Ellos contestaron:
“Unos, que Juan Bautista, otros que Elías, otros que
Jeremías o uno de los profetas”.
« Y vosotros
¿Quién decís que soy yo?».
Simón Pedro contestó:
«Tú eres el Cristo, el Hijo
de Dios vivo».
Jesús le respondió:
«… Y yo te digo:
Tú eres Pedro, y sobre esta
piedra edificaré mi Iglesia,
y el poder del infierno
no la derrotará».
( Mt. 16, 13-19)
DE PEDRO AL PAPA
La revista italiana
Arggiornamenti sociali
publicó un estudio sobre
la muerte de Juan Pablo II
como fenómeno colectivo global.
Los autores afirman
que se produjo una especie
de explosión de «energía social»
originada por diversas fuerzas.
Entre otras,
El redescubrimiento de la religión
como respuesta
a las preguntas más profundas del hombre.
La potencia del rito como fenómeno colectivo de
identidad.
El modo en que el Papa vivió el sufrimiento.
El carisma personal de Wojtyla y su especial
relación con los medios de comunicación.
La fuerza activadora de la comunicación mediática.
La capacidad de la Iglesia católica para garantizar
la estabilidad de las organizaciones
y el enraizamiento en la tradición.
La universalidad del mensaje cristiano.
PROMESA Y MISIÓN
El evangelio de hoy no nos
habla todavía del Papa.
Nos habla de sus discípulos,
bastante turbados,
a los que Jesús pregunta
qué dicen las gentes
y que piensan ellos
sobre Él.
La promesa de las llaves y el poder de atar
y desatar que Jesús le confiere a Pedro significan una
potestad que sólo de Dios puede proceder.
Estas palabras
de Jesús no hacen que un
papa sea más o menos
«mediático» o simpático.
Pero encierran
un misterio
que no se puede ignorar
ni ridiculizar
tan fácilmente.
Un hombre, un creyente, es elegido para ejercer
ante sus hermanos un servicio que supone la entrega
de una vida a una misión de caridad.
Las promesas hechas a Pedro siguen a una confesión de fe
que sólo él ha llegado a proclamar:
« Tú eres el Mesías,
el Hijo de Dios vivo »
Todo cristiano ha recibido la luz para reconocer
a Jesús como el Hijo enviado por Dios para salvar
y guiar a todos sus hijos, dispersos por el mundo.
Es su vida.
La Iglesia entera, en medio de un mundo que pretende
olvidar toda referencia sobrenatural, ha de proclamar
con humildad y convicción que
Jesús es más que un sabio o un guía.
Es el Hijo de Dios. Su verdad.
Muchos no cristianos, frente a los que reniegan
de serlo, han descubierto el Mesianismo de Jesús
y lo han reconocido como Señor de su existencia.
Él puede ser su camino para siempre.
Señor Jesús,
a lo largo de la vida
nos preguntamos siempre
quién eres tú y quién eres
para nosotros.
De la respuesta
a esta pregunta tuya
depende la orientación
que tome nuestra vida.
Danos luz para acertar
con la respuesta
y coherencia para llevarla
a la vida. Amén.
Texto: José
Román Flecha Andrés
PALABRA DEL SEÑOR –Salamanca Presentación: Antonia Castro Panero
Música: Moment Of Good-Bye
Descargar

Diapositiva 1