ADVIENTO
tiempo de Esperanza
En este domingo,
iniciamos
un Año Litúrgico (C),
en el cual iremos
reflexionando y
celebrando
los principales misterios
de nuestra fe y de la
Historia de la Salvación.
El Compañero principal en esta camino será
el Evangelio de LUCAS
- EL AÑO LITÚRGICO
está centrado en dos
grandes fiestas:
Navidad y Pascua.
Y cada una de ellas, con
3 momentos:
- de preparación:
Adviento y Cuaresma...
- de celebración:
de Navidad a Epifanía;
de la Pascua
a Pentecostés...
- de prolongación: los
domingos
del tiempo común...
- Hoy iniciamos
las cuatro semanas
del ADVIENTO.
El ADVIENTO es Tiempo de ESPERA, en que celebramos:
+ Un hecho pasado: La Venida histórica de Cristo, prometida a Abrahán,
recordada por los profetas, esperada por el pueblo, realizada en Belén.
+ Un hecho presente: Venida de Jesús presente en su Iglesia:
Cristo continúa viniendo: en la Palabra, en la Eucaristía, en los hermanos
+ Un hecho futuro: es la segunda venida… al fin del mundo…
Las lecturas apuntan a un nuevo tiempo, de esperanza y alegría:
En la 1ª Lectura, miramos al PASADO. (Jr 33,14-16)
Tras un largo exilio, el Pueblo, cansado y abatido, retorna a su tierra,
pero encuentra todo destruido, y necesita recomenzar todo de nuevo.
El profeta Jeremías proclama la llegada de días mejores.
Surgirá un descendiente de David, que asegurará la paz y la salvación.
Recordando
las promesas de Dios,
el profeta elimina la nostalgia
del pasado, suprime el miedo
del presente e instaura un
clima de ESPERANZA.
* Ese retoño esperado por los
israelitas es Jesús de Nazaret.
Con él tuvo comienzo
el Reino de Paz y Justicia.
Sin embargo nos damos cuenta
de que la construcción de ese
mundo nuevo no quedó
concluido con el nacimiento
de Cristo.
Requiere aún un largo tiempo y
nuestra colaboración.
En la 2ª Lectura, nos dirigimos al PRESENTE. (1 Tm 3,12-4,2)
Pablo recuerda a la comunidad de Tesalónica que la mejor manera
de esperar la venida del Señor Jesús es creciendo en el amor mutuo.
Sin ese amor, queda vacío el Adviento y aun la misma Navidad.
En el Evangelio, dirigmos
una mirada al FUTURO.
(Lc 21,25-28.34-36)
Estamos en los últimos días
de la vida terrena de Jesús.
Él anuncia tiempos difíciles de
sufrimiento y persecución.
El texto, en un lenguaje
apocalíptico, habla de la
segunda venida de Cristo.
Los "signos" catastróficos
presentados, no son un
cuadro del "fin del mundo";
son imágenes utilizadas
por los profetas para hablar
del "día del Señor", cuando Él
va a intervenir en la historia
para liberar a su Pueblo.
El cuadro pretende reavivar
la ESPERANZA del nuevo día
que surgirá y motivar la
VIGILANCIA para reconocer y
acoger al Señor que viene.
+ “Levantaos, alzad la cabeza,
se acerca vuestra liberación".
El Evangelio enseña
a no esperar pasivamente
la venida del Hijo del Hombre.
- Es necesario "estar atento"
a la salvación que se nos
ofrece y aceptarla.
- Es preciso reconocer a
Jesús que viene en los signos
de la historia, en el rostro de
los hermanos, en las llamadas
de los que sufren y que
buscan la liberación.
- Es preciso tener la voluntad y
la libertad de acoger
el don de Jesús,
dejar que Él nos transforme el
corazón y se haga vida
en nuestros gestos y palabras.
- Es preciso tener presente,
que este mundo nuevo está
permanentemente haciéndose y
depende de nuestro testimonio.
¿Cómo vas a preparar este año
la NAVIDAD?
- ¿Una Navidad sólo de
regalos...
de adornos y músicas…
de fiestas, comer y beber...
- o una Navidad cristiana?
+ La verdadera Navidad se vive en un Clima...
- De Esperanza: Adviento es participar de una espera profunda
de todos los hombres por la venida de Dios.
“La cabeza levantada..." a pesar de los problemas que nos cercan...
- De Vigilancia para percibir los signos de la presencia de Dios entre
------nosotros.
Vigilancia significa tener a Dios en el primer lugar en la vida.
Quiere decir leer la realidad con la mirada hacia la eternidad.
Significa creer que
el Reino de Dios
ya está presente
entre nosotros.
Jesús advierte
de un Peligro:
"No se os embote
la mente con el
vicio, la bebida y la
preocupación del
dinero..."
- De Oración: - en la Comunidad: con la liturgia del Adviento...
- en las familias: con la Novena de la Navidad...
- De Conversión: Acoger: preparar nuestro pesebre, el corazón.
La Navidad será realmente cristiana, si Cristo tiene lugar
en nuestro corazón. De lo contrario, su venida será inútil.
- Vamos a remover de nuestra
vida toda carga inútil que
pueda impedir nuestros pasos
hacia Cristo.
Como hace dos mil años
en Belén,
Él también hoy sigue buscando
un lugar…
¿Encontrará
ese lugar en nuestra casa?
¿Brotará el renuevo de Jesé
en nuestro corazón?
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
02.12.2012
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: TEMPO DE ESPERANÇA
Pe. Zezinho
Paulinas COMEP
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com
Descargar

Slide 1