Salmo 139
Maravillarnos, a través de este salmo, de los
preciosos atributos de nuestro Dios y vivir
rendidos a la perfección de Su ser.
Oh Jehová, tú me has examinado y
conocido. 2Tú has conocido mi sentarme y mi
levantarme; Has entendido desde lejos mis
pensamientos. 3Has escudriñado mi andar y mi
reposo, Y todos mis caminos te son conocidos.
4Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y
he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. 5Detrás y
delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu
mano. 6Tal conocimiento es demasiado
maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo
comprender.
Salmo139:1
El
alto,
incomprensible
y
maravilloso
conocimiento de Dios implica que El examina y
escudriña
nuestras acciones y entiende
nuestros pensamientos, por tanto todos
nuestros caminos le son conocidos. David
alaba la omnisciencia de Dios de una manera
personal y relacional.
Para los hijos de Dios, Su omnisciencia es una
protección y un cerco total que nos hace sentir
seguros, El nos rodea y pone Su mano sobre
nosotros, nos cubre totalmente con la
perfección de Su ser
7¿A
dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde
huiré de tu presencia? 8Si subiere a los cielos,
allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado,
he aquí, allí tú estás. 9Si tomare las alas del
alba Y habitare en el extremo del mar, 10Aun
allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra.
11Si
dijere: Ciertamente las tinieblas me
encubrirán; Aun la noche resplandecerá
alrededor de mí. 12Aun las tinieblas no
encubren de ti, Y la noche resplandece como el
día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz.
Respondiendo las preguntas del v. 7; Habrá algún
lugar donde podamos huir de la presencia del
Espíritu de Dios?
Aquí vemos el maravilloso atributo de la
omnipresencia de Dios. No tenemos lugar donde
huir de la presencia de Su Espíritu, en lo mas alto y
en lo mas profundo, de extremo a extremo
sentiremos la guía de Su mano y la protección de
Su diestra. Aunque existan las tinieblas que traten
de encubrir nuestras vidas, la luz gloriosa de Su
presencia prevalecerá. Dios es luz y no hay
tinieblas en El. Juan 1:5; 1 Juan 1:5
13Porque
tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste
en el vientre de mi madre. 14Te alabaré; porque
formidables, maravillosas son tus obras; Estoy
maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien. 15No fue
encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui
formado, Y entretejido en lo más profundo de la
tierra. 16Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro
estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron
luego formadas, Sin faltar una de ellas. 17¡Cuán
preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!
¡Cuán grande es la suma de ellos! 18Si los
enumero, se multiplican más que la arena;
Despierto, y aún estoy contigo.
Cómo se describen las obras de Dios en
relación a como hemos sido creados? (v.14)
El Señor tiene cuidado de nosotros desde
nuestros primeros pasos de formación
(embrión) hasta el momento de formar todas
las cosas en nuestra vida. Sin faltar ninguna de
ellas.
Como son los pensamientos de Dios, según el
v. 17?
La grandeza de los pensamientos de Dios nos
lleva a esta alabanza sincera, sabiendo que los
pensamientos que El tiene para nosotros son
altos, sublimes, de paz y de bien. Isaías 55:89, Jeremias 29:11.
19De
cierto, oh Dios, harás morir al impío;
Apartaos, pues, de mí, hombres sanguinarios.
20Porque blasfemias dicen ellos contra ti; Tus
enemigos toman en vano tu nombre. 21¿No
odio, oh Jehová, a los que te aborrecen, Y me
enardezco contra tus enemigos? 22Los
aborrezco por completo; Los tengo por
enemigos. 23Examíname, oh Dios, y conoce mi
corazón;
Pruébame
y
conoce
mis
pensamientos; 24Y ve si hay en mí camino de
perversidad, Y guíame en el camino eterno.
Qué se expone como cierto, en el v. 19?
En este versículo el Señor manifiesta la
inmutabilidad de Su justicia, el ciertamente hará
morir al impío, a aquel que tome cualquier otro
camino aparte del que El ha marcado en Su
misericordia a través del sacrificio de Su hijo
Jesucristo, El no puede tener por inocente al
culpable. Nm. 14:18, Ex. 34:7.
David manifiesta su celo ante las blasfemias de
los impíos que toman en vano el nombre de Dios,
odiando a los que lo aborrecen y enardeciéndose
ante los enemigos de El.
Inmediatamente de manifestar esta “ira santa”,
David en su integridad reconoce que necesita el
examen minucioso de su corazón y apela a la
prueba y el conocimiento del Señor para descubrir
el camino de perversidad de su naturaleza y
clama por la guía en el camino eterno de Dios.
(v. 24), observamos finalmente el atributo de la
eternidad de Dios, solo Su camino es eterno.
Jesús es ese camino eterno y verdadero que nos
lleva a la vida. Juan. 14:6.
Que maravilloso saber que estamos en manos de
Dios que lo sabe todo, lo puede todo, está en
todo lugar, nunca cambia y es eterno. Alabemos
sus atributos y rindámonos cada día a El.
Descargar

Alabando los atributos de Dios