
- El hambre es un compañero cruel de millones de hijos de Dios...
Casi dos tercios de la humanidad pasa hambre...
- Los APÓSTOLES encontraron la solución más fácil:
"Despide a la multitud": “Que vayan a las aldeas".
- JESÚS no queda sólo con una “compasión”: cura a los que sufren,
ilumina al pueblo con su palabra, participa con ellos el pan,
se entrega personalmente a ellos como el Pan de la Vida...
* Cuando los Apóstoles hablan de "comprar", Jesús manda "dar":
"Dadles vosotros de comer..."
- NOSOTROS también
somos responsables del
hambre es el mundo...
¡Ningún cristiano puede
quedar al margen de esta
realidad!...
Es el problema del
hambre en el mundo
tampoco se resuelve sólo
con programas de
asistencia social, sino con
la participación y el amor.
El milagro de la
participación puede
acontecer en la medida en
que todos ofrecen un poco
de lo que tienen. No se
trata de cantidad,
sino de la generosidad que
permite la realización del
milagro.
El milagro de la
participación no se queda
en las cosas materiales.
Muchos necesitan un poco
de nuestro tiempo, de una
mirada, de un abrazo, de
una visita...
+ Jesús nos convida a
sentarse a la MESA y
recibir el Pan que Él
ofrece.
La narración tiene un
contexto eucarístico (ver
las palabras de la
consagración...)
Sentarse a la mesa con
Jesús es comprometerse
con la dinámica del Reino
y es asumir la lógica del
compartir, del amor, del
servicio.
Celebrar la Eucaristía nos obliga a luchar contra las desigualdades,
los sistemas de explotación, los despilfarros… (recoged lo que sobra...)
Cuando celebramos la Eucaristía, hacemos presente a Jesús en el mundo,
Haciendo que su Reino se haga una realidad viva en la historia.
P. Antonio Geraldo Dalla Costa - 31.07.2011
MI DOMINGO
Co la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: DÁI-LHES VÓS MESMOS DE
COMER.
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1