Desde muy joven tuve un
sueño
Volar alto, muy alto
Con esfuerzo y disciplina
mi sueño se concretó.
Mucho más allá de lo
esperado
Volé más alto que las nubes, más alto que los
pájaros
Siempre atento, siempre obediente
A los 27 años busqué hasta que encontré a la mujer de mis sueños, lo
más parecido a aquellas que aparecían en las películas del teatro.
YYencontró
encontré alalamás
máslinda
lindaque
quemis
sus
ojos
ojospudieron
pudieronver
ver
Juré amor eterno, amor que duró 47
años en la tierra
Como consecuencia gratuita de mi amor nacieron Alberto,
Soledad e Isabel. Mi primera “camada”.
Inesperadamente, a los
40 años llegó a mi vida
mi última hija, mi
concho
Luego que llegaron al mundo todos los integrantes que formaron mi familia me sentí
satisfecho, ganador y muy afortunado.
Tuve todo lo que un hombre podía desear, a pesar de los obstáculos estaba orgulloso
de mi hermosa familia, mi mujer, mis hijos y mi querida Fuerza Aérea.
El deporte, los autos, la música, los aviones y
mis amigos fueron siempre motivo de alegría.
Mi cuerpo vigoroso y saludable, mi arma
símbolo de poder, los aviones sinónimo de
libertad.
Amigos: ¡que hermoso recorrido!
Los viajes por diversas razones, unas felices y
otras no tanto
Agradecido de una vida buena donde tuve todo y a la vez no tuve nada, le
dedico a los amigos de siempre, los que estuvieron ahí, a mis hijos
“adoptivos”, mis alumnos, también hijos, mis sobrinos, otra vez mis hijos,
mis amigas queridas
Les deseo que tengan una vida buena como la
mía
Y les presento a los que fueron mi
motivo de orgullo
Mi legado
Recuérdenme así, cuando no tuve que dar la gran batalla de
mi vida, aquella lucha infame contra mi enfermedad
Ahora marcho a paso rápido y firme, a
servir a un buen Patrón un Gran
General que conocí poco antes de
dejar esta vida. Marcho con una sola
certeza,
Como me juró una de mis hijas al
partir: “nos volveremos a
encontrar”.
Pero será a mi manera.
Descargar

Diapositiva 1