MARIVÍ UGOLINO
Escultora uruguaya
Como persona integrada a un contexto social, reviso y genero vivencias que
luego trasmito en determinadas expresiones.
Vivencias personales que luego los observadores acomodan a sus modelos
de percepción y juntos generamos el enigma del arte.
Tradicionalmente he trabajado desde lo irónico,
lúdico, sensual y o
dramático las diferentes instancias de los roles familiares.
Estas obras donde las emociones tienen una
fuerte presencia, las fui realizando a lo largo de
toda mi carrera y fueron soportes insustituibles
para depositar en ellas, mis dolores y alegrías,
son recordatorios personales, pero también
objetos
de
arte,
sin
necesidad
de
explicaciones.
Hoy quiero trabajar en ellos, en un momento de
serenidad, donde la visión es reflexiva, crítica, y
naturalmente de nuevas significaciones.
Por eso muestro obras realizadas hace
mucho tiempo. Por primera vez, la producción
de investigación, muchas veces cargada de
una intensa ironía, que me permiten después
llegar al objeto más depurado.
La única guía para el espectador desde mi
particular visión, es recordar que cuando el
artista define su discurso, tema a tratar, lo
apoya, realiza, en cualquier medio, no
reparando el estilo ni la calidad de los
materiales
Tomo la definición de afecto, como las
pasiones del ánimo.
A la emoción como un estado del
ánimo más o menos transitorio, pero
intenso, inesperado, caracterizado por
una conmoción orgánica consiguiente
a impresiones de las ideas o recuerdos
que producen fenómenos viscerales
que con frecuencia se traducen en
gestos, actitudes u otras formas de
expresión.
Mujer mirando con sus hijos las exposiciones . 1975
alto 0.35 x 0.08 x 0.09
Mujer retorciéndose para morir. 1983
alto 0.85 x 0.70 x 0.47
Mujer rota. 1983
alto 0.75 x 0.85 x 0.57
El señor y su señora. 1990
alto 170 x 170 x 0.30
La multiplicación. 1991
alto 160 x 0.80 x 0.50
El hombre quieto. 1992
Alto 1.60 x 4.00 x 4.00
Perdón a los que no comprendí y quise tanto . 1995
Alto 150 x 500 x 300
El fin de un rol. 1997
alto 0.44 x 0.42 x 0.22
Algunas puñaladas duelen-todos somos culpables. 1998
alto 0.23 x 0.47 x 0.67
Máquina utilizada inútilmente para demostrarle a nuestros hijos que cumplimos nuestro rol lo mejor posible. 1999
alto 0.14 x 0.48. x 0.20
Máquina utilizada inútilmente para demostrarle a nuestros hijos que cumplimos nuestro rol lo mejor posible. 1999
alto 0.20 x 0.48. x 0.20
Bienvenida Guillermina. 2001
Bienvenida Guillermina. 2002
Alto 015 x 205 x 020
La presencia del
enigma, esto es lo
inevitable en el arte.
Dentro de esa premisa
podría sugerirse que
estos personajes,
reflexionan sobre
proyectos en los que
pusieron " corazón"
El Sr. y la Sra. Fuiste. 2005
alto 1.50 x 2.00 x 0.90
El Sr. y la Sra. Fuiste. 2005
Ya no te espero. 2005
Alianzas. 2005
estudio
No sólo serlo sino parecerlo. 2010
No sólo serlo sino parecerlo. 2010
alto 0.39 x 0.24 x 0.22
El fin de un rol. 2011
alto 0.32 x 0.60 x 0.52
El fin de un rol. 2011
Corazón afortunado. 2011
alto 0.45 x 0.55 x 0.40
Corazón afortunado. 2011
Corazón afortunado. 2011
Desde la pasión y la razón. 2011
estudio
Desde la pasión y la razón. 2011
“El mundo de lo femenino y de la maternidad- según
Alicia Haber entra de la mano de Mariví Ugolino,
quien desde hace años plantea, en diversas
instancias, el tema de la maternidad y la familia…
Se trata de hablar en este momento de un aspecto
de la vida familiar; la llegada de una nieta…
Bienvenida Guillermina es una forma ahuecada, un
quebracho trabajado a mano y desbastado a
gubia, por Ugolino que alude, tanto en su forma
como su color rojo, a la vida y al vientre que aloja al
nuevo ser, y la forma en hierro que se incrusta es esa
figura querida que viene a enriquecer y vivificar con
sangre nueva”
Los escultores.
Arte uruguayo de los maestros a nuestros días. A. Kalemberg. Ed. El País .2011
…Toda la propuesta de MU es implacablemente sincera, en la densidad
desangelada de las silenciosas “máquinas” puede llegar a ser de una
franqueza definida en el exacto límite de lo tolerable. Las piezas no se
desentienden de calidades y cuidados formales. Por el contrario, aunque no
sean formalistas, es decir reinvicatorias de la forma por la forma misma,
aunque no caigan en la retórica, en los excesos formales, son pulcra,
graciosamente formales…
El infierno es mantenerse en la fidelidad de los valores.
2000
Alto 4.00 x 500 x 500
…Evitando la saturación del discurso visual, tentación del decir y sobre decir.
Buscan la belleza con un sentido abierto, más que abierto, displicente, casi
divertido…Porque la seducción pude disimular el regusto levemente agrio de
la ironía. La convergencia de estos rasgos, le permite ser serenamente
concientes, saber por qué y para que han sido creadas, que deben intentar
trasmitir, de que manera, una vez superados encantamientos y
cautivaciones, convocar la reflexión, sembrar remanencias sutiles o
vigorosas, representar. Ser cada una de ellas, contemporáneamente un
imago representador de la vida.
Alfredo Torres.
Exposición “El infierno es mantenerse en la fidelidad de los valores” Galería del Paseo. 2000
Producir obra es crear como sobrevivencia,
es superar el último enigma como forma de
permanencia. Producir como consuelo. Vivir
para mantenerlo. Frente a la dispersión
definitiva. Trascender con el enigma ante el
desmembramiento. Aceptando el olvido para
ser soporte de una resignificación venidera.
¿Puede el artista crear desde el dolor y
cuando llega el olvido, resignificarlo desde la
alegría?
El dolor como afecto, ¿se disuelve o se
transforma en nódulos de la memoria?
MARIVÍ UGOLINO
Escultora uruguaya
www.mariviugolino.com
Linkedin
Descargar

Diapositiva 1 - Letras