MIS
BÚSQUEDAS
LA BÚSQUEDA DE FELICIDAD
DE AGUSTÍN DE HIPONA
Agustín nace
en la ciudad de
Tagaste, norte
de África. Sus
padres fueron
Patricio y
Mónica
¿Cómo era el joven Agustín?
LA JUVENTUD DE
AGUSTÍN
Hijo de un funcionario público
Patricio, con grandes sacrificios,
quiso que su hijo tuviera una
formación en las letras humanas
y liberales para que un día llegara
a tener una carrera política que le
diera prestigio, poder y dinero.
JOVEN INQUIETO
Acabada su formación clásica, Agustín
enseñó en Tagaste y Cartago. Busca
una respuesta racional a los grandes
interrogantes de la vida y al no
encontrar una respuesta satisfactoria
a sus inquietudes, entra en la secta
maniquea.
Los maniqueos defienden:
• Los misterios de la vida se
pueden comprender sin la fe.
• No es el ser humano quien
peca, sino que quien peca es
una fuerza extraña que hay
en el ser humano y, por lo
tanto, la persona no tenía
necesidad de confesar sus
pecados porque no había culpa
en él.
Camino hacia Roma
Llevado por sus ansias de
conocimiento y de escalar
puestos en la sociedad, un día
decide embarcarse hacia
Roma, cuna del saber y de la
civilización.
Porque los estudiantes
romanos son remisos a
pagar a sus profesores
decide trasladarse a la
Cd. De Milán
Milán era en aquel tiempo no sólo la
capital del Imperio Romano y el
lugar de residencia de artistas e
intelectuales, sino, también, la
ciudad de la LUZ INTERIOR Y DE LA
FE CRISTIANA, hecha visible en San
Ambrosio.
En Milán, escucha
predicar a San
Ambrosio y le deja
una gran huella en
su interior por su
forma de interpretar
las Sagradas
Escrituras.
Agustín, mezclado
entre el pueblo
sencillo y fiel, acudía
frecuentemente a
escuchar sus
predicaciones, porque
Ambrosio le iba
corriendo el velo que
le impedía acercarse a
Dios
LA CRISIS DE AGUSTÍN
Agustín confronta la
predicación de San
Ambrosio con la doctrina
maniquea y se produce en
él un gran escepticismo.
Confundido se retira a su
casa de Milán donde
reflexiona sobre las
catequesis impartidas por
S. Ambrosio y la
interpretación de los
textos bíblicos que le
había oído al santo.
Esta reflexión le llevó a Agustín a
entender:
• Al ser humano como imagen de
Dios.
• A tener una idea más espiritual
de Dios y de los seres humanos.
• Que el ser humano es incapaz de
hallar LA VERDAD con la sola
razón.
• El ser humano tiene la necesidad
de ser enseñado por un magisterio
seguro, los libros santos.
La lectura de unos libros
le van a introducir en la
experiencia de la
interioridad.
Agustín descubrirá:
• Existe un reino de la
verdad más allá de los
caprichos de los
hombres.
• Las verdades tiene un
valor independiente de
nuestro conocimiento.
• La verdades están por
encima de las opiniones
y deseos humanos.
LA CONVERSIÓN
Agustín no se queda en la crisis
personal o confusión, sino que
llega a una vivencia religiosa
que le cambiará su vida:
• El ser humano, por el pecado
no pude tener una experiencia
de Dios, porque se separa de Él.
• Será necesario que penetre
dentro de él y se deje guiar por
Dios para que se convierta a Él,
Verdad primera y Origen de
todo.
El descubrimiento de la
interioridad llevó a Agustín a
limpiarse del materialismo y
sumergirse en un mundo
nuevo:
• La dicha perfecta del ser
humano sólo se encuentra
en la unión con Dios.
• Esta unión es posible
porque Dios desciende a la
criatura, la deifica, la
levanta, y la introduce a la
casa paterna para volver a
sentarla en la mesa de los
hijos.
En la Vigilia Pascual
del 24 de Abril del
387, Agustín da el
paso definitivo y se
bautiza.
Recibido el bautismo
emprende el viaje de
regreso a la tierra que
le vio nacer.
SAN AGUSTÍN: MONJE
Monacato en Tagaste:
•
Laical
• Una vida para Dios
en compañía de los
amigos.
• Vida de total
entrega a la
oración, el ayuno y
las buenas obras.
•
Reflexiónmeditación de la
Ley del Señor.
Monacato en Hipona
•
Es clerical
•
Se vive en común y
se comparte el ideal
de pobreza
evangélica,
según el modelo de la
primitiva Iglesia.
•
Se da importancia a
pobreza individual
como signo de unión
de corazones y vida
común.
• El trabajo manual
disminuye para dar
primacía al estudio y
apostolado.
• Los monjes están en
completa disposición
para servir a la Iglesia
local.
•
La caridad tiene que ser
la norma de vida de
cada monje.
L
A
R
E
G
L
A
La Regla agustiniana tiene como
objetivo: “construir una auténtica
vida comunitaria”
Los medios serán:
• El amor nacido de la gracia de
Dios y consagrado a su
servicio como el motor de la
vida de la comunidad,
• La corrección fraterna y el
perdón de las injurias.
• El diálogo fraterno y confiado
• La necesidad de la humildad y
el desprendimiento de toda
propiedad privada para que el
monje se entregue en cuerpo y
alma a la comunidad.
•
El esfuerzo de cada uno de los
monjes por adquirir la belleza
espiritual y no quedarse en el
cumplir la mera ley que hace
esclavos.
• Vida sencilla y sobria, en que
todo se pone en común:
talentos, afectos del corazón y
bienes materiales.
• Estar siempre atentos al
llamado del Señor y a las
necesidades de la Iglesia.
AMISTAD Y VIDA
COMÚN
La sociabilidad y
propensión a la
amistad
caracterizan a
Agustín. Jamás
quería estar solo, y
rara vez vivió un
momento de su
vida sin amigos, o
familiares cerca de
él.
Esto lo describe en un hermoso párrafo de
las Confesiones: " Había un montón de
detalles por parte de mis amigos que me
hacía más cautivadora su compañía:
charlar y reír juntos, prestarnos atenciones
unos a otros, leer en común libros de estilo
ameno, bromear unos con otros dentro de
los márgenes de la estima y respeto
mutuos, discutir a veces, pero sin acritud,
como cuando uno discute consigo mismo.
Incluso esta misma diferencia de
pareceres, que, por lo demás, era un
fenómeno muy aislado, era la salsa con que
aderezábamos muchos acuerdos.
Instruirnos mutuamente en algún
tema, sentir nostalgia de los ausentes,
acogerlos con alegría a su vuelta:
estos gestos y otras actitudes por el
estilo, que proceden del corazón de
los que se aman y se ven
correspondidos, y que hallan su
expresión en la boca, lengua, ojos y
otros mil ademanes de extrema
simpatía, eran a modo de incentivos
que iban fundiendo nuestras almas y
de muchas se hacía una sola". (Conf.
IV, 8, 13).
¿Te gustaría
emprender este
camino de
Amistad y
Vida Común?
En los Agustinos Recoletos
puedes encontrar la Amistad y
Vida en Común que buscas.
ATRÉVETE A EMPRENDER
ESTE CAMINO
Descargar

Diapositiva 1 - Agustinos Recoletos