Si desea una copia de la presentación en
PowerPoint visite:
www.escuelasabatica2000.org
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y les dijo: Cuando oréis,
decid: Padre nuestro que
estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino. Hágase tu
voluntad, como en el cielo,
así también en la tierra.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y les dijo: Cuando oréis,
decid: Padre nuestro que
estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino. Hágase tu
voluntad, como en el cielo,
así también en la tierra.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y les dijo: Cuando oréis,
decid: Padre nuestro que
estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino. Hágase tu
voluntad, como en el cielo,
así también en la tierra.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y les dijo: Cuando oréis,
decid: Padre nuestro que
estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino. Hágase tu
voluntad, como en el cielo,
así también en la tierra.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y les dijo: Cuando oréis,
decid: Padre nuestro que
estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino. Hágase tu
voluntad, como en el cielo,
así también en la tierra.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y les dijo: Cuando oréis,
decid: Padre nuestro que
estás en los cielos,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino. Hágase tu
voluntad, como en el cielo,
así también en la tierra.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y ahora, concebirás en tu
vientre, y darás a luz un hijo,
y llamarás su nombre
JESUS. Este será grande, y
será llamado Hijo del
Altísimo; y el Señor Dios le
dará el trono de David su
padre; y reinará sobre la
casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y ahora, concebirás en tu
vientre, y darás a luz un hijo,
y llamarás su nombre
JESUS. Este será grande, y
será llamado Hijo del
Altísimo; y el Señor Dios le
dará el trono de David su
padre; y reinará sobre la
casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y ahora, concebirás en tu
vientre, y darás a luz un hijo,
y llamarás su nombre
JESUS. Este será grande, y
será llamado Hijo del
Altísimo; y el Señor Dios le
dará el trono de David su
padre; y reinará sobre la
casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y ahora, concebirás en tu
vientre, y darás a luz un hijo,
y llamarás su nombre
JESUS. Este será grande, y
será llamado Hijo del
Altísimo; y el Señor Dios le
dará el trono de David su
padre; y reinará sobre la
casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.
Pero él les dijo: Es
necesario que también a
otras ciudades anuncie el
evangelio del reino de Dios;
porque para esto he sido
enviado.
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y ahora, concebirás en tu
vientre, y darás a luz un hijo,
y llamarás su nombre
JESUS. Este será grande, y
será llamado Hijo del
Altísimo; y el Señor Dios le
dará el trono de David su
padre; y reinará sobre la
casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.
El séptimo ángel tocó la
trompeta, y hubo grandes
voces en el cielo, que decían:
Los reinos del mundo han
venido a ser de nuestro
Señor y de su Cristo; y él
reinará por los siglos de los
siglos.
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y ahora, concebirás en tu
vientre, y darás a luz un hijo,
y llamarás su nombre
JESUS. Este será grande, y
será llamado Hijo del
Altísimo; y el Señor Dios le
dará el trono de David su
padre; y reinará sobre la
casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.
El séptimo ángel tocó la
trompeta, y hubo grandes
voces en el cielo, que decían:
Los reinos del mundo han
venido a ser de nuestro
Señor y de su Cristo; y él
reinará por los siglos de los
siglos.
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
Y ahora, concebirás en tu
vientre, y darás a luz un hijo,
y llamarás su nombre
JESUS. Este será grande, y
será llamado Hijo del
Altísimo; y el Señor Dios le
dará el trono de David su
padre; y reinará sobre la
casa de Jacob para siempre,
y su reino no tendrá fin.
El séptimo ángel tocó la
trompeta, y hubo grandes
voces en el cielo, que decían:
Los reinos del mundo han
venido a ser de nuestro
Señor y de su Cristo; y él
reinará por los siglos de los
siglos.
