Los 3 enemigos del cristiano
Santiago 4:1-7
1.- La carne
2.- El mundo
3.- Satanás
http://restauraciondelapalabra.wordpress.com
La carne
Santiago 4:1-2:
Las pasiones,
la codicia.
Gálatas 5:19-21:
Adulterio,
fornicación,
inmundicia,
lascivia,
idolatría,
hechicerías,
enemistades,
pleitos,
celos,
iras,
contiendas,
disensiones,
herejías,
envidias,
homicidios,
borracheras,
orgías.
El mundo
1ª Juan 2:16:
Los deseos de la carne,
Los deseos de los ojos,
La vanagloria de la vida.
El proceso por el cual nos hacemos amigos del mundo:
1º- La amistad del mundo.
2º- La aprobación del mundo.
3º- El amor al mundo.
4º- La conformidad con el mundo.
5º- La condenación con el mundo.
Satanás el diablo
“Vuestro adversario el diablo, como león rugiente,
anda alrededor buscando a quien devorar”.
1ª Pedro 5:8
Satanás ataca directamente al corazón del
cristiano, a través del orgullo.
Expresiones como “a mi manera”, “yo creo”,
“el resultado de mi esfuerzo”, etc., reflejan un
corazón envanecido y que no da la gloria a Dios.
Satanás el diablo
“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo,
y huirá de vosotros”
Santiago 4:7
La Armadura de Dios
Efesios 6:10-18
Ceñidos vuestros lomos con la verdad,
la coraza de justicia,
calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz,
el escudo de la fe,
el yelmo de la salvación,
la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.
“El cinturón de la verdad”
Efesios 6:14
El cinturón es el primer elemento que se menciona de este equipo.
Es muy apropiado hacerlo así, porque el soldado podía tener todos los
demás elementos, pero al carecer del cinturón no se sentía bien vestido ni armado.
El cinturón no era un simple adorno para el soldado, sino una parte
esencial de su armadura.
Ceñido alrededor de la cintura, servía para sujetar la coraza y como
sostén de la espada, y especialmente para mantener otras partes del equipo en
su lugar.
La verdad, como se menciona aquí, se refiere a la confianza completa que
se puede encontrar en un cristiano. Cuando la vida de un creyente está manchada
por la mentira y la falsedad, inutiliza aquello que mantiene juntas las demás
piezas de la armadura.
“La coraza de justicia”
Efesios 6:14
Habla de aquellos actos justos practicados por el creyente.
La coraza se usaba para proteger el corazón y otros órganos vitales del
soldado. Aquellos actos injustos cometidos por el cristiano le roban de esta
protección vital, y ponen a merced de Satanás su corazón. Ver Hebreos 10:22,
13:9; Santiago 1:16, 4:8; 1ª Juan 3:19-22.
“El calzado de la paz”
Efesios 6:15
El soldado romano usaba sandalias que iban bien sujetas por tiras de
cuero al pie y al tobillo, y las suelas llevaban clavos. Esto le daba a él un asiento
firme en tiempo de lucha.
Se refiere a la seguridad y confianza que vienen por conocer las grandes
verdades doctrinales del evangelio. Ver 1ª Pedro 3:15; Efesios 4:14.
“El escudo de la fe”
Efesios 6:16
El escudo era una pieza fundamental en las armaduras de los soldados
de infantería.
Llevada a la vida del cristiano, se refiere a la protección que brinda la
fe de todas las tentaciones, maldades, sugestiones, del enemigo.
Hebreos 11 es una maravillosa exposición sobre el escudo de la fe.
“El yelmo de la salvación”
Efesios 6:17
El yelmo protegía la cabeza y el cerebro,.
Esta parte, al igual que las sandalias, se refiere a la asimilación de las
grandes verdades bíblicas, a fin de que nuestros ojos no sean cegados, nuestros
oídos cerrados y nuestras mentes confundidas por los ataques de la carne, del
mundo y del diablo.
“La espada del Espíritu”
Efesios 6:17
Ésta es la única arma ofensiva que aparece entre las distintas partes de
la armadura. Las demás son defensivas en naturaleza.
Se identifica la espada del Espíritu como la Palabra de Dios.
La Palabra de Dios es el arma que tiene el cristiano para atacar de frente
a la carne, al mundo y a Satanás.
Las bendiciones, las promesas, los consejos, las amonestaciones, la victoria
prometida, son el filo con que podemos atacar la inseguridad, las tentaciones, la
depresión, la ansiedad, etc..
Ver Hebreos 4:12.
Cómo vencer a estos
tres enemigos
1º- Someterse a Dios. Santiago 4:7.
2º- Acercarse a Dios. Santiago 4:8.
3º- Humillarse ante Dios. Santiago 4:9,10.
4º- Debes darte cuenta de que la victoria ya es tuya.
Descargar

Document