En la mitología griega, Tiresias
fue un adivino ciego de la ciudad
de Tebas y junto con Calcas, es
uno de los dos adivinos más
célebres de la mitología griega.
Hijo de Everes que a su vez era
hijo del esparto Udeo y de la
ninfa Cariclo, Tiresias tuvo a su
vez dos hijas: Manto y Dafne.
Tiresias aparece ante Odiseo durante
el sacrificio, Heinrich Fusslii, 1780-85,
Graphische Sammlung der Albertina
(Viena)
Fue él quien aconsejó que se
entregara el trono de la
ciudad al vencedor de la
Esfinge y, más tarde, sus
revelaciones conducirán a
Edipo a descubrir el misterio
que rodeaba su nacimiento y
sus involuntarios crímenes.
Ulises en los Infiernos consultando el
espíritu de Tiresias, crátera en cloche
lucaniana del Pintor de Dolon, (Siglo
IV a. C., Gabinete de medallas de la BNF.
Tiresias también aparece en
el canto XI de la Odisea:
Odiseo irá a consultarlo al
Hades para averiguar las
circunstancias en que se
desarrollará su regreso a
Itaca.
Tiresias era ciego desde joven. Según las
versiones, su ceguera fue causada por la
diosa Atenea que lo castigó por haberla
sorprendido mientras se bañaba o por la
diosa Hera tras mediar en una disputa
sobre el placer que tenía con Zeus, aunque
en ambos casos como compensación le fue
concedido el don de ver el futuro.
Atenea Partenos. Mármol
griego firmado
ANTIOCHOS, copia del
siglo I del original de Fidias
del siglo V a. C. que se
erigió en la Acrópoliss
En la última versión, Tiresias sorprendió
a dos serpientes apareándose y las habría
separado, convirtiéndolo Hera en mujer.
Siete años más tarde, volvió a ver a las
serpientes en circunstancias similares y
entonces Hera le hizo recobrar su sexo.
Esta experiencia única hizo que Zeus y
Hera recurrieran a él como árbitro en
una discusión sobre quién
experimentaba más placer sexual.
Busto de Zeus hallado en
Otricoli (Sala Rotonda, Museo
Pío Clementino, Vaticano).
Cuando Tiresias afirmó que el hombre
experimenta una décima parte del placer
que la mujer, Hera, indignada, lo castigó
dejándolo ciego. Zeus, sin embargo, le
otorgó el don de la profecía y una larga
vida.
Busto de Hades. Copia romana
en mármol de un original
griego del siglo V a. C.; el
manto oscuro es un añadido
moderno
El significado esencial de la figura
de Tiresias reside en su papel de
mediador: gracias a sus dotes
proféticas, media entre los dioses y
los hombres; por su condición
andrógina, lo hace entre hombres y
mujeres; y por la excepcional
duración de su vida, entre los vivos y
los muertos.
El personaje reaparece en la
literatura europea en su doble
carácter de profeta y de andrógino
desde el Edipo rey de Sófocles
(425 a. C.) hasta nuestros días.
Esfinge funeraria arcaica
(560–550 a. C.) llevando una
banda y una corona de hojas
en la cabeza, hallada como
elemento reutilizado en el
Muro de Temístocles en el
Cerámico (Museo
Arqueológico del Cerámico
de Atenas, Inv. P1050. Alt.
63 cm).
En el clímax de la Necyomantia de
Luciano, Tiresias, en el Hades, es
preguntado por
«¿cuál es la mejor manera de
vivir?»
y su respuesta es
desconcertantemente moderna:
«la vida de un individuo corriente:
olvidarse de los filósofos y de su
metafísica».
Edipo y la esfinge de Gustave
Morea 1864
Es un consejo pragmático y
moderado, el consejo que mejor
representa el mensaje moral de la
corta historia.
Descargar

Diapositiva 1 - EL GATO DE ALEKHINE