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento
todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda
esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido
entregada, y a quien quiero la doy.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Los mandamientos sabes: No
adulterarás; no matarás; no hurtarás;
no dirás falso testimonio; honra a tu
padre y a tu madre. El dijo: Todo esto
lo he guardado desde mi juventud.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Los mandamientos sabes: No
adulterarás; no matarás; no hurtarás;
no dirás falso testimonio; honra a tu
padre y a tu madre. El dijo: Todo esto
lo he guardado desde mi juventud.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Los mandamientos sabes: No
adulterarás; no matarás; no hurtarás;
no dirás falso testimonio; honra a tu
padre y a tu madre. El dijo: Todo esto
lo he guardado desde mi juventud.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Los mandamientos sabes: No
adulterarás; no matarás; no hurtarás;
no dirás falso testimonio; honra a tu
padre y a tu madre. El dijo: Todo esto
lo he guardado desde mi juventud.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Los mandamientos sabes: No
adulterarás; no matarás; no hurtarás;
no dirás falso testimonio; honra a tu
padre y a tu madre. El dijo: Todo esto
lo he guardado desde mi juventud.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Los mandamientos sabes: No
adulterarás; no matarás; no hurtarás;
no dirás falso testimonio; honra a tu
padre y a tu madre. El dijo: Todo esto
lo he guardado desde mi juventud.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Los mandamientos sabes: No
adulterarás; no matarás; no hurtarás;
no dirás falso testimonio; honra a tu
padre y a tu madre. El dijo: Todo esto
lo he guardado desde mi juventud.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y
se sentarán a la mesa en el reino de Dios.
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado
casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado
casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado
casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Un hombre principal le
preguntó, diciendo: Maestro
bueno, ¿qué haré para
heredar la vida eterna?
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado
casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado
casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado
casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado
casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
De cierto os digo, que el
que no recibe el reino de
Dios como un niño, no
entrará en él.
Porque todas estas cosas buscan las
gentes del mundo; pero vuestro Padre
sabe que tenéis necesidad de estas
cosas. Mas buscad el reino de Dios, y
todas estas cosas os serán añadidas.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo
que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven,
sígueme. Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque
era muy rico.
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha
acercado.
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha
acercado.
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios,
les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha
acercado.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha
acercado.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha
acercado.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha
acercado.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Ni dirán: Helo aquí, o helo
allí; porque he aquí el reino
de Dios está entre vosotros.
El Espíritu del Señor está sobre
mí, Por cuanto me ha ungido para
dar buenas nuevas a los pobres; Me
ha enviado a sanar a los
quebrantados de corazón; A
pregonar libertad a los cautivos, Y
vista a los ciegos; A poner en
libertad a los oprimidos; A predicar el
año agradable del Señor.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha
acercado.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que
no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios
con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y
Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios
con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y
Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios
con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y
Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios
con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y
Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios
con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y
Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;
porque el primer cielo y la primera
tierra pasaron, y el mar ya no existía
más.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas pasaron.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
vida eterna.
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Que no haya de recibir
mucho más en este tiempo,
y en el siglo venidero la
Velando
y orando
vida eterna.
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Velad, pues, en todo tiempo orando
que seáis tenidos por dignos de
escapar de todas estas cosas que
vendrán, y de estar en pie delante
del Hijo del Hombre.
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Entonces los que se habían reunido
le preguntaron, diciendo: Señor,
¿restaurarás el reino a Israel en
este tiempo?
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Entonces los que se habían reunido
le preguntaron, diciendo: Señor,
¿restaurarás el reino a Israel en
este tiempo?
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Entonces los que se habían reunido
le preguntaron, diciendo: Señor,
¿restaurarás el reino a Israel en
este tiempo?
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,
que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando
haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Entonces los que se habían reunido
le preguntaron, diciendo: Señor,
¿restaurarás el reino a Israel en
este tiempo?
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,
que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando
haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Entonces los que se habían reunido
le preguntaron, diciendo: Señor,
¿restaurarás el reino a Israel en
este tiempo?
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,
que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando
haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Entonces los que se habían reunido
le preguntaron, diciendo: Señor,
¿restaurarás el reino a Israel en
este tiempo?
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,
que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando
haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo
con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
Aguardando la esperanza
bienaventurada y la
manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y
Salvador Jesucristo
Entonces los que se habían reunido
le preguntaron, diciendo: Señor,
¿restaurarás el reino a Israel en
este tiempo?
Siendo testigos de la promesa
Confiando en el tiempo de Dios
Estando seguros de la promesa
Velando y orando
Esperar el reino de la vida eterna
Entrar en el reino de Dios ahora
Plena confianza en Dios
Recibir el reino como un niño
Su reino no tendrá fin
El Mesías predicho es Jesús
Satanás reto la soberanía Divina
El reino de Dios
Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,
que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando
haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.